Cuba admite que hay limitaciones a la prensa

Más destacado

El vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, admitió que existen “limitaciones” para el ejercicio de la prensa en la isla, según reproduce el diario oficialista Granma.

“El también miembro del Buró Político les dijo a los periodistas que reconoció que existen limitaciones para el trabajo de los profesionales de la prensa, pero llamó a perfeccionar la labor de los medios”, dice el artículo publicado en el periódico.

Díaz-Canel, que asumió como primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros en febrero pasado, conversó con periodistas durante un recorrido por la provincia central de Ciego de Ávila.

En los últimos tiempos, el propio presidente cubano, Raúl Castro, ha instado a "suprimir el exceso de secretismo", y a que los medios cubanos abandonen hábitos triunfalistas, a la vez que los llamó a jugar un papel decisivo en la difusión "objetiva, constante y crítica" del plan de ajustes económicos que su Gobierno ha emprendido en el país.

La falta de libertad de expresión es algo que la disidencia ha denunciado una y otra vez. Para ellos, se ha convertido en un privilegio, cuando debería ser un derecho.

Durante su visita a Ciego De Ávila, Díaz-Canel se reunió además con miembros de la Unión de Escritores y Artistas, con jóvenes artistas de la Asociación "Hermanos Saíz", con funcionarios y trabajadores del Instituto de Deportes y con estudiantes de diferentes niveles.

En un intercambio con alumnos de preuniversitario, el vicepresidente les preguntó sobre sus conocimientos de la "actualidad mundial"."Muchas de las insatisfacciones que ustedes tienen hoy (...) quizás mañana les toque resolverlas desde sus respectivos puestos de trabajo o las funciones que realicen”, les relató.

Desde su designación como vicepresidente hace poco más de un mes, Díaz-Canel ha mantenido una apretada y diversa agenda de trabajo, y su presencia en los medios cubanos es casi constante, a diferencia de las contadas apariciones de Castro.

Lo mismo se lo ha visto representando a Cuba en la ceremonia de entronización del papa Francisco, en una reunión de cancilleres de la troika de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en actos políticos, reuniones empresariales o culturales.

Tras ascender a la vicepresidencia, Miguel Díaz-Canel, de 52 años, se convirtió en el número dos del Gobierno y en la principal figura del "relevo" generacional del poder en Cuba, donde su designación ha constituido una marcada renovación en el Ejecutivo de Raúl Castro, de 81 años.

Cargando...