Cuba y EEUU se reúnen para combatir el terrorismo

LA HABANA (AP) — Delegaciones de Cuba y Estados Unidos tuvieron dos días de intercambio sobre cooperación en materia de lucha contra el terrorismo, como el secuestro de naves o el uso del Internet para actividades violentas, informó el viernes el Ministerio del interior de la isla.

Los contactos entre funcionarios de ambos países son inusuales en virtud de la tensión derivada de las sanciones impuestas a Washington contra La Habana presionando un cambio de modelo político y por lo cual, la Casa Blanca reincorporó en 2018 a la nación caribeña a una lista de países patrocinadores del terrorismo.

Un breve comunicado del Ministerio del Interior indicó que las conversaciones se habían producido este jueves y viernes en esta capital y entre los temas abordados estuvo “el secuestro de aeronaves y embarcaciones marítimas y el empleo de redes digitales con fines violentos”.

Uno de los últimos episodios ocurrió a finales de marzo cuando el Club de Aviación de Cuba, que nuclea las actividades aéreas deportivas en la isla, informó que un ala delta motorizada con la que dos cubanos llegaron días antes a Florida les había sido robada y solicitó que se tomen medidas contra los pilotos.

Cuba fue sacada de la lista negra de países patrocinadores del terrorismo durante la administración del expresidente Barack Obama, en el marco de una mejora de relaciones que llevaron a una histórica reapertura de las embajadas de ambos Estados luego de casi cinco décadas de cerradas. Pero su sucesor al frente de la Casa Blanca, Donald Trump, volvió a incluir a Cuba en la lista alegando que la isla no había expulsado de su territorio a líderes guerrilleros colombianos del Ejército de Liberación Nacional (ELN) tras unos diálogos de paz fallidos.

El gobierno cubano argumentó entonces que los acuerdos firmados como garantes de ese proceso le impedían entregar a los dirigentes rebeldes. La mesa de negociación entre el ELN y el nuevo presidente colombiano Gustavo Petro se retomó a finales del año pasado.

Petro y los principales funcionarios de su gobierno requirieron a Estados Unidos que retire a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo, pues su inclusión más allá de la retórica tiene implicaciones prácticas, sobre todo, en materia financiera internacional con dificultades con los bancos para adquirir productos o comerciar.

En su comunicado, el Ministerio del Interior indicó “que pesar de que de manera arbitraria e injustificada el gobierno de los Estados Unidos acusa a Cuba como patrocinador del terrorismo”, la realización de este intercambio de funcionarios “es expresión del compromiso del gobierno cubano en la lucha contra este flagelo, y del empeño en dar todos los pasos necesarios para combatir a sus perpetradores”. Recalca también que “no contradice el más absoluto rechazo a la lista que emite el Departamento de Estado sobre este tema, lo que quedó debidamente registrado en la reunión”.