Cuatro desayunos de última hora por el Día del Padre

·9  min de lectura
 (SORTEDfood)
(SORTEDfood)

No quiero alarmarte, pero el Día del Padre está a la vuelta de la esquina. Si necesitas un plan de acción de emergencia, es posible que desees probar una de estas recetas de desayuno de SORTEDfood.

La comunidad de alimentos en línea se fundó en 2010 cuando tres de los fundadores comenzaron la universidad y se dieron cuenta de que no podían cocinar. Afortunadamente, el cuarto fundador se estaba entrenando para ser chef y intervino para salvar el día. Las primeras recetas fueron garabateadas en el reverso de los posavasos antes de dar el salto a las redes sociales y YouTube.

El cofundador Jamie Spafford dice: “SORTEDfood es una verdadera historia de amistad que comenzó hace más de 20 años en la escuela. Lo que comenzó como un poco de diversión para ayudarnos mutuamente a evitar vivir de comidas en el microondas y comida para llevar mientras estábamos en la universidad, se ha convertido en un movimiento global de millones de amantes de la comida de todo el mundo a quienes les encanta cocinar, comer y formar parte de nuestras aventuras".

Con más de 2,5 millones de suscriptores, su comida deliciosa y sin estrés es claramente un éxito. Desde entonces, introdujeron una aplicación de planificación de comidas entre semana que elimina el estrés de cocinar a través de menús de recetas diseñados inteligentemente, que utilizan ingredientes comunes para ahorrar dinero, tiempo y reducir el desperdicio de alimentos.

Con eso en mente, estas recetas no solo son un excelente lugar para comenzar con cualquier plan de comidas semanal, sino que son una solución rápida, fácil, barata y sin culpa para un Día del Padre de último minuto. Y probablemente ya tengas la mayoría de los ingredientes para al menos una de ellas...

Leer más: Aquí te presentamos tres fáciles recetas para reavivar tu pasión por la cocina

Desayuno con ‘Yorkshire Pudding’

Rinde: 4 porciones

Ingredientes

Para los ‘Yorkshire pudding’:

4 huevos grandes

200 ml de leche entera

150 g de harina común

2 ramitas de tomillo

50 g de carne de res goteando

Para los aderezos:

½ cucharada de aceite de oliva

4 salchichas de Cumberland

8 tomates ruborizados por el sol

400 g de frijoles cannellini en lata, escurridos

100 g de champiñones baby button

50 g de tocino en cubos

1 cucharada de puré de tomate

2 tomates pera frescos

100 ml de caldo de pollo

1 ramita de perejil

Método

Prepara la masa de ‘Yorkshire pudding’ batiendo los huevos en la leche y luego vertiéndolos poco a poco en un tazón de harina. Agrega las hojas de tomillo, sazona bien y cubre con film transparente.

Deja en la nevera durante una hora. Precalienta el horno a 220 ℃ y coloca una pequeña fuente para asar en su interior. Calienta una sartén a fuego alto y añade un chorrito de aceite y las salchichas. Fríe hasta que estén bien dorados.

Transfiere las salchichas al horno para asar junto con los tomates ruborizados y vierta la carne goteando. Regresa al horno por 5 minutos, luego vierte con cuidado la masa de Yorkshire en la bandeja y hornea por 25 minutos.

Coloca la sartén utilizada para las salchichas a fuego medio y agrega la panceta. Fríe hasta que empiecen a dorarse y añade los frijoles y los champiñones a la sartén.

Fríe durante 5 minutos, añade el puré de tomate y cocina unos minutos más. Mientras tanto, corta los tomates en dados y añádelos a la sartén con el caldo de pollo. Cocina a fuego lento durante 10 minutos, hasta que la mezcla esté espesa. Sazona bien con sal y pimienta.

Saca el ‘Yorkshire pudding’ del horno y sírvelo con los frijoles. Adorna con perejil fresco.

