Cuatro millones y medio de estadounidenses dejaron sus empleos en noviembre

·3  min de lectura
Marcio Jose Sanchez/AP

Alrededor de 4 millones y medio de personas abandonaron voluntariamente sus puestos de trabajo en Estados Unidos el pasado mes de noviembre, la cifra más alta desde que se empezó a contabilizar esta métrica, informó este martes la Oficina de Estadísticas Laborales estadounidense.

La cifra récord se enmarca en lo que se ha bautizado desde la prensa y sectores económicos como “la gran renuncia”, un fenómeno por el que millones de estadounidenses están dejando sus puestos de trabajo durante los últimos meses, ya sea para buscar otros empleos o para abandonar por completo el mercado laboral.

Las 4 millones y medio de renuncias de noviembre suponen 370,000 más que el mes anterior, según los datos del Gobierno estadounidense.

Por sectores, los que experimentaron un mayor aumento en la pérdida de empleados fueron, por este orden, los de los servicios de hostelería y restauración, los de salud y asistencia social y el de transporte, almacenes y suministros.

En paralelo, el último día laborable de noviembre había en Estados Unidos 10.6 millones de puestos de trabajo sin ocupar (medio millón menos que al cierre de octubre).

En cuanto a las nuevas contrataciones, noviembre se cerró con 6.7 millones de nuevos contratos, una cifra muy similar a la de octubre.

Finalmente, 1.4 millones de personas perdieron su empleo en noviembre al ser despedidas, un número también muy similar al del mes anterior, indicó la Oficina de Estadísticas Laborales.

Nick Bunker, director de investigación del Indeed Hiring Lab, señaló que los renuncias fueron altas en las industrias de hoteles y restaurantes de bajos salarios.

“Muchas renuncias significan un mayor poder de negociación de los trabajadores, lo que probablemente se traducirá en fuertes aumentos salariales”, dijo. “El crecimiento de los salarios fue muy fuerte en 2021 y ... podríamos ver más de lo mismo en 2022”.

Aún así, el Departamento de Trabajo recopiló los números antes de que la variante ómicron de COVID-19 se extendiera ampliamente en Estados Unidos. “Si bien cada ola sucesiva de la pandemia causó menos daño económico, todavía existe un riesgo para el mercado laboral debido al aumento actual de casos”, dijo Bunker.

El mercado laboral se está recuperando de la breve pero intensa recesión del coronavirus del año pasado. Cuando llegó el COVID, los gobiernos ordenaron cierres, los consumidores se quedaron en casa y muchos negocios cerraron o recortaron horas. Los empleadores recortaron más de 22 millones de puestos de trabajo en marzo y abril de 2020, y la tasa de desempleo se disparó al 14.8%.

Pero el gasto gubernamental masivo, y finalmente el lanzamiento de vacunas, trajo la economía de regreso. Los empleadores han agregado 18.5 millones de puestos de trabajo desde abril de 2020, lo que aún deja a Estados Unidos con 3.9 millones de puestos de trabajo por debajo de lo que tenía antes de la pandemia. Se espera que el informe de empleos de diciembre, publicado el viernes, muestre que la economía generó casi 393,000 empleos más este mes, según una encuesta de la firma de datos FactSet.

La tasa de desempleo ha caído hasta el 4.2%, cerca de lo que los economistas consideran pleno empleo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.