"Esto es lo que pasa cuando llueve sobre un monte quemado"

Hace casi dos meses que el fuego arrasó miles de hectáreas en Galicia. Las llamas se extinguieron, pero sus efectos todavía se dejan notar. Con las cenizas aún sobre el terreno, la lluvia, convertida en tromba de agua, las arrastra monte abajo dando lugar a imágenes tan poderosas como estas compartidas por Manel Loureiro en Twitter.

El año que está a punto de cerrar está considerado como uno de los más negros en cuanto a incendios se refiere para Galicia. Este 2017 se han quemado más de 61.000 hectáreas. Más de la mitad de ellas (49.000, según La Voz de Galicia) el pasado mes de octubre tras varios días luchando contra incendios iniciados en distintos puntos de la comunidad autónoma.

Pese a que ya han pasado semanas de aquello, sus efectos se siguen notando sobre en el monte calcinado. Solo hace unos días desde La Sexta denunciaban el estado del terreno, donde las cenizas se acumulaban hasta una altura de 50 centímetros y el suelo aún continuaba ardiendo a dos metros de profundidad.

Desde su web, donde colgaron un vídeo en el que podían verse estos efectos a posteriori de los incendios, se hablaba de la acusación de dejadez que hacían los ecologistas y de la imposibilidad de recuperarse para la fauna del lugar con la tierra convertida en ceniza.

Ahora, con la borrasca Ana atravesando la Península, las ansiadas lluvias han llegado por fin provocando imágenes como las registradas por el escritor Manel Loureiro. Con su vídeo demuestra lo que ocurre cuando agua y cenizas se mezclan en un monte arrasado por las llamas. Una estampa que él mismo califica como “horror ecológico” y que se está haciendo viral.

Miles de hectáres, casi 50.000, ardieron el pasado mes de octubre en Galicia. (Foto: EFE/Brais Lorenzo)