Los republicanos más radicales desoyen a Trump y siguen sin elegir a McCarthy para presidir el Congreso

Kevin McCarthy en una intervención reciente
Kevin McCarthy en una intervención reciente

Kevin McCarthy en una intervención reciente

Ni a la cuarta, ni a la quinta, ni a la sexta. Y eso que ‘papá Trump’ había intervenido para llamar al orden a los suyos. EEUU sigue sin presidente de la Cámara de Representantes, ya que el republicano Kevin McCarthy no ha logrado los 218 votos necesarios para dirigir la Cámara Baja, pese a la mayoría conservadora de 222 escaños surgida de las recientes elecciones legislativas de mitad de mandato.

El candidato republicano ha conseguido 201 votos en los tres intentos del día, con los veinte republicanos ’rebeldes’ apoyando al candidato alternativo Byron Donalds y 212 demócratas a su particular baza, Hakeem Jeffries.

Se repite el guion del martes, cuando el ala más radical del partido rechazó hasta tres veces al candidato ‘de casa’. Un fracaso histórico que ha obligado al magnate a romper su silencio.

Ante el escándalo de perder una elección de presidente teniendo mayoría, algo no visto en más de un siglo, Donald Trump, como líder de facto de los republicanos, ha instado a sus más fieles a apoyar a McCarthy, para evitar convertir “un gran triunfo en una derrota gigante y vergonzosa”.

La división republicana se hace aún más grande pese a la mano de hierro de Trump, en un momento en el que el magnate lucha por volver a la Casa Blanca. Hace meses anunció su intención de presentarse a la carrera presidencial de 2024, pero la amarga victoria en las midterms de noviembre han dificultado parte de su camino.

En ambas rondas de este miércoles, la representante republicana Victoria Spartz se ha abstenido mientras crece el malestar contra McCarthy, ya que muchos congresistas consideran que debería hacerse a un lado para desbloquear la situación, según ha informado la cadena CNN.

Un ‘halcón’ que vuelve a intentar volar alto... y Biden aprovecha para atacar

McCarthy, de 57 años, cuenta con una larga experiencia en el Congreso estadounidense al frente de su partido. En la última legislatura, con mayoría demócrata, ejerció de líder de la minoría, mientras que desde 2011 ha desempeñado el otro rol, el de líder (o líder adjunto) de la mayoría.

El político californiano ya estuvo muy cerca de presidir la Cámara Baja en 2015, pero una retirada inesperada a última hora evitó su nombramiento, que sigue sin llegar aún, evidenciando una división interna que no ayuda para nada a su ‘valedor’ en el intento por volver a la Casa Blanca.

El bloqueo obliga a seguir votando hasta que salga elegido un candidato para dirigir la Cámara de Representantes, que no puede funcionar sin presidente.

Quien no ha perdido ocasión de atacar a sus rivales es el actual presidente de EEUU, Joe Biden, que ha calificado como “bochornoso” el retraso en la elección. “El resto del mundo está observando”, ha afirmado Biden, que sin embargo ha evitado valorar las discrepancias internas en sus rivales políticos: “No es mi problema”.

Related...