Cuatro militares muertos, 3 civiles liberados

BOGOTA, Colombia (AP) — Cuatro militares murieron en enfrentamientos con la guerrilla de las FARC en el suroeste del país, mientras el presidente Juan Manuel Santos descartó, una vez más, que pueda declarar un cese de fuego mientras mantiene negociaciones de paz con las guerrillas.

En un acto desde la ciudad caribeña de Cartagena, el presidente dijo que con sus más recientes acciones, incluyendo la retención de agentes policiales la semana pasada, las FARC creen que "van a tratar de presionar al gobierno para lo que ellos aspiran y es un cese al fuego dentro de este proceso de diálogos, se equivoca, todo lo contrario".

"No vamos tampoco a regulizar, como dicen ellos, esta guerra, ni a humanizarla, como pretenden decir ellos que quieren que nosotros que hagamos algún tipo de transacción. No. Lo que queremos es acabar con esta guerra y si quieren regulizarla la mejor forma es llegar a unos acuerdos pronto para acabar con este conflicto...mientras tanto la orden clara y perentoria: con todo contra esta organización, no bajen la guardia un solo minuto", añadió Santos en el acto transmitido en vivo por la página de la Presidencia.

La fuerza pública sabe que tiene "duplicar, triplicar el número de acciones hasta que terminemos esta guerra por la buenas o por las malas, esperamos que sea por las buenas, nos evitaremos mucho sufrimiento, mucha sangre, muchas vidas, pero si vemos que por las buenas no se puede, continuaremos y la terminaremos por las malas y yo sé, perdónenme que hable en primera persona, cómo combatirlos", añadió el mandatario, quien fue ministro de Defensa del 2006 al 2009 cuando por primera vez fueron abatidos miembros de la máxima jefatura de las FARC durante el gobierno del presidente Alvaro Uribe (2202-2010).

Santos dijo que a pesar de las acciones rebeldes, el número de secuestro se redujo de 23 en enero del 2012, a 13 en lo que va de este primer mes del 2013.

Los militares murieron la noche del miércoles en zona rural del municipio de Policarpa, en el departamento de Nariño y a unos 500 kilómetros al suroeste de Bogotá, informó el comando de las Fuerzas Militares en un comunicado.

En ese lugar, agregó el boletín oficial, "se presentaron fuertes combates contra integrantes de la tercera compañía" de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) con el saldo de cuatro soldados muertos.

Los combates en los que murieron los cuatro uniformados se produjeron en una zona vecina al departamento de Cauca, donde la víspera las autoridades reportaron que presuntos rebeldes de las FARC detuvieron un automóvil en una carretera de la zona de Piamonte y se llevaron a dos ingenieros y un topógrafo contratistas de la petrolera canadiense Gran Tierra.

Los reportes de la retención fueron dados por el chofer del auto en que viajaba el grupo y que fue dejado libre, según explicó la representante de la Defensoría del Pueblo de Piamonte, Arelly Isairias.

Pero en la jornada el Ejército informó que los tres retenidos colombianos fueron dejados en una zona rural cercana adonde habían sido retenidos y que se encontraban en buen estado físico.

Los tres hombres estaban caminando y dieron de frente con tropas que desde la víspera estaban desplegadas buscándolos en Piamonte, a 450 kilómetros al suroeste de Bogotá.

El ingeniero en construcción Luis Miguel Figueroa, el ingeniero ambiental Ember García y el topógrafo César Galeano fueron encontrados en la remota zona rural de Fraguita, en el departamento de Caquetá, vecino a los departamentos de Cauca y Putumayo, dijo en diálogo telefónico con The Associated Press el general Germán Giraldo Restrepo, comandante de la VI División del Ejército, con jurisdicción en aquella región. De Piamonte a Fraguita hay al menos 20 kilómetros pero en una zona que cambia de selva, a montaña, a llano y es de difícil acceso.

"Hicieron una marcha fuerte para llegar al Caquetá... ahora saldrán en un avión de la policía hacia Ibagué", una localidad del oeste colombiano de donde son oriundos, agregó el oficial.

Dijo que ya había hablado con los tres hombres quienes le dijeron que las personas que los retuvieron se identificaron como miembros de las FARC, que tradicionalmente han tenido en esa región de Cauca un corredor de cruce hacia zonas del sur y suroeste colombiano.

Las FARC, que cumplieron un cese del fuego unilateral del 20 de noviembre al 20 de enero, han realizado una serie de ataques, como voladuras de oleoductos y gasoductos, en los últimos días. El gobierno del Santos también les atribuyó el secuestro de dos policías el 25 de enero, los primeros uniformados de los que se tenga conocimiento este año que cayeron en poder de los insurgentes.

Aunque no han reclamado la autoría del secuestro, los rebeldes indicaron en un comunicado el martes que mantienen su compromiso, anunciado en febrero de 2012, de detener las retenciones extorsivas de civiles, pero que se reservaban el derecho de seguir capturando a policías y militares como "prisioneros de guerra".

Las dos partes llevan negociaciones de paz en La Habana desde fines de 2012 y discuten una agenda de seis puntos, pactada en contactos secretos en la capital cubana por seis meses hasta que se anunció de forma oficial en septiembre que iniciarían sus conversaciones en busca de acabar con el conflicto armado interno de casi 50 años.

Cargando...