El aceite más saludable para cocinar, según la Asociación Estadounidense del Corazón

·3  min de lectura

Una dieta sana es clave para la salud de las personas y en ello un factor clave es la cantidad y calidad de las grasas que se consumen. Una fuente importante de ello es el aceite que se utiliza para cocinar, un ingrediente clásico y muy gustado en la gastronomía.

Pero el aceite aporta una cantidad sustantiva de grasas, por ello elegir el más saludable para cocinar es una decisión importante. Es allí donde el consumidor se topa con una pregunta: ¿cuál elegir entre tantas variedades: aceite de maíz, de canola, de oliva, de girasol, de cártamo, de aguacate, de palma, de sésamo, de coco…?

Aceite de oliva. (Getty Creative)
Aceite de oliva. (Getty Creative)

El portal Well+Good cita a la Asociación Estadounidense del Corazón, que recomienda “aceites líquidos de plantas no tropicales como oliva y girasol” como los más saludables.

Y también cita a Lisa Moskovitz, dietista y nutricionista, quien explica que los “aceites tropicales” (por ejemplo los de palma o coco) contienen altas cantidades de grasas saturadas, que al ser consumidas pueden incrementar los niveles de colesterol en la sangre y elevar los riesgos de enfermedades cardiovasculares.

Por ello, Moskovitz recomienda también los aceites de oliva y girasol y explica que si alguien tiene duda sobre qué aceite tiene mayores concentraciones de las indeseables grasas saturadas basta con observarlos a temperatura ambiente: “cuando sus aceites son más sólidos a temperatura ambiente, estos típicamente contienen mayores concentraciones de grasa saturada, que incrementa el colesterol LDL que tapona las arterias”.

Aceite de girasol. (Getty Creative)
Aceite de girasol. (Getty Creative)

El aceite de oliva, en cambio, resulta muy saludable. Well+Good cita un estudio realizado en 63,867 mujeres y 35,512 varones que halló que quienes consumieron media cucharadita de aceite de oliva al día tuvieron 15% menos riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular y 21% menos riesgo de sufrir enfermedad de las arterias coronarias.

El aceite de oliva extravirgen, indica Moskovitz, aporta también antioxidantes que reducen la inflamación que “puede dañar el sistema inmune, el sistema digestivo, la armonía hormonal y el metabolismo”.

En tanto, otra opción saludable es el aceite de girasol, que según Moskovitz “es una gran fuente de vitamina E que opera como antioxidante y protege contra ciertos tipos de cáncer y combate la inflamación”. Ese aceite también es rico en ácidos grasos omega 6, que también tiene propiedades antiinflamatorias.

La dietista aclara que cada uno de esos aceites ha de usarse de modo apropiado para evitar que se mermen sus propiedades, lo que sucede cuando el aceite comienza a humear. Moskovitz señala que el aceite de girasol resiste mucho mejor las altas temperaturas que el de oliva, por lo que para freír alimentos es preferible usar el de girasol mientras que el de oliva funciona mejor para hornear y saltear o para preparar en aderezos y salsas.

Una gran plantación de palmas para aceite. Se ha criticado que la siembra de palmas en enormes proporciones, lo que ha reemplazado a la flora de amplias regiones, ha causado destrucción de ecosistemas y de la biodiversidad. (Getty Creative)
Una gran plantación de palmas para aceite. Se ha criticado que la siembra de palmas en enormes proporciones, lo que ha reemplazado a la flora de amplias regiones, ha causado destrucción de ecosistemas y de la biodiversidad. (Getty Creative)

Y aunque Moskovitz no descalifica el uso de otros aceites, como el de aguacate o el de canola, sí señala que lo mejor es la variedad de alimentos y nutrientes y el balance de lo que se consume. En ese sentido, los aceites de oliva y girasol serían la opción más saludable para preparar alimentos.

Otros añaden algunas opciones a la lista. El portal Healthline menciona como opciones saludables para cocinar los aceites de oliva, de aguacate, de sésamo y de cártamo y dice que conviene evitar en la cocción o fritura de alimentos los aceites de pescado o alga (que se consume frío y en poca cantidad como suplemento) y de nuez y linaza, que no responden bien al calor y son más apropiados para usarse en frío. Y no recomienda por cuestiones éticas el aceite de palma de palma, debido a la afectación de los ecosistemas que provoca su cultivo intensivo.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: El filtro del microondas que deberías cambiar cada seis meses y que seguramente no conoces

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.