Cuba espera que futuro canciller de la UE mantenga política de "diálogo"

"Cuando los Estados Unidos tratan de cerrar, de estrangular a Cuba (...), la UE ha abierto estos caminos de diálogo", dijo la embajadora cubana ante la Unión Europea, Norma Goicochea (AFP/Archivos | YAMIL LAGE)

La embajadora de Cuba ante la Unión Europea (UE), Norma Goicochea, expresó este martes su confianza en que el español Josep Borrell, al frente de la diplomacia europea a partir de diciembre, mantendrá la política de "diálogo", pese a la presión de Washington.

"Cuba está satisfecha del nivel de relaciones que ha avanzado con la UE y seguiremos trabajando en esa dirección", aseguró Goicochea. "Cuando los Estados Unidos tratan de cerrar, de estrangular a Cuba (...), la UE ha abierto estos caminos de diálogo", apuntó.

La funcionaria realizó estas declaraciones en un encuentro con periodistas en Bruselas, días antes de que Naciones Unidas vote una nueva resolución sobre el bloqueo de Estados Unidos, cuyos daños, según La Habana, ascienden a unos 139 mil millones de dólares en casi seis décadas.

"El recrudecimiento del bloqueo que estamos viviendo ahora mismo alcanza niveles insospechables", aseguró Goicochea en referencia a la política del Estados Unidos de Donald Trump, llamando así a la comunidad internacional a "reafirmar su rechazo" al bloqueo.

La actual administración de Trump ha intensificado el bloqueo que aplica contra la isla desde 1962, revirtiendo la apertura que hubo con su predecesor, Barack Obama, y aplicando medidas que afectan al turismo, las inversiones y el envío de combustible.

Y, a nivel internacional, los socios comerciales de Cuba temen los efectos extraterritoriales de las sanciones de Estados Unidos. Washington activó además en mayo un título de la ley Helms-Burton que permite acciones en su suelo contra empresas extranjeras que gestionen en Cuba bienes confiscados por la revolución.

"La ley Helms-Burton es una franca violación del derecho internacional", aseguró Goicochea, quien confió en que la UE "continuará aplicando el Estatuto de Bloqueo" para esquivar esos efectos extraterritoriales y en que siga considerando otras "medidas especiales" como un eventual recurso ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Desde la capital cubana, el todavía canciller español, Josep Borrell, ya había expresado a mediados de octubre la disposición de España y de "la Unión Europea" a trabajar "para hacer todo obstáculo posible a la aplicación" de la extraterritorialidad.