Cuadernos de las coimas: inminente fallo de la Cámara de Casación sobre la validez de las declaraciones de los arrepentidos

LA NACION
·2  min de lectura
El fallo de la Cámara de Casación será en respuesta a un planteo de los acusados del caso, quienes apuntan a que los dichos de los imputados colaboradores sean anulados
Fuente: Archivo

La Cámara de Casación emitirá un fallo en las próximas horas para saldar la discusión sobre la validez de los dichos de los arrepentidos en el caso de los cuadernos de las coimas. El tema está en las manos de la Sala I, integrada por los jueces Diego Barroetaveña, Daniel Petrone y Ana María Figueroa, yse espera una definición para la tarde de hoy o el lunes.

En esta causa, donde se homologaron 31 acuerdos con arrepentidos, la vicepresidenta Cristina Kirchner está acusada de haber liderado una asociación ilícita para recaudar coimas de empresarios de la obra pública.

Esta definición acumuló en las últimas semanas grandes expectativas de los acusados en el caso cuadernos, que objetaron la forma en que el juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli tomaron y registraron las declaraciones de los imputados colaboradores, en actas de papel.

También están atentos a este fallo varios de los funcionarios judiciales de Comodoro Py que intervinieron en la instrucción de la causa.

El propio Alberto Fernández cuestionó en duros términos la ley del arrepentido el fin de semana pasado. "Es un sistema de compra-venta de testimonios", dijo durante una entrevista con Net TV, para apuntar a un uso político en la región. "Si ustedes miran, se aplicó casi simultáneamente en Ecuador, Brasil y Argentina: en los tres casos para perseguir dirigentes políticos opositores".

La causa de los cuadernos

La causa tiene su origen en los datos revelados por las anotaciones del chofer del exfuncionario de Planificación Roberto Baratta, Oscar Centeno, que registró durante casi una década movimientos de los exfuncionarios del Ministerio de Planificación.

LA NACION accedió a esos registros y los puso en conocimiento de la Justicia. Las anotaciones daban cuenta de cómo los entonces funcionarios cobraban dinero ilícito de grandes empresas contratistas con negocios en el país. Esos datos fueron verificados por los investigadores judiciales y el caso tuvo su punto más álgido entre julio y agosto de 2018, cuando el fallecido juez Claudio Bonadio ordenó la detención de Centeno y de 17 exfuncionarios e importantes directivos de empresas.

Los meses que siguieron a esos mega operativos de detenciones llevaron a Stornelli, al fiscal Carlos Rívolo y a Bonadio a tomar decenas de declaraciones indagatorias de empresarios y exfuncionarios para que convalidaran o refutaran las anotaciones de Centeno. Utilizaron la figura del arrepentido, que fue clave para el avance de la causa.

Cristina Kirchner, que calificó al caso como "cinematográfico", fue citada a declarar como acusada por Bonadio. En un mismo día, la indagó por el caso de los cuadernos y por siete de sus expedientes derivados. Hoy, la vicepresidenta está procesada como líder de una asociación ilícita. La Cámara Federal de Casación anuló este año la prisión preventiva que le había dictado Bonadio, nunca ejecutada porque Cristina Kirchner cuenta con fueros.