Cuánto cuesta una bicicleta eléctrica de marca argentina

Miguel Distefano

Sentir el viento en la cara, el deslizamiento de las ruedas sobre el asfalto, la satisfacción por el esfuerzo al pedalear....bueno, no tanto esfuerzo. Es que con las bicicletas eléctricas, cada vez más usadas, con solo un poco de impulso alcanza para desplazarse a mayor velocidad que con las comunes, de manera de evitar cansarse.

Se trata básicamente de bicicletas comunes a primera vista, a las que se les añade un pequeño motor eléctrico, alimentado por una batería, que ayudará a la hora de afrontar pendientes o evitar cansarse en trayectos largos. Pero el motor no hará todo el trabajo, por lo que siempre habrá que pedalear, aunque con ayuda (pedaleo asistido o pedelec, un impulso eléctrico que activa al motor) o habrá que usar el acelerador, que permite ajustar la velocidad al igual que se hace con un scooter o ciclomotor para ir más rápido en determinados momentos. En este último caso, hay una discusión de si se trata de bicicletas eléctricas o ya pueden ser considerados ciclomotores, porque de hecho hasta es posible evitar el pedaleo por completo.

Con las bicicletas eléctricas se evitan gastos de patentamiento, licencia de conducir, patente o tomarse la cabeza ante cada aumento de combustible. Además, las distancias se acortan y se podrá llegar casi sin transpirar al destino. Para tener una idea, mientras que las más comunes pueden llegar a alcanzar una velocidad de unos 25 km por hora, las más potentes llegan a unos 45 km/h, algo que por ejemplo le hubiera venido muy bien a Elliot, su hermano y sus amigos para poder escapar mucho antes de sus captores en E.T.

Igualmente, no todos los modelos pueden andar libremente por la ciudad. Hay que tener en cuenta que la Ley 5867 de 2017 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que reglamenta a los ciclorodados con pedaleo asistido eléctricamente, especifica, entre otras cosas, que las bicicletas eléctricas que circulen por la ciudad deben cumplir con un tope de velocidad de 25 km/h, una potencia máxima de 500 w (vatios) y un peso máximo de 40 kg.

El voltaje y la potencia

En algunos modelos, el motor eléctrico ya viene instalado, generalmente en una de las ruedas o montadas en el cuadro. Aunque también existe la opción de incorporarlo en cualquier modelo de bicicleta, incluso en la que se tenga en el hogar, pero el precio es casi similar a comprar una nueva. Para ir teniendo una idea de qué tipo de motor se puede adquirir, las más económicas generalmente son las que menos voltaje manejan (24 voltios -V-) que pueden ser tanto de plomo-calcio (24 o 36 V) y las de litio-ion (25 o 37 V). A mayor voltaje, más potencia y mayor autonomía.

Con el mínimo gasto que implica su alimentación eléctrica (0,3 Wh, menos de lo que consume la carga de un celular) y la opción de un esfuerzo mínimo para trasladarse con ellas, son una gran opción para movilizarse. La batería tarda entre 4 y 6 horas en cargarse. La autonomía de su motor dependerá de su uso, del peso de la persona, de la elevación del terreno y de otras variables: como, por ejemplo, si las ruedas están desinfladas, el viento en contra o el tipo de motor que tenga la bici. El cálculo es que una carga puede permitir viajar entre 20 y 80 kilómetros, según el modelo.

Sin batería igual se puede pedalear

Vale aclarar a los más remolones que si la batería se acaba, no es como una moto o un auto, que se para y no se puede usar hasta que se recargue. De nuevo, se trata de una bicicleta, así que es posible seguir pedaleando, aunque habrá que hacer un poco más de esfuerzo porque estas bicis son un poco más pesadas que las de tracción a sangre: más de 20 kilos extra por el motor y la batería.

Protección ante todo

No son motos, pero pueden ir rápido. Es por eso que conviene procurarse toda la protección posible antes de salir a la calle. Casco, rodilleras y coderas son imprescindibles a la hora de montar en una de estas bicis.

Modelos en venta en el país

Vale aclarar que muchas de las bicis eléctricas mencionadas se fabrican en el país, mientras que otras se importan.

La empresa EcoWinco (si suena de algún lado el nombre, es porque es el mismo de la clásica marca de tocadiscos Wincofón, famosa a mediados del siglo pasado y ahora empresa de electrodomésticos) ofrece tres modelos: una de rodado 16 (con una autonomía de 20 km) a $30.900, otra rodado 20 (autonomía 35 km) con cambios y batería extraíble, a $42.900 y un rodado 26 (autonomía 35 km), con cambios y canasto incorporados, cuyo valor es de 46.200 pesos.

Por su parte, en Etrotter es posible encontrar opciones tanto en bicis plegables (las que se pueden guardar en un armario o dejar en un costado de la oficina), las urbanas y las de mountain bike, deportivas y para otro tipo de terreno, que van desde los $36.200 hasta los $56.980.

En tanto, Emov Electric ofrece 14 versiones de su modelo del mismo nombre para mountain bike, un rodado 26 que cuesta unos $46.900 (más IVA); otro con motores de 350w a 1500w y rodados de 26 a 29, a un precio de $43.396 o la opción de Geroad, una rueda que se añade a una bici común y la transforma en eléctrica sin necesidad de conectar cables; se vende en rodados del 20 al 29 y a partir de $33.500 (más IVA).

Otra opción la brinda Frank ebikes, que ofrece una bicicleta plegable a $43.000, con un motor de 250w y 13 kg de peso. También hay modelos con motor de 350w y ofrece una autonomía de 40 km y se ubican en los $65.000, mientras que la Chopper, con un diseño especial y una potencia de 2kw, se vende a unos $114.000.

Cabe mencionar, además, al emprendimiento que desde Córdoba realiza la empresa GiFlyBike que vende bicis plegables a otros países y llamó la atención incluso al mismo presidente Mauricio Macri.