¿Cuánto carbono liberan los cohetes de Blue Origin de Jeff Bezos?

·5  min de lectura

El fundador de Amazon, Jeff Bezos, se convirtió el 20 de julio en el segundo multimillonario que viaja en su propio cohete al espacio cuando la nave New Shepard de su empresa Blue Origin despegó desde Van Horn, en el oeste de Texas.

El empresario estuvo acompañado por su hermano Mark, el estudiante holandés de 18 años Oliver Daemen y el pionero de la aviación Wally Funk, de 82 años, en un paseo de 10 minutos por la atmósfera.

Durante el vuelo, la cápsula alcanzó una altitud de unos 106 kilómetros después de que el propulsor acelerara a tres veces la velocidad del sonido (Mach 3).

A diferencia del avión cohete pilotado por Sir Richard Branson, Virgin Galactic, que se adelantó a Bezos cuando se lanzó con éxito el 11 de julio, la cápsula de este último estaba completamente automatizada y no necesitó personal oficial a bordo para el vuelo.

Doce semanas más tarde, el 13 de octubre, un segundo vuelo de Blue Origin despegó desde el mismo lugar, esta vez con el veterano actor William Shatner, de 90 años, entre su tripulación, llevando al querido capitán James T Kirk de Star Trek a la última frontera de verdad y convirtiéndolo en el astronauta más viejo del mundo en el proceso, superando cómodamente a Funk.

Pero, ¿cuál es el precio de todas estas aventuras para el medio ambiente?

Los científicos afirman que las emisiones de los motores de los cohetes se han considerado históricamente pequeñas, pero a medida que aumenta la frecuencia de los lanzamientos y se utilizan cohetes más grandes, es probable que el impacto aumente.

Las emisiones tradicionales de los cohetes desencadenan reacciones químicas que agotan la capa de ozono, advirtieron los expertos Martin Ross y James Vedda en un informe de 2018 sobre el tema.

Leer más: Críticas y burlas a Kamala Harris por video sobre Día Mundial del Espacio con niños actores

Los lanzamientos espaciales también inyectan partículas en la estratosfera que absorben y reflejan la energía solar, calentando la estratosfera mientras se enfría la superficie. Estos cambios térmicos también conducen al agotamiento de la capa de ozono, según su documento.

Sin embargo, los cohetes de Blue Origin funcionan con una mezcla de hidrógeno líquido y oxígeno líquido. Los propulsores son mucho más limpios que el combustible convencional para cohetes.

El cohete VSS Unity de Sir Richard utilizaba una mezcla híbrida de propulsores sólidos y líquidos, mientras que el proyecto SpaceX Falcon de Elon Musk utiliza oxígeno líquido y un queroseno apto para cohetes llamado RP-1.

Darin Toohey, un científico atmosférico de la Universidad de Colorado dijo a Live Science que las principales emisiones de New Shepard serían “agua y algunos productos de combustión menores, y prácticamente ningún CO2”.

Sin embargo, en un artículo de 2019 del que son coautores Toohey y Ross, los expertos advierten que “las emisiones de vapor de agua de los lanzamientos individuales pueden impactar notablemente en la mesosfera y la ionosfera”, dos capas mucho más altas de la atmósfera.

“Aunque en la actualidad no es un problema global, si aumenta el ritmo de lanzamientos, las plumas de la atmósfera superior se volverán omnipresentes y afectarán a los procesos y propiedades globales de la mesosfera y la ionosfera”, señalaron los científicos.

El proyecto de Blue Origin está diseñado para utilizar un vehículo de lanzamiento reutilizable con un tren de aterrizaje que se despliega para el regreso, eliminando la necesidad de construir nuevos cohetes y cápsulas que consumen muchos recursos.

Es probable que gran parte de las emisiones de carbono resultantes del proyecto espacial procedan del trabajo de investigación y desarrollo, mientras que se espera que una parte importante del impacto medioambiental del propio lanzamiento proceda de los vuelos realizados por la tripulación para reunirse en Texas.

Las emisiones de un vuelo de ida en clase económica entre los Países Bajos y Texas -el viaje realizado por Daemen, por ejemplo- ascienden a unas 0.4 toneladas.

En última instancia, el cálculo del efecto global de cada uno de estos lanzamientos de cohetes sobre el planeta y su atmósfera requerirá más estudios detallados.

Pero Eloise Marais, profesora asociada de geografía física en el University College de Londres, comentó que ninguno de los propulsores utilizados era totalmente limpio.

“Se producen grandes cantidades de vapor de agua al quemar el propulsor BE-3, mientras que la combustión de los combustibles VSS Unity y Falcon produce CO2, hollín y algo de vapor de agua”, precisó en un artículo para The Conversation.

“El oxidante a base de nitrógeno utilizado por el VSS Unity también genera óxidos de nitrógeno, compuestos que contribuyen a la contaminación del aire más cercano a la Tierra.

“Estos gases y partículas tienen muchos efectos negativos en la atmósfera. En la estratosfera, los óxidos de nitrógeno y las sustancias químicas formadas a partir de la descomposición del vapor de agua convierten el ozono en oxígeno, agotando la capa de ozono que protege la vida en la Tierra contra la dañina radiación UV”.

“El vapor de agua también produce nubes estratosféricas que proporcionan una superficie para que esta reacción se produzca a un ritmo más rápido de lo que lo haría de otro modo”.

El viaje espacial original de Blue Origin también atrajo la atención de los legisladores, con una propuesta para gravar los viajes igual que los vuelos convencionales a través de la troposfera actualmente.

El mismo día en que Bezos se lanzó al espacio, Earl Blumenauer, que forma parte del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes de EE.UU., propuso una ley que gravaría los viajes espaciales con fines no científicos.

“La exploración espacial no es una fiesta libre de impuestos para los ricos”, dijo el demócrata de Oregón.

“Al igual que los estadounidenses normales pagan impuestos cuando compran billetes de avión, los multimillonarios que vuelan al espacio para no producir nada de valor científico deberían hacer lo mismo, y algo más”.

Relacionados

Empresa espacial de Jeff Bezos, Blue Origin está plagada de una atmósfera “tóxica” y una “cultura de hermanos”, afirman los empleados

¿Cuánto gana Jeff Bezos por minuto?

Misteriosa startup de reversión de edad obtiene respaldo de Jeff Bezos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.