Más de una cuarta parte de la Legislatura estatal será elegida sin oposición este 2022

·4  min de lectura
Daniel A. Varela/dvarela@miamiherald.com

Los electores de la Florida no tendrán voz en más de una cuarta parte de las carreras legislativas estatales, después que el viernes expiró el plazo de calificación sin que se presentara ninguna oposición en 45 escaños de la Cámara de Representantes y del Senado, en los que un demócrata o un republicano no consiguieron un candidato.

Actualmente, los republicanos tienen una ventaja de 76 a 42 en la Cámara estatal con dos vacantes, y una ventaja de 23 a 16 en el Senado, con una vacante.

Algunas conclusiones de la clasificación:

  • Los demócratas presentaron un candidato en cada carrera electoral estatal: gobernador, director financiero, comisionado de Agricultura y procurador general. Todos esos cargos están actualmente en manos de los republicanos, excepto el de comisionado de Agricultura.

  • La Cámara y el Senado seguirán casi con toda seguridad bajo el control de los republicanos. Los líderes demócratas de ambas cámaras dicen que su prioridad es mantener los escaños que ya tiene cada partido.

  • El panorama de la Cámara y el Senado estatales parece ligeramente mejor en general para los demócratas, después del proceso de redistribución de distritos que se hace una vez ca 10 años. Sin embargo, lo que muchos perciben como una economía vacilante, combinada con los bajos índices de aprobación del presidente Joe Biden, podría significar que los demócratas están en una situación difícil este otoño.

  • En el Senado, los demócratas no parecían que presentarían a un candidato en 15 de las 40 carreras sino hasta el viernes por la tarde; en la Cámara, los demócratas aparentemente no se presentarían a 41 de las 120 elecciones. Estas cifras están sujetas a cambios, ya que las calificaciones seguían llegando a última hora del viernes. Los republicanos de la Cámara celebraron la elección de al menos 20 de sus miembros.

  • Los republicanos, quienes se adentran en un ciclo electoral con el gobernador Ron DeSantis a la cabeza, declinaron hacer declaraciones sobre su estrategia legislativa.

La Legislatura es responsable de presentar y someter a votación la legislación estatal y confirmar algunos nombramientos del gobernador. Para cumplir los requisitos, los aspirantes deben pagar una cuota de $1,781.82 o recoger cierto número de firmas.

En 2020, los demócratas tenían una teoría: reclutar a alguien para postularse en cada una de las 141 carreras legislativas de la Florida, y así los esfuerzos del partido a nivel estatal se beneficiarían de la exposición de la boleta electoral negativa.

Eso no funcionó exactamente. Los demócratas no solo no ganaron escaños en la Legislatura, sino que su condición de minoría se profundizó tanto en la Cámara como en el Senado; los esfuerzos en las urnas tampoco ayudaron a la cúpula del partido: Joe Biden perdió ante Donald Trump en Florida por más de tres puntos porcentuales.

Cuando se le preguntó si los demócratas tenían la posibilidad de ganar el Senado, la líder de la minoría, Lauren Book, demócrata de Plante, fue contundente.

“No. Eso va a ser un plan de varios ciclos”, dijo el viernes. “No voy a mentir a los candidatos, no voy a mentir a los donantes y no voy a mentir al público”.

Book señaló que los demócratas tienen como objetivo cinco escaños: tres oportunidades para ganar escaños abiertos o escaños en manos de los republicanos, y dos carreras electorales en las que los titulares quieren mantenerse en el cargo.

Buscan voltear un escaño del área de Orlando y un escaño del área de Miami, que actualmente están ocupados por el senador Jason Brodeur y la senadora Ileana García, respectivamente. Los republicanos que ganaron esos escaños en 2020 vieron a sus victorias empañadas por las acusaciones de que se habían beneficiado de “candidatos fantasma”, esquemas que implican candidatos falsos que desvían los votos de un candidato específico.

Y los demócratas quieren retener el escaño de la senadora Janet Cruz en Tampa y el de la senadora Loranne Ausley en el área de Tallahassee.

La senadora Kathleen Passidomo, quien asumirá la presidencia del Senado si los republicanos se mantienen en el poder, no dijo nada sobre los planes de su partido para las carreras al Senado estatal.

“No hace falta decir que no hablamos de la estrategia, de las encuestas, de los números o de cualquier cosa relativa a las operaciones de las campañas del Senado”, dijo Passidomo a través de un mensaje de texto.

La representante Fentrice Driskell, demócrata de Tampa, quien dirigirá los esfuerzos de los demócratas para ganar las carreras legislativas, señaló el difícil entorno para su partido.

“Los vientos desfavorables están en contra nuestra, así que creo que, si nos aferramos a una estrategia muy enfocada con candidatos fuertes, podemos mantener el poder que tenemos y evitar que nos deslicemos a una situación de supermayoría-superminoría”, dijo en una entrevista el viernes, refiriéndose a una situación en la que el número de demócratas es tan poco que pueden hacer poco (con procedimientos legislativos) para oponerse a los republicanos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.