¿Por qué cada vez más empresas se suman a las semanas laborales de cuatro días?

·6  min de lectura
Panasonic anunció que se adhirió al movimiento de cuatro días de trabajo que cada vez toman más compañías en Japón  (Foto AP/Koji Sasahara)
Panasonic anunció que se adhirió al movimiento de cuatro días de trabajo que cada vez toman más compañías en Japón (Foto AP/Koji Sasahara)

TOKIO.- El domingo la empresa de tecnología Panasonic anunció que se adhirió al movimiento de cuatro días de trabajo que cada vez toman más compañías en el país asiático y otros en el mundo. “Debemos apoyar el bienestar de nuestros empleados”, dijo el presidente y director ejecutivo del grupo, Yuki Kusumi, a los inversores en una sesión informativa.

Esto cobra mayor importancia en Japón, que si bien no es de los países con las jornadas laborales más largas, no tiene legislación que limite las horas de trabajo o las horas extra. Según la BBC, es tan extenuante el esfuerzo que hay una palabra para “muerte por exceso de trabajo”: karōshi.

Pero el movimiento no se queda en este caso en el país. Shionogi, que está trabajando en un tratamiento oral de Covid-19, ofrecerá a partir de abril la opción de un tercer día libre a la semana.

También Microsoft Japón probó la idea en 2019, aproximadamente el 90% de los trabajadores respondieron favorablemente y la empresa terminó ahorrando electricidad. A pesar del creciente interés, hasta ahora menos del 10% de las empresas japonesas han adoptado la idea, en gran parte debido a obstáculos logísticos.

En el mundo

En 2018, casi un millón de trabajadores metalúrgicos alemanes obtuvieron el derecho a una semana laboral de 28 horas (frente a las ya modestas 35 horas), mientras que el Partido Laborista del Reino Unido (el segundo partido más grande del Parlamento) coqueteó con la idea de una semana laboral nacional de cuatro días a la semana.

En Islandia, las pruebas realizadas por el Ayuntamiento de Reykjavik y el gobierno nacional finalmente incluyeron a más de 2500 trabajadores, lo que equivale a alrededor del 1 % de la población activa de Islandia.

Los juicios llevaron a los sindicatos a renegociar los patrones de trabajo, y ahora el 86% de la fuerza laboral de Islandia se ha mudado a horarios más cortos por el mismo salario, u obtendrá el derecho a hacerlo, dijeron los investigadores de Autonomy, organización que impulsa la iniciativa.

Trabajadores de oficina cruzaron el Puente de Londres en Londres el 19 de julio de 2021.
TOLGA AKMEN


Trabajadores de oficina cruzaron el Puente de Londres en Londres el 19 de julio de 2021. (TOLGA AKMEN/)

Software del Sol asegura ser -desde hace un año- la primera empresa en todo España en contar con una jornada laboral de cuatro días que permite reducir de 40 horas por semana a 36 en invierno y 28 en verano, sin tener que bajar los salarios en el proceso.

Incluso en Nueva Zelanda puso a prueba la semana de cuatro días para empleados selectos en 2018. Desde finales del año pasado la empresa transnacional Unillever está evaluando de reducir las horas laborales de sus trabajadores en Dove, Lipton Tea y Marmite, e hizo una prueba piloto al igual que Amazon.

Nick Bangs, director general de Unilever Nueva Zelanda, dijo que el objetivo de la prueba era “medir el rendimiento en la producción, no en el tiempo”. El Covid-19, que ha llevado a muchos de sus 81 empleados a trabajar de forma remota, desempeñó un “papel catalizador” en la decisión de experimentar, agregó a la BBC.

A la lista se adhiere Emiratos Árabes Unidos, que “se convirtió en el primer país del mundo en establecer una semana laboral de cuatro días y medio en todas sus entidades del gobierno, así como en su banco central”.

Pese a algunos ejemplos como el de la empresa Midas en la Argentina, la jornada de cuatro horas no es un tema que prolifere en la región. Según estadísticas de la OCDE, la lista de países con la jornada más larga son encabezadas por México y Costa Rica, y Chile queda en segundo lugar.

La prueba piloto

Es una prueba coordinada de seis meses en cada país de una semana laboral de cuatro días, sin pérdida de salario para los empleados. Se ejecuta junto con esquemas piloto similares a los que tienen empresas en Irlanda, Estados Unidos, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Están lanzando nuevos programas cada trimestre en diferentes regiones.

El piloto está siendo coordinado por 4 Day Week Global y Autonomy en asociación con investigadores de la Universidad de Cambridge, Boston College y la Universidad de Oxford, junto con investigadores locales en cada región. Tendrá un acceso incomparable a la experiencia, las herramientas y los recursos que necesitará para llevar a cabo una prueba exitosa y sin problemas.

¿Reducir el tiempo de trabajo sin comprometer la productividad?

Según la organización Autonomy, una de las principales impulsoras del esquema de trabajo, las pruebas piloto han sido exitosas en Gran Bretaña, Australia, Nueva Zelanda, Alemania y varios países más. Uno de los últimos casos fue el de Islandia:

“Los trabajadores participantes asumieron menos horas y disfrutaron de mayor bienestar y mejor equilibrio trabajo-vida. Todo mientras se mantienen los mismos estándares de rendimiento y productividad. Significativamente, su éxito impactó positivamente en los últimos renegociaciones de contratos de trabajo por parte de los sindicatos de comercio islandés. Al momento de la publicación de este informe en junio de 2021, la mayor parte de la población activa de Islandia está ahora en contratos de cuatro horas”, reporta en su informe Autonomy.

Reducir horas implica menor impacto ambiental

En 2006, el Centro de Investigación Económica y Politica Pública en Washington, publicó el artículo “¿Son las horas de trabajo más cortas buenas para el ambiente?”, en el que comparó las horas de trabajo y el uso de energía entre una serie de países europeos y Estados Unidos.

Los autores David Rosnick y Mark Weisbrot descubrieron que si Estados Unidos aprovechara su alto nivel de productividad acortando la semana laboral o tomando más tiempo de vacaciones, obtendría una serie de beneficios ambientales.

Un día menos de trabajo implica 30% menos emisiones de gases de efecto invernadero. (AP Foto/Brian Inganga, File)
Un día menos de trabajo implica 30% menos emisiones de gases de efecto invernadero. (AP Foto/Brian Inganga, File)


Un día menos de trabajo implica 30% menos emisiones de gases de efecto invernadero. (AP Foto/Brian Inganga, File)

Un estudio multinacional realizado por la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología sobre el impacto ambiental de los consumidores encontró que las cosas que compramos son responsables de más del 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo y hasta el 80 % del uso global de agua.

También un análisis de la Universidad de Massachusetts, Amherst, abona al argumento: “Si dedicáramos un 10 % menos de tiempo a trabajar, nuestra huella de carbono se reduciría en un 14,6 %, en gran parte debido a la menor cantidad de viajes al trabajo o a los viajes altos, alimentos de conveniencia de carbono en nuestros descansos. Por lo tanto, un día libre completo a la semana reduciría nuestra huella de carbono en casi un 30%”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.