Cuatro cosas en las que los multimillonarios gastan demasiado dinero por ostentación o vanidad

·4  min de lectura

¿En qué se gastan el dinero los supermillonarios, personas con una capacidad adquisitiva tan enorme que en ocasiones es difícil imaginar a qué pueden dedicar todo ese dinero? Mucho es destinado a grandes inversiones en bienes raíces, obras de arte, elaboradas joyas o, también, naves aeroespaciales. Pero habría cuatro grandes rubros a los que los magnates destinan sumas exageradas, con frecuencia dispendiosas, de acuerdo a Mark Scribner, quien es director de la firma de manejo de patrimonio oXYGen, dedicada justamente a asesorar a millonarios sobre su dinero y a señalarles los errores que incurren al gastarlo.

Según Scribner, reportó Business Insider, muchos multimillonarios dilapidan dinero en:

El costo de un yate, más el de su mantenimiento y tripulación, es enorme, sobre todo si la embarcación rara vez es usada por su dueño. (Getty Creative)
El costo de un yate, más el de su mantenimiento y tripulación, es enorme, sobre todo si la embarcación rara vez es usada por su dueño. (Getty Creative)

1. Yates y otras embarcaciones

Scribner comenta que los supermillonarios tienden a comprar costosos yates para impresionar a otros millonarios, pero estas embarcaciones resultan caras en sí, caras de mantener y requieren una tripulación de tiempo completo. Para colmo, señala Scribner, algunos dueños de costosos yates "nunca ponen un pie" en ellos y estos "son un desperdicio de dinero". Pero sí deben pagar lo que les costó el yate, la marina donde atracarlo, su mantenimiento y el personal de abordo.

Tener una flotilla de autos de lujo en el garage drena las finanzas de cualquiera, incluso de los millonarios. (Getty Creative)
Tener una flotilla de autos de lujo en el garage drena las finanzas de cualquiera, incluso de los millonarios. (Getty Creative)

2. Una flotilla de automóviles de lujo

Un garaje lleno de costosos autos, mientras más grande el espacio y más lleno de autos del mayor precio posible mejor. Muchos magnates gastan grandes cantidades en hacerse de numerosos vehículos de lujo, aunque estos se queden estacionados por meses y solo sean mostrados de modo ocasional para, impresionar a familiares, amigos y otros millonarios. 

Pero, indica Scribner, esto es una mala inversión, pues los autos pierden valor tan pronto salen del concesionario, por lo que tener varios sin usar es como tener dinero derritiéndose. Arrendar un auto y usarlo, y cambiarlo cuando aburra, es mejor opción para quien puede permitírselo, explica Scribner.

Contar con un chef personal es uno de los costosos lujos de los millonarios. (Getty Creative)
Contar con un chef personal es uno de los costosos lujos de los millonarios. (Getty Creative)

3. Personal doméstico y chef personal

Los aristócratas han contado con considerable personal a su servicio, y los supermillonarios gustan también de tener gente para atender sus múltiples necesidades. Tener un mayordomo, por ejemplo, es símbolo de estatus, y lo mismo un chef personal. Pero en pagar los salarios de esas personas se va una parte considerable de los recursos de quie sean y en el caso de los millonarios, dice Scribner, tener personal de planta para todo no siempre es la mejor opción, al menos en términos financieros. 

Por ejemplo, el especialista considera que contratar a una empresa de limpieza en lugar de tener personal fijo para ello es una opción, y añade que el costo de un chef personal puede resultar más caro que ordenar comida a restaurantes. Con todo, muchos millonarios gustan de contar con su propio personal, que sea parte de su equipo y leales a ellos, lo que no se logra con subcontratistas o una cuenta magna de UberEats.

Las cuentas de restaurantes de lujo acumulan con el tiempo fuertes sumas. (Getty Creative)
Las cuentas de restaurantes de lujo acumulan con el tiempo fuertes sumas. (Getty Creative)

4. Pagar la cena de los demás

Hacerse de la cuenta, o ‘pelear’ por ella con otros comensales es una rutina común al final de una visita a un restaurante, y Scribner comenta que los millonarios gustan de correr con los gastos de las comidas a las que asisten, un símbolo también de solvencia y estatus, aunque eso les resulte muchas veces caro, sobre todo si los platillos y las bebidas son muy costosos y si los comensales son numerosos, y considerando que sus invitados perfectamente pueden también cubrir sus cuantiosas cuentas. Así, invitar un banquete es una práctica generosa, pero hacerlo de modo sistemático sería un gasto excesivo.

Al señalar la forma en que los más ricos gastan erradamente el dinero, Scribner plantea nociones que -según Business Insider- pueden también servir a quienes tienen una cartera más pequeña para cuidar su dinero, evitando gastos superfluos, los que son para mera ostentación improductiva y los que implican acumular cosas que no se usan y pierden valor con el tiempo.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Ocho millonarios jóvenes que ampliaron sus fortunas en 2020

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.