Cuando una mujer pedía en Michigan a sus gobernantes locales condenar a un grupo de odio, uno de ellos le mostró un rifle

Jesús Del Toro
·4  min de lectura

Los grupos supremacistas blancos y otros que promueven el odio han tenido en Estados Unidos un auge en años recientes, con momentos notorios como la manifestación en Charlottesville en 2017, que dejó una persona muerta, y el asalto al Capitolio perpetrado el pasado 6 de enero por seguidores trumpistas y de extrema derecha, entre ellos muchos de corte racista y neofascista. Ese ataque dejó un saldo de cinco muertos y crispó a todo el país.

Y, al parecer, en algunas localidades el apoyo a algunos de esos grupos habría permeado incluso a funcionarios gubernamentales, un signo de la inquietante polarización que se registra en el país. Eso lo atestiguó Keli MacIntosh, residente en el Condado Grand Traverse, en el norte de Michigan.

La posesión de rifles semiautomáticos es legal en EEUU. (Getty Images)
La posesión de rifles semiautomáticos es legal en EEUU. (Getty Images)

De acuerdo al relato de The Washingon Post, MacIntosh, de 74 años, participó el pasado miércoles en una reunión virtual de la Corte de Comisionados del Condado. Su intención era plantearles a los comisionados que realizaran una condena del grupo neofascista Proud Boys luego de que varios de sus integrantes han sido identificados entre los agresores que irrumpieron en el Capitolio en Washington DC.

Esto porque, de acuerdo al Post, en marzo del año pasado miembros de ese grupo de odio se presentaron ante los comisionados del Condado Grand Traverse en apoyo de una moción sobre derechos de posesión de armas de fuego.

Se trató de una moción para convertir a ese condado en un “santuario de la Segunda Enmienda” (el apartado constitucional de Estados Unidos que consagra el derecho a poseer armas) en donde no podrían usarse fondos del gobierno para restringir ese derecho. Según informó el periódico local Record-Eagle, dos miembros de Proud Boys hablaron entonces a favor de esa moción, que fue aprobada con cuatro votos a favor y dos en contra.

Desde entonces, MacIntosh había objetado la participación de integrantes de Proud Boys ante la Corte de Comisionados, lo que consideró como una suerte de aval a ese grupo.

Así, cuando MacIntosh, una enfermera retirada, ejercía su derecho y se dirigía a la Corte de Comisionados durante una reunión pública virtual para que repudiaran a Proud Boys, uno de los funcionarios, Ron Clous, se apartó por un momento de su cámara y volvió portando un rifle semiautomático.

MacIntosh quedó horrorizada y, de acuerdo al Post, se preguntó sobre lo hecho por Clous: “¿Qué mensaje estaba tratando de enviar? ¿Que si alguien habla en contra de nosotros, nosotros lo amenazaremos con armas?”.

Clous dijo al Record-Eagle que en su desplante “yo solo iba a mostrar el rifle para mostrar mi apoyo a la Segunda Enmienda, pero luego opté por no hacerlo”. Y añadió que no condenaría a Proud Boys pues considera que se trata de “personas decentes y ellos nos trataron con respeto”.

Y MacIntosh, que colabora con la organización liberal Indivisible, no fue la única en expresarse contra ese grupo. Otro activista lo hizo previamente para exigir a los comisionados que dijeran que no son miembros de milicias.

Ante ello, el presidente de la Comisión, Rob Hentschel, clamó: “Yo no soy miembro de Proud Boys… Pero conozco a algunos de ellos. He conocido a Proud Boys negros, a Proud Boys multirraciales puertorriqueños y ellos me han informado que incluso hay Proud Boys gays. No veo cómo puedan tratarse de un grupo de odio”.

Pero el hecho es que Proud Boys es considerado un grupo de odio por organizaciones como el Southern Poverty Lawn Center y varios de sus miembros han sido arrestados por su implicación en el violento asalto contra el Capitolio.

Por ello, la defensa que de ese grupo se hizo en la Comisión de Grand Traverse y la ostentación del rifle semiautomático le resultó extremadamente punzante a MacIntosh y otros, a quienes inquieta que se registre aún mayor actividad de parte de ese y otros grupos de odio.

El hecho de que los propios comisionados hubieran caldeado la situación en lugar de tratar de mitigar las tensiones, sería un signo de la ruda polarización que se vive en Estados Unidos y que es necesario mitigar.

Y de acuerdo a la televisora local WPBN se han comenzado ya a elevar voces que exigen la renuncia de Clous por haber mostrado el rifle en la sesión de la Corte de Comisionados.

Noticias relacionadas

VIDEO | Schwarzenegger compara el asalto al Capitolio con el nazismo en Alemania