Cuba dice que EE.UU. usó "ataques" a diplomáticos para justificar retroceso

Agencia EFE
·3  min de lectura

La Habana, 12 feb (EFE).- El ministro cubano de Exteriores, Bruno Rodríguez, afirmó este viernes que "una desclasificación seria" de información sobre los supuestos "ataques" a la salud de diplomáticos de EE.UU. en Cuba permitiría conocer "hasta dónde llegó" la Administración de Donald Trump para justificar un retroceso bilateral.

El canciller aludió así, en Twitter, a un informe desclasificado esta semana según el cual la mala gestión y la falta de coordinación dominó la respuesta del Gobierno del expresidente de Estados Unidosa los supuestos "ataques" que entre 2016 y 2017 dañaron la salud de 26 empleados de la embajada estadounidense en La Habana.

Rodríguez señaló específicamente a Trump, a su último secretario de Estado, Mike Pompeo, y al senador Marco Rubio, uno de los principales detractores del Gobierno cubano en el país vecino.

"Algún día se podrá aclarar lo que sucedió y lo que no sucedió. Cuba reitera la disposición a cooperar de manera efectiva tanto política como científicamente para encontrar una solución a este asunto", agregó el jefe de la diplomacia cubana en un segundo tuit.

Mientras, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, compartió en Twitter un artículo sobre el tema publicado en la web estatal Cubadebate, señaló que "Cuba, apoyada en la Ciencia, dijo antes lo que un informe revela ahora" y agregó que "la verdad se impone".

A raíz de los incidentes de salud, cuyas causas a día de hoy siguen siendo un misterio, la Administración Trump evacuó al 60 % del personal de la Embajada en La Habana y redujo al mínimo sus servicios consulares, lo que ha paralizado considerablemente la concesión de visados a cubanos, derivada ahora a embajadas en terceros países.

En 2017, el propio Trump acusó al Ejecutivo de la isla de ser responsable de lo que las autoridades estadounidenses calificaron de "ataques acústicos" o "sónicos", en tanto el Gobierno cubano niega tener cualquier responsabilidad en lo ocurrido y ha denunciado reiteradamente que EE.UU. impidió su colaboración para esclarecer los hechos.

El informe desclasificado fue elaborado por un órgano del Departamento de Estado cuya misión es revisar de manera independiente cualquier incidente de seguridad en las embajadas de EE.UU. en el mundo.

El documento recoge las conclusiones de cuatro meses de investigación de ese órgano del Departamento de Estado, y cada página está encabezada por la palabra "secreto".

De acuerdo a su contenido, el Departamento de Estado desconocía realmente qué había provocado que su personal sufriera síntomas similares a los de lesiones cerebrales, mareos, dolores de cabeza y falta de capacidad de concentración.

"El mecanismo de la causa de las lesiones es actualmente desconocido. No sabemos el motivo que está detrás de estos incidentes, cuándo comenzaron o quién los perpetró", reza el documento.

Estos supuestos incidentes de salud fueron uno de los principales puntos de fricción entre Cuba y el Gobierno de Trump, quien durante su mandato de cuatro años dio marcha atrás al "deshielo" con la isla promovido por su antecesor, Barack Obama.

El nuevo presidente de EE.UU., Joe Biden, que tomó posesión el 20 de enero, ha anunciado que está revisando las acciones que tomó Trump con respecto a Cuba, pero no ha aclarado si piensa retomar el camino emprendido por Obama.

Aparte de los diplomáticos de EE.UU., otros 14 empleados de la embajada de Canadá en La Habana sufrieron desde principios de 2017 algunos daños a su salud, lo que llevó a una reducción del personal.

(c) Agencia EFE