El cuadro de Boca Juniors, el más complicado rumbo a la final de la Copa Libertadores de América

Gastón Hirschbrand
·2  min de lectura

Es verdad que para ganar la Copa Libertadores de América, así como en todos los torneos eliminatorios, hay que ganarle al que toque, sin importar el calibre del rival ni sus antecedentes.

Sin embargo, uno de los momentos más emocionantes que tiene el certamen continental más importante a nivel clubes es el del sorteo de los octavos de final y la conformación de los cuadros para acceder a la gran final, que se realizó hace instantes en Luque, Paraguay, en la sede de la CONMEBOL.

Allí, la suerte determinó que Boca Juniors, primero en el Grupo H de manera indiscutida, enfrentará en octavos a Inter de Porto Alegre, que terminó segundo por detrás de su clásico Gremio en la zona E.

El conjunto dirigido por el argentino Eduardo Coudet, que también tiene a los coterráneos Andrés D'Alessandro, Damián Musto, Víctor Cuesta, Leandro Fernández y Renzo Saravia (se rompió los ligamentos cruzados), está primero en la tabla de posiciones del Brasileirao junto a Flamengo, con 34 unidades cada uno, y es siempre un escollo complicado, sobre todo en Porto Alegre.

Como si esto fuera poco, si los de Miguel Ángel Russo logran eliminar a los brasileros, se verán las caras en cuartos de final ante Flamengo o Racing, otros dos rivales complicadísimos. ¿Y en semifinales? Se podrían sumar rivales como Gremio o Santos.

River, del otro lado del cuadro, tendrá a priori un duelo más accesible frente a Athletico Paranaense en octavos, a Independiente del Valle o Nacional como posibles rivales en cuartos y a Palmeiras en semifinales.

Todo está por verse, y si hay un deporte imprecedible en el mundo ese es el fútbol, por eso nos apasiona tanto. Boca realizó una fase de grupos espectacular, liderando su grupo con el doble de puntos que el otro clasificado, Libertad, pero ahora empieza lo complicado. Y lo más lindo...