Cuatriplican ayuda a niños con cáncer

·4  min de lectura

Karla Rodríguez y Daniela Jurado

CIUDAD DE MÉXICO, enero 31 (EL UNIVERSAL).- Ante el difícil panorama que trajo la pandemia por Covid-19 para la sociedad mexicana, pero en especial para los padres de niños con cáncer, Mario López Bunny y Rodrigo Miranda Tiny Terror, integrantes del colectivo Screams Of No Nation, se dieron a la tarea de organizar una recaudación de fondos para apoyarlos con despensas.

"El año pasado, y ante la situación tan difícil, se nos ocurrió grabar una canción con la que queríamos motivar a las personas a no rendirse, pero no quisimos quedarnos sólo en eso; más o menos en julio del año pasado una amiga que es cercana a la Fundación Chocho nos habló de la situación tan difícil que estaban pasando los padres de los niños con cáncer y se nos ocurrió organizar una colecta para apoyarlos con despensas, por lo menos.

"Nosotros lo que queríamos era juntar para comprar despensas y poderles ayudar con este tipo de donaciones, aunque sea por un mes o dos meses para que así pudieran comer las familias con los niños que padecen cáncer", refirió Mario López en entrevista con EL UNIVERSAL.

El integrante de Screams Of No Nation señaló que la meta que se fijaron en un inicio fue de 5 mil pesos, y como agradecimiento a los donadores se les regaló algo, dependiendo del monto, como playeras, discos firmados, videos personalizados e incluso alguna grabación profesional en el estudio musical Mute City Recorders.

Sin embargo, y pese a sus pronósticos, esta meta no sólo se cumplió, sino que se cuatriplicó, ya que se logró recaudar 21 mil pesos, mismos que se entregaron íntegros a Chocho. "Con ese dinero lo que siguió fue realizar despensas de proteínas, es decir, se compró carne de pollo, de cerdo y de res, y se entregaron esas despensas", señaló.

Mario López y Rodrigo Miranda desconocen el número de familias a las que se logró ayudar, porque debido al confinamiento no pudieron acudir a entregar las despensas; no obstante, cuentan con fotos y videos testimoniales de algunas de las personas beneficiadas, pero ambos confían y saben de la labor que realiza Chocho desde hace más de 10 años.

"La bajista de la banda Larva, Estibalis Anaya, nos contó de la Fundación Chocho, que desde 2010 ayuda a niños con cáncer y otras enfermedades que por falta de recursos económicos están en riesgo de abandonar sus tratamientos. Se apoya a familias que en ocasiones vienen del interior de la República Mexicana y que a veces comen sólo una vez al día si bien les va", explicó Miranda.

Comentaron que, al conocer el trabajo que lleva a cabo desde hace 10 años esta fundación, los músicos no dudaron en organizar una campaña de donación en la que 100% de lo recaudado se destinaría a esas familias.

Metal como inspiración

La idea para ayudar a los niños con cáncer surgió después de componer una canción que busca ayudar a las personas a no rendirse ante esta pandemia, misma que se grabó desde los domicilios de cada uno de los participantes.

"Nosotros queríamos, [con la canción], dar un mensaje positivo de que no nos viniéramos abajo, que todo iba a estar bien, pese a las condiciones sanitarias, y darle un poco de aliento a la gente para que resistiera, pero no queríamos quedarnos sólo con eso, queríamos aportar un poco más y fue cuando se dio la oportunidad de ayudar a los niños con cáncer", señaló Mario López

"La canción se llama Resilientes, porque engloba la idea de que vivir una derrota no es lo más importante, sino levantarse, ya que eso te hace más fuerte. El nombre de la canción lo sometimos a decisión de los involucrados, y este fue el producto, porque al final de cuentas todos somos resilientes", aseveró Miranda.

Tiempo de ayudar

Para los integrantes de este colectivo musical la experiencia de poder ayudar de esta manera a los niños fue muy enriquecedora, porque lograron que muchas personas ayudaran a quienes más lo necesitan, además les sorprendió la respuesta de la gente para ayudar.

"Mi experiencia fue increíble, no esperábamos llegar a la meta que nos fijamos, porque obviamente reconocemos la situación en la que estamos, donde mucha gente ha perdido sus empleos y no tienen mucho dinero, y si no sorprendió demasiado que la gente ayudara así a los niños", precisó Mario López

Al respecto, Rodrigo Miranda dijo que fue una experiencia enriquecedora, porque hizo lo que muchas personas quieren, que es hacer algo que a él gusta, como su música y esto impactó de manera positiva en la sociedad.