Hasta cuándo convendrá construir tras la baja el dólar y la suba de costos

Camila Dolabjian
·4  min de lectura

El Indec publicó hoy el Índice del costo de la construcción. La variación interanual de enero de 2021 fue del 38,5%, en línea con la inflación. Se abre una pregunta: ¿hasta cuándo será conveniente construir?

La construcción privada es una de las grandes apuestas para incentivar la industria en 2021. Con un proyecto de incentivos fiscales en carpeta del Senado, planes de inserción laboral vinculados al sector, créditos para obras en hogares y un panorama de bajos costos para los ahorristas en dólares, las expectativas parecen estar alineadas con las posibilidades del rubro.

Sin embargo, los bajos costos en la construcción también traen sus problemas: en octubre del año pasado el índice llegaba a su punto más bajo en 20 años, pero también se elevaban reclamos por faltantes de materiales. El Gobierno intimó a las empresas a incrementar la producción. Un mes después, el Índice de los costos de la construcción toco su máximo anual.

Según una encuesta de Camarco, se registraron desabastecimientos de acero redondo, cemento, ladrillo hueco y chapa galvanizada, entre otros. En el año pasado, las ventas en corralones aumentaron significativamente, impulsadas por la compra minorista. Las personas encontraron en la construcción, particularmente en las reformas en los hogares, una reserva de valor contra el peso devaluado y una forma de mejorar los nuevos "espacios de trabajo".

"Las causales de los faltantes fueron múltiples: las fábricas cerraron tres meses, hubo dificultades para los transportes interjurisdiccionales; problemas de contagios en las cuadrillas; una demanda minorista ampliada y un resguardo de fondos de los distribuidores y corralones, que en vez de querer tener pesos querían tener materia. La cadena productiva no dio abasto", explicó Fernando Lago, gerente general de la Cámara Argentina de la Construcción.

Madoff argentino: quién es el empresario acusado de estafar a 300 personas

La ventana de oportunidad para la construcción durante el año pasado ocurrió en un momento de amplia brecha cambiaria. Los costos para los ahorristas eran muy baratos y encontraron un mínimo histórico. Pero los precios comenzaron a subir cuando crecieron las expectativas de devaluación.

Los especialistas aseguran que a pesar del aumento en los costos desde noviembre a la fecha, con un pico en ese mes del año pasado, los precios siguen siendo bajos en comparación histórica. Resulta una inversión rentable para los poseedores de dólares, aunque a medida que el dólar contado con liquidación y el informal bajan, se achica esa oportunidad.

El dólar contado con liquidación se desplomó hoy a $145,73 . Esta caída genera un menor incentivo a la construcción. Si las cotizaciones se mantienen a la baja, la oportunidad para construir barato se achica.

También están creciendo los costos de los materiales.

Sin embargo, en el desagregado, se observa una distorsión: el Índice pondera los costos de la mano de obra y de los materiales. Mientras que el primero aumentó un 17,1%, el segundo saltó a 71%, casi el doble de la inflación.

De diciembre a enero la variación en el precio de los materiales fue del 5,9%, por sobre la inflación también. Las subas más importantes se registraron en el hierro (12,7%), ladrillos (11,3%) y productos plásticos (10,4%).

"El alza en los precios no representa un crecimiento de la industria de la construcción entendida en términos de las empresas privadas y las constructoras de obra pública. El incremento refleja un aumento de la pequeña demanda que usa cuadrillas informales para reformar o refaccionar sus casas", explicó un empresario del rubro.

Sorpresa en los mercados: la acción de Supervielle se disparó 35%

Según diversas fuentes consultadas por LA NACION, la ventana de oportunidad para la construcción continuará un tiempo más, mientras que el dólar se siga manteniendo por encima de la inflación.

Además, los costos de mano de obra también representan un beneficio para quién quiere construir. Esta aumentó apenas un 17,1% interanual, casi la mitad de la inflación y un 0,6% en enero. "Hoy el negocio es la mano de obra más que los materiales. Sigue estando barata", expresó un especialista en el rubro.

Los trabajadores del sector recibieron un aumento del 20% en la segunda semana de noviembre y previeron un alza en el salario del 15% para este mes. El impacto en los costos se verá el mes que viene.