Cuba y EEUU intercambian sobre saneamiento tras incendio

·2  min de lectura

LA HABANA (AP) — Especialistas de Cuba y Estados Unidos intercambiaron experiencias sobre el saneamiento de una base de supertanqueros incendiada a comienzos de mes y que sacudió a la isla tanto por la magnitud del fuego como por su impacto en el sistema energético cubano, informó el viernes la Cancillería del país caribeño.

En un comunicado divulgado en su página web, indicó también que Cuba pidió a sus contrapartes apoyo para tener acceso a las técnicas de rehabilitación ambiental utilizadas por ellos. El encuentro entre los expertos de la estadounidense Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) y una delegación del Ministerio de Ciencia y Tecnología de Cuba --entre otros-- se produjo el 24 de agosto, señaló la dependencia oficial.

El intercambio es inusual dada la falta de intercambio entre ambas naciones, cuyas relaciones se tensaron más desde que el expresidente Donald Trump endureció las sanciones contra la nación caribeña, buscando presionar un cambio de modelo político e interrumpiendo cualquier iniciativa de acercamiento.

“Durante el encuentro, que transcurrió en un ambiente profesional y de provechoso intercambio, ambas partes dialogaron sobre las posibles vías de cooperación para el logro de la rehabilitación de las zonas más afectadas”, manifestó el texto de la Cancillería.

Ocasionado por la caída de un rayo en uno de los tanques de almacenamiento de crudo de la Base de Supertanqueros de la ciudad de Matanzas, al este de La Habana, el 5 de agosto —según las autoridades— el incendio se extendió a otros tres de estos contenedores y causó la muerte de 16 bomberos y más de 130 heridos.

No se informó todavía el alcance de los daños materiales, pero la instalación era vital para el sistema energético nacional de la isla, que sufre una grave crisis con apagones de horas para la población.

Según la Cancillería, los expertos de la isla solicitaron a sus contrapartes una valoración de las acciones emprendidas dada la “experiencia limitada” en accidentes con petróleo y de esta magnitud y “la posibilidad de acceder a las técnicas y procederes más novedosos acumulados tanto por la EPA, como por las empresas vinculadas al sector petrolero y otras agencias involucradas en estos tipos de accidentes”. Se desconoce si las partes llegaron a algún acuerdo concreto.

Durante la semana en que los bomberos y rescatistas cubanos trabajaron en apagar el incendio, Cuba contó con el activo apoyo de especialista de México y Venezuela --con experiencia en el sector petrolero-- que enviaron desde personal hasta helicópteros, aviones y buques hasta insumos químicos. Bolivia, Argentina y Nicaragua, entre otros, también mandaron donativos a la isla.