Shakshuka de verduras verdes

Rinde: 2 porciones

Ingredientes

1 cebolla morada

2 pimientos rojos

1 cucharada de aceite de oliva

2 dientes de ajo

1 guindilla roja

1 cucharada de puré de tomate

2 cucharaditas de comino molido

1 cucharada de pimentón

250ml de caldo de verduras

400g de tomates picados

1 cucharada de azúcar en polvo

1 manojo de cilantro

½ manojo de perejil

½ manojo de menta

4 huevos grandes

4 calabacines baby

6 espárragos tiernos

1 lechuga tierna

2 panes crujientes grandes

40 g de queso feta

1 cucharada de aceite de oliva virgen extra

Método

Pela y corta la cebolla, quita las semillas y corta los pimientos. Pon una sartén a fuego medio y vierte el aceite de oliva. Agrega las cebollas y los pimientos y sofríe durante 5 minutos, hasta que empiecen a ablandarse. Baja el fuego y cocina por otros 30 minutos, hasta que estén realmente suaves y dulces.

Pica el ajo y la guindilla, conservando solo la mitad de las semillas de guindilla (según tu gusto). Vuelve a subir el fuego a medio y agrega el ajo y la guindilla y fría por otros 5 minutos. Agrega el puré de tomate y las especias, luego agrega el caldo, los tomates enlatados y el azúcar y calienta todo a ebullición. Baja el fuego nuevamente y cocine a fuego lento durante 30 minutos, agregando salpicaduras de caldo extra si todo el líquido se reduce. Debe tener una consistencia espesa y picante.

Pica las hierbas y agrégalas a la salsa. Crea 4 pocillos pequeños en la salsa y rompe un huevo en cada bolsillo de salsa de tomate. Cubre la sartén con una tapa o papel de aluminio. Cocina muy suavemente sobre el fuego más bajo posible durante 15 minutos, hasta que los huevos estén blandos pero cocidos y no se tambaleen.

Mientras tanto, calienta una sartén hasta que esté humeante. Corta la lechuga por la mitad a lo largo. Corta los espárragos y condimentarlos, con los calabacines baby, con un chorrito de aceite y un poco de sal y pimienta. Asa los calabacines durante 3 minutos, luego agrega los espárragos durante otros 2 minutos, luego la lechuga durante los últimos 2 minutos. Coloca la lechuga, los calabacines y el pan crujiente en la sartén shakshuka. Esparce sobre un poco de queso feta desmenuzado y hierbas adicionales. Rocía sobre el aceite de oliva virgen extra y sirve.

Huevos rancheros

Rinde: 4

Ingredientes

Para la salsa:

2 dried ancho chillies

1 chile chipotle seco

1 cebolla morada

2 dientes de ajo

1 cucharada de aceite vegetal

2 ramitas de orégano

½ manojo de cilantro picado

400 g de tomates pera en conserva

1 lima

Para los frijoles refritos:

1 cebolla morada

3 dientes de ajo

1 jalapeño

1 cucharada de manteca de cerdo

400 g de frijoles pintos en lata, escurridos

5 ramitas de cilantro

Para terminar:

3 cucharadas de aceite vegetal

8 tortilla de maíz

8 huevos

Queso feta (o cotija)

Método

Pon una cacerola mediana a fuego alto y agrega los chiles. Tuéstalos hasta que estén fragantes, luego retíralos y córtalos en rodajas gruesas. Pela y pica la cebolla. Pela y pica el ajo. Mantén la sartén a fuego medio y agrega el aceite, la cebolla y el ajo. Cocina a fuego lento durante 5 minutos. Recoge las hojas de orégano y échalas con el cilantro. Agrega los tomates junto con los chiles secos en rodajas un minuto después, baja el fuego y cocina a fuego lento durante 10 minutos. Usa una licuadora de mano para batir la salsa hasta que quede suave. Sazona al gusto con el jugo de la lima.

