Cuál es la mejor hora del día para ducharse, según la ciencia

·6  min de lectura
Según la Academia Española de Dermatología y Venereología (<a href="http://aedv.es/" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:AEDV" class="link rapid-noclick-resp">AEDV</a>),<strong> la piel solo está preparada para soportar una ducha al día</strong> ya que <em>"</em><strong><em>el exceso de limpieza o de exposición al agua </em></strong><em>también puede deteriorarla en pacientes sanos o agravar enfermedades dermatológicas ya existentes". </em>Así que conviene escoger bien el momento y tener claras algunas cuestiones importantes (Foto: Getty)
Según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), la piel solo está preparada para soportar una ducha al día ya que "el exceso de limpieza o de exposición al agua también puede deteriorarla en pacientes sanos o agravar enfermedades dermatológicas ya existentes". Así que conviene escoger bien el momento y tener claras algunas cuestiones importantes (Foto: Getty)

Algunas personas prefieren ducharse por la noche para meterse en la cama sin rastro de suciedad y otras no conciben comenzar el día sin un ducha revitalizante. Pero dejando de lado las elecciones personales, ¿hay algún beneficio real de ducharse por la noche o por la mañana?

Por lo que se ha publicado, la ciencia se decanta por la ducha nocturna por dos razones principales. La primera, que ducharse antes de irse a dormir el agua arrastra las partículas depositadas sobre la piel durante el día eliminando la suciedad y el sudor, lo que permite que esta se regenere adecuadamente durante la noche. Y la segunda, porque nos ayuda a mejorar la calidad del sueño y a conciliarlo más rápido.

Además, "dado que el período en el que dormimos es crucial para la regeneración de la piel, asegurarse de tener una piel limpia ayudará a garantizar que los poros no se obstruyan", apunta la especialista en cosmética Rekha Tailor al diario Express.

Para los dermatólogos esta sería también la mejor opción porque siempre hay algo en el aire: gérmenes, contaminación, suciedad... y lo último que querrás es dejar que todo eso penetre en tu piel mientras duermes. Además, al retirar los posibles microbios estamos protegiéndonos de posible infecciones y alergias.

Una ducha nocturna no solo sirve para irse limpio a la cama, también afecta al ritmo circadiano, en el buen sentido. Los expertos en sueño señalan que una ducharse a última hora del día cambia la temperatura del cuerpo de una manera que puede ayudarte a conciliar el sueño más rápido y más fácilmente. (Foto: Getty)
Una ducha nocturna no solo sirve para irse limpio a la cama, también afecta al ritmo circadiano, en el buen sentido. Los expertos en sueño señalan que una ducharse a última hora del día cambia la temperatura del cuerpo de una manera que puede ayudarte a conciliar el sueño más rápido y más fácilmente. (Foto: Getty)

Por otro lado, ducharse a última hora del día es especialmente beneficioso para las personas alérgicas -sobre todo durante la temporada de polen- ya que ayuda a eliminar los alérgenos que se acumulan durante el día y que pueden trasladarse a las sábanas.

Además, debido a que algunos productos para el cabello actúan como imanes de polen, los alergólogos recomiendan ducharse y lavarse el pelo antes de acostarse para eliminar las posibles esporas y partículas que se quedan atrapadas. De lo contrario, los síntomas podrían empeorar incluso mientras duermes. Lo mismo ocurre con las personas que tienen acné, una limpieza suave al terminar el día ayudará a reducir los brotes.

La temperatura del agua y el tiempo que pasa antes de irte a la cama son determinantes para sacarle el máximo partido

Otra gran ventaja a tener en cuenta es que la ducha puede genera una caída en la temperatura corporal, y eso hace que nuestro cuerpo reduzca la frecuencia cardíaca, la frecuencia respiratoria y la digestión, entrando así en el estado y el ritmo ideal para lograr un sueño óptimo. 

La conexión entre el sueño y las duchas tiene que ver con la temperatura corporal, que ayuda a regular el ritmo circadiano. Nuestra temperatura corporal es más alta por la mañana y por la tarde, cuando es probable que estemos más despierto. A medida que la temperatura corporal desciende por la noche, comenzamos a sentir somnolencia.

