Cuatro empresas compiten por la concesión del ex-Buenos Aires Design

Valeria Musse

Hace casi un año, el centro comercial fue rebautizado como Mall de Diseño y Decoración

Cuatro empresas están en carrera por quedarse con la nueva administración del ex-Buenos Aires Design, en Recoleta. Una comisión de especialistas evalúa por estos días las propuestas de los interesados. El objetivo es que antes de que finalice 2019 se designe qué operador privado gestionará, durante los próximos 15 años, el predio que se destaca por su oferta en decoración y mobiliario, pero que, con la futura concesión, modificará parte de su funcionalidad. Mientras este proceso avanza, el centro comercial -rebautizado como Mall de Diseño & Decoración- continuará abierto hasta comienzos de diciembre.

Un año atrás, el reconocido shopping vivió un momento de crisis. Con la salida de la compañía Inversiones y Representaciones Sociedad Anónima (IRSA) de la administración, parecía que el predio quedaría en stand-by hasta tanto se definiese su futuro, pero los comerciantes lograron un acuerdo provisorio con el gobierno porteño. Se firmó un convenio con la Cámara de Empresarios Madereros y Afines (CEMA) y la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (Ahrcc) para que la tienda fuera autogestionada con un permiso de uso precario hasta fines de 2019, y se modificó el nombre, porque el anterior era propiedad del concesionario saliente. El próximo 5 de diciembre deberán reintegrarlo a la Ciudad sin locales ocupados.

Paralelamente, el gobierno avanzó con un llamado a licitación pública nacional e internacional para otorgar la concesión de uso y explotación del ex-Buenos Aires Design a un privado. Según los pliegos, el ganador gestionará el predio junto a la Plaza Intendente Alvear -más conocida como Francia- por el término de 15 años, prorrogable por única vez por otros cinco años. Será responsabilidad del adjudicatario diseñar un espacio urbano sustentable, según pudo saber LA NACION.

Presentaron ofertas la empresa IRSA, que va por la recuperación del ex-Buenos Aires Design, y las sociedades Ingeniería y Arquitectura, Fideicomiso Nuevo BAD y Hatzlajá SA. Durante esta etapa, una comisión de técnicos evalúa las ofertas de los primeros sobres y las puntuará según criterios de urbanización, resguardo patrimonial -el edificio está protegido- y proyecto de uso. Luego, se analizarán los segundos sobres con las propuestas económicas, con el canon sugerido por cada uno (el canon base se estableció en $2.000.000 mensuales).

Desde la Subsecretaría de Administración de Bienes Inmuebles señalaron a LA NACION que el proyecto debe estar orientado a revalorizar, preservar y poner en valor ese tradicional inmueble de Recoleta. "La propuesta deberá incluir además la readecuación, la reconfiguración y la integración del complejo con los espacios públicos situados en los alrededores, como la Plaza Intendente Alvear y el Centro Cultural Recoleta", explicaron las fuentes, que agregaron: "El Buenos Aires Design quedará integrado al circuito de espacios de gran concurrencia y valor patrimonial, como el cementerio de la Recoleta, el Museo de Bellas Artes y el Palais de Glace".

Alternativas

El futuro espacio no tendría la misma esencia de los últimos años. A fines de 2018, se aprobó la ley N° 6087 que modificó ciertos usos del centro comercial. Por ejemplo, se limitó el comercio minorista en el predio: este uso no podrá exceder el 30% de la superficie. El adjudicatario podrá realizar proyectos culturales, comerciales, gastronómicos y/o recreativos, según la norma.

LA NACION se comunicó con las cuatro sociedades interesadas en el predio. Desde IRSA y el Fideicomiso Nuevo BAD optaron por no dar información sobre los proyectos presentados, mientras que desde Ingeniería y Arquitectura no hubo respuesta alguna.

En tanto, Sandra de Freitas, responsable de Comercialización y Marketing del shopping OH! La Barra, en Punta del Este, se refirió a la propuesta de la sociedad Hatzlajá, integrada por la administración de ese centro comercial y el grupo Urban Development (de capitales panameños). El emprendimiento, que se denominaría OH! Buenos Aires, le daría preponderancia al entretenimiento y gastronomía con una menor participación de locales comerciales. "Nuestra idea es que toda la planta baja se convierta en un centro de entretenimiento para bebés, niños, adolescentes y adultos; con juegos de realidad virtual y simuladores, entre otros. En la planta alta se armaría un centro gastronómico con marcas locales e internacionales", explicó De Freitas. Y prosiguió: "Estimamos una inversión superior a $1000 millones, ya que nos comprometimos a independizar los servicios del Centro Cultural Recoleta y una renovación total del predio".

Hoy, y desde hace poco menos de un año, los vendedores del centro comercial ponen todo su esfuerzo por mantener vivo el espíritu que los destacó y que atrae a compradores y turistas de todo el país. La mayor parte de las vidrieras exponen muebles según el ambiente que se quiere recrear. "Promociones", "Super sale", son frases que se leen con asiduidad a medida que se recorren los pasillos.

Rosa, vendedora de una de las firmas de decoración que funciona en el subsuelo, contó: "Creo que tenemos que irnos del lugar. No sé si a fines de noviembre o principios de diciembre. Hace siete años que estoy acá". Según el convenio firmado entre la CEMA y la Ahrcc con el gobierno porteño, la gestión provisoria debe finalizar antes de fin de este año y entregar el mall vacío. "En su momento, pedimos la conformidad de todos los locatarios y así lo hicieron", explicó Gabriel Campins, miembro del directorio de la CEMA, a LA NACION.

Fuentes consultadas indicaron que el objetivo era que durante el plazo del convenio, las marcas que comercializan en el ex-Buenos Aires Design pudieran reubicar a sus empleados en otras locaciones. Se prevé que, una vez readjudicado, permanecerá cerrado algún tiempo para la realización de las obras propuestas.