Cuando hace un siglo ya estaba de moda el trasladarse en un patinete motorizado por la calle

·3  min de lectura

En los últimos años por las calles de prácticamente todas las poblaciones circulan docenas de personas trasladándose de un lado a otro montadas en patinetes eléctricos (también llamados ‘scooter motorizado’).

Florence Norman (izquierda) y un funcionario del servicio postal (derecha) montados en un scooter motorizado hace un siglo  (imágenes vía Wikimedia commons)
Florence Norman (izquierda) y un funcionario del servicio postal (derecha) montados en un scooter motorizado hace un siglo (imágenes vía Wikimedia commons)

Pero estos vehículos tan de moda y que se han convertido en una alternativa a las motocicletas u otros transportes poco verdes, no es algo que se haya inventado recientemente, pudiendo encontrar que muchos son los prototipos que se han ido poniendo en marcha desde hace unas décadas, llegando a encontrar que hace un siglo ya existían.

En 1915 la empresa ‘Autoped Company’ de Long Island City (Nueva York) sacaba al mercado un scooter motorizado que, en un principio, estaba pensado como un medio de diversión para niños, teniendo un motor de convulsión que inicialmente no llegaba a los 100 centímetro cúbicos.

Era algo que por su precio solo estaría al alcance de aquellas familias con más recursos (100 dólares de la época), pero inusitadamente este vehículo empezó a tener una gran aceptación entre los adultos, siendo estos los principales poseedores de un patinete motorizado.

Debemos de tener en cuenta que por aquel tiempo todavía no existían las estrictas normas de circulación que hoy tenemos y que ni tan siquiera habían semáforos en la mayoría de poblaciones, por lo que fue muy común ver circular juntos a automóviles y patinetes ‘Autoped’(tal y como se le denominó).

Incluso el servicio postal neoyorquino llegó a adquirir unos cuantos scooters motorizados y habitual era ver a los carteros realizar el reparto de la correspondencia montados en uno.

Aunque el Autoped empezó a ser comercializado en 1915, no fue hasta un año después cuando Arthur Hugo Cecil Gibson consiguió registrar y que se le aprobara la patente (concretamente el 25 de julio de 1916).

Aquel mismo año hubo una mujer que recibió como regalo de cumpleaños un Autoped y numerosas eran las ocasiones en las que se le vio trasladarse montado en uno (tanto en Nueva York como en sus visitas a Londres y otras capitales). Me estoy refiriendo a Florence Norman, una famosa sufragista que llegaba a las reuniones con los principales líderes políticos sobre su scooter.

Fue tan relevante este hecho que incluso la prensa le dedicó varios artículos en los que se hablaba más de ese curioso medio de transporte que de la lucha social por la igualdad y el sufragio femenino.

En 1919 la compañía alemana ‘Krupp’, presentó su propio modelo de scooter motorizado, algo mejorado y con una potencia que hacía superar los 30 kilómetros por hora de velocidad y un motor de 155 cc, que en un par de años ya era de 191 cc e incluso incorporaba un asiento.

No se sabe a ciencia cierta cuál fue el motivo, pero hacia la primera mitad de la década de 1920 la demanda y venta de los scooters motorizados empezó a descender y en 1921 Autoped Company dejó de comercializarlo y un año después hizo lo mismo la empresa Krupp.

Algunos expertos apuntan que fue a causa de la popularización de las motocicletas, las cuales empezaron a comercializarse por un precio similar a los scooters y durante unas cuantas décadas los patinetes motorizados quedaron en el semiolvido, hasta que volvieron a surgir a mediados de 1980, aunque apenas tuvo éxito ese resurgir y no fue hasta ya entrados en el siglo XXI cuando se retomó la fiebre por poseer y trasladarse en los nuevos patinetes eléctricos.

Fuentes de las imágenes: Wikimedia commons

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.