Cuba se anota un tanto diplomático ante EE.UU. en la ONU, aunque sin efectos

Naciones Unidas/La Habana, 3 nov (EFE).- Cuba logró un respaldo abrumador en la Asamblea General de la ONU, que este jueves aprobó nuevamente una resolución para exigir el fin del embargo estadounidense, en una votación tan contundente diplomáticamente como falta de consecuencias efectivas.

La votación, con 185 votos a favor por 2 en contra (EE.UU e Israel) y 2 abstenciones (Brasil y Ucrania), se produjo en un momento en el que los dos países han intensificado sus relaciones y en el que la migración de la isla al vecino norteamericano ha tocado máximos históricos.

La noticia, esperada con ansias por La Habana, estuvo precedida por la intensa campaña en los medios oficiales "Mejor sin bloqueo", en la que se subrayan los efectos de las sanciones en la vida diaria de los cubanos.

Según el Gobierno cubano, en los primeros 14 meses de la administración del demócrata Joe Biden, las afectaciones económicas ascendieron a los 6.364 millones de dólares. Las sanciones llevan seis décadas en pie y Cuba lleva presentando con éxito esta resolución desde 1992.

Durante su discurso en la Asamblea General, el canciller cubano, Bruno Rodríguez, acusó a Biden de mantener la "política inhumana de máxima presión" adoptada por su predecesor, el republicano Donald Trump.

UNA "VICTORIA CONTUNDENTE"

El Gobierno cubano recibió la votación como un triunfo. La subdirectora general para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Johana Tablada, declaró a EFE que es "una victoria para el pueblo cubano y es una mano extendida de solidaridad y es también una gota nueva de aliento para seguir la lucha".

Tablada y otras autoridades participaron antes de la votación en un coloquio en la Universidad de La Habana con miembros de la oficial Federación Estudiantil Universitaria (FEU). El centro de estudios dispuso una pantalla gigante para seguir la sesión de la ONU en la plaza Cadenas del campus, pero ésta lucía desangelada en comparación con años anteriores.

Algo más de un centenar de estudiantes de la FEU, ataviados con camisetas con la leyenda "Mejor sin bloqueo", celebró con un fuerte aplauso el resultado de la votación, ante las miradas confundidas de otros que pasaban casualmente por el lugar.

"Nosotras vinimos porque una amiga iba a hablar (en el acto)", contaron a EFE dos alumnas de segundo año de Letras que miraron el evento a la distancia, sentadas en una escalinata.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, colgó un video en Twitter celebrando la resolución en una reunión con autoridades en Pinar del Río (occidente), la provincia gravemente golpeada por el huracán Ian el pasado septiembre.

"Nuestra verdad puede sonar dura. Pero el bloqueo es inconmensurablemente más duro. Es brutal", escribió el mandatario.

POSIBLE ACERCAMIENTO

Preguntada por EFE si la resolución podría dar pie a un acercamiento con EE.UU., como en el "deshielo" propiciado por el estadounidense Barack Obama y el cubano Raúl Castro, Tablada aseguró que sí, pero "con el respeto que (Cuba) se merece".

Díaz-Canel dio unas declaraciones en esa misma línea en octubre cuando se reunió con empresarios norteamericanos en el marco del primer foro comercial Cuba-EE. UU. que se celebra desde 2016, en pleno "deshielo".

"Estamos abiertos para fortalecer el diálogo y las relaciones con cualquier país del mundo y en particular con los EE.UU.", recalcó el mandatario, que supeditó estos contactos al "respeto" a la "soberanía e integridad" de la isla.

Díaz-Canel también denunció las 243 medidas aplicadas contra su país por Trump y la inclusión de Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo, una decisión que dificulta las operaciones financieras de la isla.

PRESIÓN MIGRATORIA

Esta intensificación de los contactos se produce en medio de la mayor oleada migratoria de cubanos hacia EE. UU. En el año fiscal previo (octubre 2021-septiembre 2022) llegaron a la frontera sur estadounidense 224.607 cubanos, según el Departamento de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP).

La migración de centroamericanos, caribeños y suramericanos a EE. UU. está en máximos históricos y la cuestión se ha convertido en uno de los asuntos clave de su política nacional, que afronta la próxima semana las elecciones de mitad de mandato.

El Gobierno de EE. UU. ha tomado además varias medidas en los últimos meses para avanzar en la normalización de la agenda migratoria bilateral, como el incremento paulatino de sus servicios consulares en la isla -en mínimos durante cinco años- y el restablecimiento de un programa de reunificación familiar, suspendido desde 2017.

Según sus acuerdos bilaterales, Washington debe emitir al menos 20.000 visas al año para migrantes cubanos, una cifra que va a cumplir en este ejercicio por primera vez en un lustro.

(c) Agencia EFE