¿Cuánto se están comprometiendo los países a reducir las emisiones?

·4  min de lectura
A raíz del comienzo de la cumbre climática de las Naciones Unidas en Glasgow, Escocia, esta semana, muchos países se han comprometido a hacer más para combatir el cambio climático. Sin embargo, esos planes aún no cumplen con lo que se necesita en realidad para evitar un peligroso incremento de las temperaturas globales. 

A raíz del comienzo de la cumbre climática de las Naciones Unidas en Glasgow, Escocia, esta semana, muchos países se han comprometido a hacer más para combatir el cambio climático. Sin embargo, esos planes aún no cumplen con lo que se necesita en realidad para evitar un peligroso incremento de las temperaturas globales.

A raíz del comienzo de la cumbre climática de las Naciones Unidas en Glasgow, Escocia, esta semana, muchos países se han comprometido a hacer más para combatir el cambio climático. Sin embargo, esos planes aún no cumplen con lo que se necesita en realidad para evitar un incremento peligroso de las temperaturas globales.

Los datos del Climate Action Tracker revelan las rutas de emisión de los 10 mayores contaminadores del mundo, los cuales representan más de dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero.

EMISORES PRINCIPALES

En la víspera de la cumbre, Estados Unidos y la Unión Europea realizaron nuevos compromisos para reducir sus emisiones aproximadamente 50 por ciento debajo de los niveles de 2005 para 2030. Pero ninguno de los dos ha promulgado políticas suficientes para poder cumplir con esos compromisos. Las naciones europeas están debatiendo un nuevo gran paquete de energía limpia, mientras que el gobierno de Biden todavía está tratando de impulsar una importante ley climática en el Congreso.

China, el mayor consumidor mundial de combustibles fósiles, ha dicho que sus emisiones alcanzarán su punto máximo en algún momento “antes de 2030” y que para ese momento planea obtener el 25 por ciento de su energía de fuentes limpias como la energía eólica, la solar y la nuclear. Los ecologistas le habían pedido a China que trazara objetivos a corto plazo más ambiciosos antes de la cumbre en Glasgow, pero la nación tiene problemas para controlar su apetito por la energía extraída del carbón y mantuvo los mismos objetivos que los anunciados hace un año.

India, por su parte, no ha fijado de manera formal una fecha en la que sus emisiones alcanzarán su punto máximo, y las autoridades alegan que necesitan más tiempo para desarrollar su economía (las emisiones por persona de India son cerca de una cuarta parte de las de China y una séptima parte de las de Estados Unidos). El país ha anunciado objetivos para incrementar el uso de fuentes de energía más limpias y frenar su crecimiento del consumo de combustibles fósiles, pero ha pedido la ayuda de los países más ricos.

LOS OBJETIVOS DE OTRAS NACIONES

A raíz del comienzo de la cumbre climática de las Naciones Unidas en Glasgow, Escocia, esta semana, muchos países se han comprometido a hacer más para combatir el cambio climático. Sin embargo, esos planes aún no cumplen con lo que se necesita en realidad para evitar un peligroso incremento de las temperaturas globales. 

A raíz del comienzo de la cumbre climática de las Naciones Unidas en Glasgow, Escocia, esta semana, muchos países se han comprometido a hacer más para combatir el cambio climático. Sin embargo, esos planes aún no cumplen con lo que se necesita en realidad para evitar un peligroso incremento de las temperaturas globales.

Según el acuerdo climático de París de 2015, los países son libres de establecer sus propios objetivos nacionales para abordar el calentamiento global. Algunos, como Rusia, han establecido objetivos muy por encima de donde se espera que estén sus emisiones en 2030 bajo las políticas actuales. Irán es una de las pocas naciones que no ha ratificado el acuerdo de París y tiene pocas políticas climáticas.

Canadá y Japón establecieron hace poco objetivos de emisiones más estrictos hasta 2030. Ninguno de los dos países ha implementado todavía el tipo de política energética que lograría esas metas, aunque el gobierno de Canadá está contando con un considerable impuesto al carbono para restringir el uso futuro de combustibles fósiles.

Si todos los países cumplen con sus promesas actuales a corto plazo, el mundo podría potencialmente limitar el calentamiento a cerca de 2,4 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales para 2100, según Climate Action Tracker. Sin embargo, muchos científicos afirman que ese límite sigue siendo demasiado riesgoso. Para mantener el calentamiento global a un nivel más bajo de 1,5 grados Celsius, todas las naciones tendrían que hacer mucho más: tendrían que recortar de manera colectiva las emisiones de combustibles fósiles a la mitad, esta década.

Pero la forma en que se debe distribuir esa responsabilidad es un escollo perenne. Muchos países de bajos ingresos, incluyendo la India, afirman que los países más ricos como Estados Unidos —históricamente el mayor emisor del mundo— deberían reducir los gases de efecto invernadero incluso más rápido de lo que han prometido, a fin de darle al resto del mundo más tiempo para hacer la transición a otros combustibles que no sean fósiles.

INFRACTORES DEL USO DE LA TIERRA

Algunos países, en particular Brasil e Indonesia, liberan enormes cantidades de dióxido de carbono cuando queman y talan las selvas tropicales y las turberas ricas en carbono para la agricultura.

Ambos países presentaron hace poco nuevas promesas climáticas, aunque Climate Action Tracker califica sus políticas actuales como “insuficientes”. En Brasil, las tasas de deforestación tropical disminuyeron con rapidez a principios de la década de 2000, pero se han acelerado desde la elección del presidente Jair Bolsonaro en 2018. Bolsonaro ha prometido ponerle fin a la deforestación ilegal esta década si la comunidad internacional invierte miles de millones en iniciativas de conservación, aunque sus promesas han sido recibidas con escepticismo por ambientalistas y grupos indígenas.

Indonesia ha tomado medidas que buscan acabar con la tala de bosques para plantaciones de aceite de palma. Sin embargo, los investigadores han cuestionado qué tanto están funcionando esos esfuerzos.

En la cumbre de Glasgow se espera que los diplomáticos discutan maneras de acelerar la acción climática, ya sea reduciendo de forma más profunda los gases de efecto invernadero como el metano, proporcionando ayuda financiera a los países en desarrollo para la energía limpia o fortaleciendo programas para proteger los bosques. Si bien algunos líderes, como el presidente Joe Biden, han dicho que quieren mantener vivo el objetivo de limitar el incremento del calentamiento global a 1,5 grados Celsius, los científicos advierten que esa meta pronto podría estar fuera de alcance sin una acción inmediata y rápida.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.