Cuatro motivos por los que deberías comprarte un móvil plegable

·4  min de lectura
Samsung first foldable smartphone, the Galaxy Fold is seen at the IFA consumer tech fair in Berlin, Germany, September 5, 2019. REUTERS/Douglas Busvine
Primer modelo del Samsung Galaxy Fold - REUTERS/Douglas Busvine

Fue una tentación y realmente no había una necesidad real, pero no pude evitarlo: me compré un Samsung Galaxy Fold. Como recordarás, los comienzos de esta innovadora apuesta de los coreanos fueron muy controvertidos y las prisas por ser los primeros en lanzar al mercado un móvil plegable casi dan al traste con el segmento. Samsung tuvo que disculparse, pero no cejó en el empeño y resolvió rápidamente los problemas de esa versión casi beta.

Como tenía claro que no sería mi dispositivo principal, asumí los riesgos y me hice con uno. No puedo decir que fuera un flechazo instantáneo, sino un romance que fue a más poco a poco. La experiencia del Fold original fue tan buena que, tan pronto como pude, di el salto al Fold 2, una versión mucho más sólida y con los errores bien aprendidos (y enmendados).

Desde ese momento no ha habido vuelta atrás y soy usuario convencido —como segundo terminal, eso sí— de un móvil plegable. ¿Cuáles son los puntos determinantes en esta elección?

Belgrade, Serbia - December 24, 2021: New Samsung Galaxy Z Fold 3 5G mobile cellphone is shown in hand. Front side view close-up.
Galaxy Z Fold 3 plegado - Getty

Sí, el factor “plegable”, es determinante

Aclarando primeramente que soy un usuario convenido y acérrimo del iPhone, mi gran debate se refería a la idoneidad o no de contar con un chasis plegable esta nueva familia de teléfonos. A fin de cuentas, los iPhone Pro Max o los iPad mini ofrecen ya un tamaño de pantalla que permite muchos usos tanto en el ocio como en el trabajo.

Pero el formato del móvil plegable combina algo que si no se tiene se echa de menos: un tamaño muy compacto cuando lo transportas, junto con una pantalla muy generosa cuando lo despliegas. El Fold pasó a ser pronto mi compañero no solo de viajes, sino de cualquier salida, pasando inadvertido en mi mochila.

Dos dispositivos en uno

Esta peculiaridad del formato transforma el móvil en un tablet, aunque etiquetar los dispositivos ya por el tamaño de su pantalla es, cuando menos, muy complejo. En su faceta de ‘teléfono’ (plegado), este tipo de dispositivos permiten gestionarse con una sola mano y son muy cómodos incluso para echar un vistazo a las redes sociales o a algún email pendiente. Con este formato, quienes estén habituados a teclados tipo Swipe, sacarán chispas al dispositivo.

Pero cuando deseas ver una película o trabajar en un Excel a pantalla completa, aquí las 7,6 pulgadas del AMOLED (en el caso del Fold 2) abren las posibilidades a un mundo mucho más ambicioso. Por otro lado, la sensacional pantalla a las que nos tiene habituados el fabricante, hará que pronto te olvides del sacrificio en pulgadas frente a un iPad y te envuelvas en una experiencia multimedia apasionante gracias al negro puro y la resolución de esta pantalla.

A Samsung Galaxy Z Flip foldable smartphone is seen during Samsung Galaxy Unpacked 2020 in San Francisco, California, U.S. February 11, 2020. REUTERS/Stephen Lam
Galaxy Z Flip - Getty

Batería y prestaciones

Estamos de acuerdo en que el formato es lo que hace especial (y mejor, opinión personal) a este dispositivo. Pero no hay que pasar por alto otro elemento: sus prestaciones, y no me refiero a este en concreto, sino extensible al resto de modelos. Llegar a fabricar un formato de estas características no está al alcance de cualquiera y esto se nota: los fabricantes integran a la perfección prestaciones y hardware en estos equipos tan especiales.

El Galaxy Fold 2 que tantas satisfacciones me da es ya veterano, pero Samsung ha dotado a este equipo de una poderosa configuración sin lags ni retrasos, con una agilidad en la pantalla sorprendente. Y este rendimiento hace que se aumente la confianza y con ella el uso del dispositivo.

Porque, es tan bonito...

Para cerrar esta experiencia tan personal, soy un feliz usuario de un móvil plegable también por otro motivo al que no siempre se le da valor: me tiene enamorado el diseño. Me pasa lo mismo con el iPhone: lo sostengo en las manos y me parece perfecto. No hay nada peor que aburrirse de un dispositivo tan personal como un móvil, y esto, te lo prometemos, es difícil que te suceda con un móvil plegable.

Si dudas si comprar un móvil plegable o no, tienes que romper los esquemas mentales establecidos: no lo compares con tu móvil ni tu tablet actuales; no lo compares con nada, úsalo y déjate llevar por la experiencia. Nos habían ocultado este secreto, pero hay un hueco de puro disfrute entre un móvil y un tablet, y lo ocupan los plegables.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La primera aldea para nómadas digitales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.