La cuarta ola crece en Portugal, con más de 3.000 positivos por segundo día

·3  min de lectura

Lisboa, 8 jul (EFE).- La cuarta ola de coronavirus sigue creciendo en Portugal y, al igual que ayer, el número de positivos superó este jueves los 3.000, mientras el Gobierno, reunido en consejo de ministros, estudia hoy implementar más medidas restrictivas para frenar el avance del virus.

Desde el pasado jueves fue decretado el toque de queda en los 45 municipios más afectados, entre ellos Lisboa, Oporto, Braga o Faro, y los epidemiólogos prevén que en la segunda quincena de julio el número de contagios diarios supere, de media, los 4.000.

La situación en Portugal, de unos diez millones de habitantes, se ha agravado en las últimas semanas por el impacto de la variante delta, cuya prevalencia es ya del 89,1 %.

Según el balance emitido hoy por la Dirección General de Salud (DGS) de Portugal, se han registrado en la última jornada 3.269 positivos, el 48 % en la región de Lisboa y Valle del Tajo y el 28,5 % en el Norte luso.

En esta jornada Portugal también suma 9 fallecidos por covid, por lo que el total de víctimas desde que empezó la pandemia es de 17.135 personas.

En cuanto a los hospitalizados, el número de ingresados descendió en cuatro, hasta los 599, de los que 136 (seis más que ayer) están en cuidados intensivos.

La incidencia a 14 días por cada 100.000 habitantes se mantiene en Portugal, como ayer, en 247,3 personas y el índice Rt., que mide las personas que contagia cada infectado, también permanece en 1,2.

A partir de mañana, como ha ocurrido en el último mes, el Área Metropolitana de Lisboa volverá a estar blindada y estará prohibida la entrada y salida de personas entre las 15.00 horas del viernes y las 06.00 horas del lunes, salvo algunas excepciones como los que presenten el certificado de vacunación o por causas de fuerza mayor.

Mientras el Gobierno portugués decide si implementar o no más medidas, las autoridades aceleran el proceso la vacunación con el objetivo de inocular 850.000 dosis semanales, al menos durante la próxima quincena, para llegar a los más jóvenes, cuya protección se considera fundamental para evitar más expansión de la variante delta.

SE DESPLOMA EL TURISMO

El ministro luso de Exteriores, Augusto Santos Silva, dijo hoy que "el aumento del número de nuevas infecciones por 100.000 habitantes es una señal de alarma y tenemos que reducir ese número", ya que, además de los riesgos para la salud, existen otros "efectos negativos sobre el turismo" y en la economía que "son evidentes".

En este sentido, Portugal recibió 6,5 millones de turistas internacionales durante 2020, una caída "sin precedentes" del 73,7% respecto al año anterior como consecuencia de la pandemia, según datos divulgados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) luso.

El turismo interno también disminuyó en 2020, cuando los residentes en Portugal realizaron 14,4 millones de viajes turísticos, un 41,1% menos.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.