Cuánto se podrá facturar desde enero para estar en el monotributo

·6  min de lectura

Desde enero próximo, los topes de facturación anual para estar en el monotributo subirán un 26% respecto de los valores actuales, según afirmaron a LA NACION fuentes del Gobierno. De esta manera, y según publicó esta tarde la AFIP en su página web, quienes realizan actividades de servicios podrán tener ingresos de hasta $3.276.011,15 y, si se trata de contribuyentes dedicados a la venta de cosas muebles, la facturación admitida será de hasta $4.662.015,87. También tendrán un incremento de igual porcentaje los montos de facturación máxima en cada una de las categorías y los importes a pagar mensualmente, en concepto tanto del componente impositivo como de los aportes a la obra social y al sistema previsional.

La actualización que se decidió aplicar provoca que el incremento de la facturación permitida para estar en el sistema simplificado quede, medida en términos anuales, muy por debajo de la inflación de 2021. Y, entonces, pone a más contribuyentes en riesgo de tener que pasarse al régimen impositivo general, lo cual implica tener que hacer la inscripción en el IVA y en el impuesto a las ganancias, además del pago mensual del aporte previsional de autónomos (más elevado que el del monotributo).

En relación con las cifras de facturación máxima de la tabla con vigencia en enero de 2021 (es decir, en la comparación anual), la suba del ingreso máximo permitido en el caso del comercio es de 32,05%, en tanto que en servicios el reajuste es de 39,18%. La inflación, según se estima, será de alrededor de 50% en todo el año. Por eso, aun habiendo tenido ingresos que en términos reales disminuyeron, hay contribuyentes que podrían quedar afuera del monotributo. En enero habrá una recategorización obligatoria y los valores que deberán observarse para el trámite son los de la tabla actualizada.

Para las categorías más bajas, en tanto, hay un incremento de los ingresos topes que es superior al 60%. En el caso de la categoría A, la suba en términos anuales es de 65,05%, al pasar de $282.444,69 a $466.201,59. Y en la B el reajuste es de 63,57%, al subir, en un año, de $423.667,03 a $693.002,36. En el tercer escalón, en tanto, el incremento llega a 71,75%: el ingreso tope para estar en la categoría C pasa a $970.203,30, mientras que en la primera parte de 2021 era de $564.889,40.

El 26% es el incremento acumulado que, por la ley de movilidad, tuvieron las jubilaciones y pensiones del sistema gestionado por la Anses en la última parte de este año: hubo un alza de 12,39% en septiembre y una suba de 12,11% que se aplicó con los haberes del actual mes de diciembre.

Según lo que establece una ley, desde 2018 los valores del esquema del monotributo, tanto de las facturaciones admitidas como de los importes a pagar, se actualizan cada mes de enero según el porcentaje de movilidad previsional. Hasta ahora, al tratarse de una actualización anual, siempre se consideró lo que había ocurrido en la totalidad del año previo (para el reajuste de 2021, por ejemplo, como en 2020 hubo aumentos diferenciados según niveles de ingresos, se tomó en cuenta la suba anual del haber mínimo).

Por eso, en el ámbito de los contadores se esperaba que el incremento fuera de 52,67%, que es el nivel de la suba que arrojó, para todo 2021, la fórmula de movilidad que está vigente desde el inicio de este año. Con el uso de ese índice se le hubiera empatado o incluso se le hubiera ganado a la inflación en la actualización de los montos de todas las categorías (y no solo en el caso de algunas), tanto si se hubiera considerado como base para hacer el cálculo la tabla del segundo semestre, como si se hubiera tomado la tabla que rigió en la primera mitad del año.

Desde el Gobierno sostienen que se tuvo en cuenta que este año rigieron dos tablas: una en el primer semestre, que contempló cifras ajustadas en un 35,3% respecto de las de 2020 y otra en la segunda mitad del año, que incluyó un incremento extraordinario de los montos de ingresos máximos, definido por una ley del Congreso Nacional.

Esa ley se decidió, hacia mediados de año, tras la manifestación de un fuerte rechazo, de contadores y monotributistas, a la pretensión de la AFIP de cobrar de manera retroactiva las diferencias por una actualización de los aportes que debió haberse hecho en enero de 2021 y que, por demoras en las normativas, terminó concretándose varios meses después.

“A partir de las modificaciones y mejoras excepcionales introducidas al régimen simplificado por el Congreso a lo largo del año, los nuevos valores debieron calcularse utilizando la variación de la fórmula de movilidad jubilatoria para la segunda mitad del año”, es la explicación dada desde el Gobierno. Sin embargo, como el régimen actual de movilidad estuvo vigente durante todo 2021, también podría haberse aplicado el 52,67% (el índice de actualización anual de las jubilaciones) considerando como punto de partida, para el cálculo, la tabla vigente en el primer semestre.

De cuánto serán los aportes a pagar

Además de los montos de facturación que corresponden a cada categoría del monotributo también se incrementan, en un 26%, los montos a pagar cada mes por el componente impositivo y por los aportes a la obra social y al sistema previsional. Así, por ejemplo, en la categoría A (la más baja) el importe total pasará de $2646,22 a $3334,24. En la B, el monto irá de $$2958,95 a $3728,29 y en la C subirá de $3382,62 a $4262,11 (servicios) y de $3325,44 a $4190,06 (venta de cosas muebles).

En las categorías más elevadas el importe total mensual pasa de $12.789,38 a $16.114,67 en la H, que es la última correspondiente a actividades de servicios, y de $19.912,74 a $25.090,13 en la K, la más alta para comercio de bienes muebles.

El aporte para la obra social, en tanto, queda en $1775,18 y el que se deriva al sistema jubilatorio irá de los $1270,99 a los $3296,62, dependiendo de la categoría en la que esté ubicado el monotributista.

Todos los montos se reajustan en un 26% respecto de los valores que rigen durante el actual segundo semestre de 2021. En la primera parte del año se habían mantenido, por ley, los importes que habían correspondido, en función de la actualización legal por el índice de movilidad, a 2020.

Entre los últimos cambios que se le introdujeron al sistema del monotributo, este año se dispuso, por ley y a propuesta del Poder Ejecutivo, un mecanismo que alivia los costos que implica tener que pasar (por exceder el nivel de facturación permitido o por no cumplir con otros requisitos) al sistema general de autónomos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.