Darse una ducha tibia por la tarde puede parecer contradictorio, pero según el experto en sueño Christopher Winter, miembro de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño (AASM, por sus siglas en inglés) y director médico del centro del sueño del Hospital Martha Jefferson, la ducha inicialmente eleva la temperatura corporal. Sin embargo, después de salir de la ducha, la temperatura de su cuerpo disminuye, lo que indica que es hora de irse a dormir (o al menos facilita el sueño).

Para que esto funcione es importante no dejarlo para el último momento. Si te duchas demasiado cerca de la hora de dormir, puedes provocar el efecto contrario y calentar el cuerpo, al no dejar suficiente tiempo para que baje la temperatura. Esto hará que se active el sistema de alerta y podrías desvelarte.

El momento óptimo para ducharse es de 60 a 90 minutos antes de acostarse, así el cuerpo tendrá tiempo suficiente para enfriarse y experimentar una caída más pronunciada en la temperatura corporal, lo cual promueve el sueño. Y todos conocemos los beneficios reconstituyentes de un buen sueño para la mente y el cuerpo: aleja el mal humor, evita el estrés e incluso que comas en exceso sin pensar .

Por último, una ducha tardía (y fresquita) podría ser muy recomendable en climas más cálidos o durante los meses de verano porque en esta época resulta más difícil lograr la caída natural de la temperatura corporal necesaria para dormir bien. 

"Una ducha de agua (no tan caliente o fría) es estimulante para la piel y el espíritu. El efecto inmediato es una vasodilatación superficial para mantener la temperatura y posteriormente una vasoconstricción. Por otro lado ayuda a despertarnos", explica la dermatóloga Elia Roó Rodríguez, miembro de la AEDV.

En climas muy calurosos la aplicación externa de agua sobre la piel evita que se produzca un golpe de calor. “Algunos de estos relevantes beneficios del agua son: limpiar, calmar, refrescar cuando uno está sometido a mucho calor, hidratar y proteger", añade la Dra Roó.

3 razones por las qué es mejor terminar con agua fría (si lo aguantas)

  • Activa el sistema inmunológico: Cuando se sumerge en agua fría, el cuerpo naturalmente intenta calentarse. Este proceso acelera el metabolismo, lo que activa el sistema inmunológico. El resultado es un aumento en el recuento de glóbulos blancos, que es lo que nuestro cuerpo usa para combatir los ataques bacterianos y virales, por lo que tener más de estos ayudará.

  • Previene los resfriados. Debido a que ha activado su sistema inmunológico, el cuerpo está mejor preparado para luchar contra cualquier cosa que se le presente. Una ducha fría aislada te ayuda a luchar contra lo que ya tienes y, cuando lo haces a diario, estarás mejor equipado para manejar infecciones futuras.

  • Estimula las hormonas antidepresivas. Aunque pasar frío es poco apetecible, puede tener un efecto muy positivo al activar el sistema nervioso simpático, responsable de la respuesta de "lucha o huida". El resultado es una inundación de beta-endorfina y noradrenalina en el cerebro, que tiene un efecto antidepresivo natural.

Ahora ya conoces todas las ventajas de ducharte por la tarde-noche. Pero si eres de los que se duchan por la mañana, no te preocupes porque también reporta beneficios como reactivar la circulación sanguínea y despejar la mente, ayudándote a despertar la creatividad y comenzar bien el día. El agua tiende a tener un efecto calmante, eliminando la estimulación externa y dándote espacio mental para reflexionar. Por eso, ducharse (en términos generales) está relacionado con menos estrés, un mejor sistema inmunológico, una piel radiante e incluso menos ganas de posponer las cosas.

Independientemente de la hora en que prefieras ducharte, debes evitar hacerlo con agua muy caliente o muy fría. Lo ideal es el agua tibia y no ducharse más de una vez al día, ya que esto supondría una agresión para la piel. La sobre higiene puede generar muchos problemas dermatológicos y aumentar la deshidratación de la piel, que pierde el 25 por ciento de su hidratación natural durante la ducha. Así que no alargues la ducha más de lo necesario.

Más historias que pueden interesarte:

Si te lavas la cara en la ducha, sin quererlo, cometes un gran error

Ducharte con el agua tan caliente, el peor hábito para tu salud

Ducharte inmediatamente después del gimnasio no es recomendable

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.