Cuarentenas, enemigas de la aeronáutica comercial

JON GAMBRELL
·4  min de lectura
Un pasajero pasa por un apatato que mide la temperatura en la Terminal 3 del Aeropuerto de Dubái el 10 de junio del 2020. Casi no se ve gente en el aeropuerto más transitado del mundo como consecuencia de la pandemia del coronavirus. (AP Photo/Jon Gambrell, File)
Un pasajero pasa por un apatato que mide la temperatura en la Terminal 3 del Aeropuerto de Dubái el 10 de junio del 2020. Casi no se ve gente en el aeropuerto más transitado del mundo como consecuencia de la pandemia del coronavirus. (AP Photo/Jon Gambrell, File)

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — El movimiento aumenta lentamente en el Aeropuerto Internacional de Dubái, el que más vuelos internacionales recibe en el mundo. Pero la normalización de actividades en medio de una pandemia tomará tiempo, según su director. Sobre todo mientras haya cuarentenas forzadas para los viajeros.

Luego de una drástica reducción de vuelos, vuelve a haber movimiento en el gigantesco aeropuerto y ya es visitado por un millón de pasajeros al mes. Pero esto es menos del 15% del movimiento de hace un año, según su CEO Paul Griffiths.

En un esfuerzo por volver a la normalidad, Griffiths exhortó a los países a que eviten las cuarentenas obligatorias de la gente que llega y que sigan el ejemplo de Dubái, que realiza intensas pruebas de coronavirus antes de partir, obliga a usar barbijos durante los vuelos y hace nuevamente pruebas en las llegadas.

“Hay que tomar las medidas apropiadas para contener y controlar el riesgo, que sean aceptables. En la vida constantemente estamos controlando riesgos, no necesariamente eliminándolos de plano”, sostuvo Griffiths en una entrevista con la Associated Press. “Se debería hacer lo mismo con el virus. Hay que tenerlo bajo control para minimizar el riesgo de infección”.

“Eso se puede lograr con algunas de las medidas que hemos tomado, sin prolongar los perjuicios sociales y económicos que se están produciendo ahora”.

Se calcula que en el Medio Oriente habrá solo 60 millones de pasajeros este año, comparado con los 203 millones del 2019, de acuerdo con la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (AITA). Esto representa el 30% del movimiento del año pasado.

La normalización de actividades puede tomar años. La AITA pronostica que en el 2021 habrá 90 millones de pasajeros en el Medio Oriente. Para aumentar el tráfico antes de que haya una vacuna, la AITA propone pruebas rápidas a los pasajeros, sin obligarlos a entrar en cuarentena.

Mucha gente no viaja porque no quiere estar confinada, dijo Griffiths. Agregó que los aeropuertos deberían ofrecer “pasaportes de salud” u otras medidas que garanticen que no hay contagios en los vuelos.

Griffiths asegura que todo el mundo está a salvo en los vuelos si los pasajeros usan tapabocas. La revista Journal of Travel Medicine publicó un artículo en septiembre según el cual ningún pasajero se contagió del coronavirus en cinco vuelos de ocho horas de los Emiratos a Hong Kong a pesar de que a 58 pasajeros se les detectó el coronavirus a su llegada a destino.

“Los vuelos pueden ayudar a relanzar la economía”, manifestó Griffiths, agregando que la industria aeronáutica “ya demostró que está muy avanzada en el control de la propagación del virus”.

Para Dubái, una ciudad llena de rascacielos en los Emiratos Árabes Unidos, la reanudación de los vuelos es vital para sus intereses comerciales.

La aerolínea nacional Emirates es un elemento central de un imperio llamado “Dubai Inc.”, que maneja una cantidad de negocios estatales, incluidas las ventas duty free (libres de impuestos), que en el 2019 generaron 2.000 millones de dólares. La Investment Corporation de Dubai, propietaria de la aerolínea y de las tiendas duty free, no respondió a preguntas sobre sus ventas del 2020. Su último informe financiero, no obstante, indicó que “las medidas para contener el virus generaron el cierre temporal de tiendas”.

Algunas tiendas duty free han reabierto en partes del enorme aeropuerto. Los gobernantes de Dubái dieron a la aerolínea 2.000 millones de dólares en auxilio financiero y miles de empleados de Emirates fueron despedidos. En cuanto al aeropuerto, Griffiths dijo que “no se puede descartar” el despido de parte de los 2.000 empleados si la recuperación es lenta.

Dubái reabrió sus puertas al turismo en julio, a pesar de que la vecina Abi Dhabi todavía exige a los residentes en los Emiratos que se hagan pruebas del virus para poder ingresar al país. Hay un evidente aumento en los vuelos ahora que Emirates permite embarcarse sin tocar nada y tomó otras medidas para atraer viajeros.

La icónica flota de Airbus A380 de Emirates, no obstante, sigue mayormente en tierra. A principios del 2020 había 2.400 vuelos semanales de esos aparatos, la mayoría de ellos de Emirates, según FlightRadar24.com, que estudia el sector. Actualmente hay 100 vuelos semanales a lo sumo, sobre todo de Emirates, de acuerdo con el portal de la aerolínea.

“Volveremos a los niveles de antes. Pero no sabemos cuánto tiempo tomará”, dijo Griffiths.

___

Jon Gambrell está en www.twitter.com/jongambrellAP