Cuatro expresidentes uruguayos piden el alto al fuego en Armenia

Agencia EFE
·2  min de lectura

Montevideo, 28 oct (EFE).- Cuatro de los cinco expresidentes que tuvo Uruguay luego del retorno a la democracia -desde 1985 hasta 2020- firmaron un comunicado en conjunto en el que pidieron un alto el fuego en Armenia.

En este comunicado, firmado por Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000), Luis Lacalle Herrera (1990-1995), Tabaré Vázquez (2005-2010 y 2015-2020) y José Mujica (2010-2015), los exmandatarios solicitan un cese "inmediato" el fuego en Armenia.

"Ante los graves sucesos que se están registrando en el Cáucaso Sur, manifestamos nuestra solidaridad histórica con el pueblo armenio y expresamos nuestro deseo de un inmediato cese al fuego, junto al reinicio de las conversaciones para alcanzar la paz y una solución definitiva a este conflicto", reza el escrito al que suscribieron los expresidentes.

Pese a sus diferencias políticas, ya que Mujica y Vázquez son de la fuerza política de izquierda de Uruguay, Frente Amplio (FA), mientras que Lacalle -padre del actual mandatario, Luis Lacalle Pou, es del Partido Nacional (PN-centroderecha) y Sanguinetti del Partido Colorado (PC-centroderecha), todos suscribieron a la declaración.

El único de los expresidentes desde el retorno a la democracia que no está presente en el texto es Jorge Batlle, también del PC, fallecido en 2016.

Armenia tiene fuerte vinculación con Uruguay debido a que este país fue el primero en el mundo en reconocer el genocidio armenio y esta diáspora es una de las más grandes dentro de Uruguay, estimada en unas 15.000 personas.

El conflicto armenio-azerbaiyano, que volvió a activarse el pasado 27 de septiembre, se remonta a los tiempos de la Unión Soviética, cuando a finales de la década de 1980 el territorio azerbaiyano de Nagorno Karabaj, poblado mayoritariamente por armenios, pidió su incorporación a la vecina Armenia, tras lo cual estalló una guerra.

Al término de los combates, que se prolongaron hasta 1994 y dejaron cerca de 25.000 muertos, las fuerzas armenias se hicieron con el control de Nagorno Karabaj y también ocuparon vastos territorios azerbaiyanos, que llaman "franja de seguridad", para unirlo a Armenia.

Azerbaiyán sostiene que la solución al conflicto con Armenia pasa necesariamente por la liberación de los territorios ocupados, demanda que ha sido respaldada por varias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

Armenia apoya el derecho a la autodeterminación de Nagorno Karabaj y aboga por la participación de los representantes del territorio separatista en las negociaciones para resolver el conflicto.

Tras el reinicio de la guerra, las partes beligerantes han pactado en tres ocasiones un alto el fuego pero ninguno ha llegado a cumplirse.

(c) Agencia EFE