Pela y pica finamente la cebolla y el ajo. Quita las semillas y pica finamente el jalapeño. Calienta una cacerola mediana a fuego medio y agrega la manteca a la sartén. Agrega la mezcla picada y sofríe durante 10 minutos para que se cocine pero sin mucho color. Agrega los frijoles a las cebollas y combina todo con un chorrito de agua. Cocina a fuego lento durante 10 minutos y luego transfiera la mitad de los frijoles a un tazón pequeño. Agrega el cilantro a la cacerola con unos 50ml de agua y tritura hasta obtener la consistencia de guacamole, agregando más agua si es necesario. Regresa los frijoles enteros a la sartén y revuelva todo junto, pon una sartén a fuego alto y agrega 1 cucharada de aceite. Agrega las tortillas una a la vez y fríe hasta que las tortillas estén doradas y flexibles. Repite para todas las tortillas, agregando más aceite si es necesario.

Agrega otras 2 cucharadas de aceite y fríe los huevos en tandas, agregando más aceite si es necesario, dejándolos realmente crujientes y rociando para cocinar las tapas.

Extiende unos frijoles refritos sobre las tortillas y cubre con los huevos. Vierte un poco de salsa y desmenuza sobre el queso para servir.

Rollos de canela y jengibre especiado

Rinde: 16 bollos

Ingredientes

Para la masa:

500 g de harina común

2 cucharaditas de levadura activa seca

75 g de azúcar moreno claro suave

1 cucharadita de sal

1 limón

2 huevos grandes

200 ml de leche entera

75 g de mantequilla sin sal, derretida

Para el relleno:

135 g de azúcar morena suave

1 cucharada de canela en polvo

½ cucharada de cilantro molido

½ cucharada de cardamomo molido

50 g de mantequilla sin sal, ablandada

Para el glaseado:

150 g de azúcar glas

3 cucharadas de jugo de limón

3 cucharadas de sirope de jengibre

½ cucharadita de sal de apio

Método

Vierte la harina en un bol y agrega la levadura y el azúcar a un lado. Agrega la sal por el otro lado y ralla el limón en el bol. Haz un hueco en la harina. Rompe uno de los huevos y vierte la leche y la mantequilla derretida. Mezcla la harina con los ingredientes húmedos para formar una masa suave antes de volcar todo sobre una superficie de trabajo. Amasa la masa durante 10 minutos, hasta que quede suave (también puedes usar una batidora de pie para este paso). Regresa la masa al bol y cúbrela con film transparente.

Deja en un lugar cálido durante 2 horas o toda la noche en el frigorífico. Combina el azúcar moreno oscuro con la canela, el cilantro, el cardamomo y una pizca de sal. Extienda la masa en un rectángulo ancho de unos 0,5 cm de grosor sobre una superficie ligeramente enharinada. Extienda la mantequilla sobre la masa, dejando un borde fino en todo el contorno. Esparce generosamente la mezcla de azúcar especiada sobre la mantequilla. Enrolla la masa en un cilindro largo, lo más apretado posible y córtala en rodajas de remolinos uniformes de unos 2 cm de grosor.

Agarra un par de platos hondos para hornear y úntalos con aceite. Coloca los panecillos en los platos dejando un poco de espacio entre ellos. Cubre con film transparente y deja reposar durante una hora más hasta que dupliquen su tamaño y estén cerca de tocarse. Precalienta el horno a 190 ℃, unta los bollos con el huevo restante y hornea unos 20 minutos hasta que estén dorados por encima.

Retira los bollos una vez cocidos y dejar enfriar durante 10 minutos sobre una rejilla. Mezcla el azúcar glass con el jugo de limón y el jarabe de jengibre. Rocía el glaseado de azúcar sobre la parte superior de los bollos. Espolvorea sobre la sal de apio y sirve un poco tibio para una mejor experiencia.

Relacionados

Perú decreta toque de queda para el Día del Padre

Semana de la conciencia de los celíacos: cinco recetas fáciles sin gluten para disfrutar con la familia

Cinco recetas rápidas y fáciles para una semana relajada y sin calorías extra

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.