¿Cuáles son los quesos artesanales mexicanos?

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 28 (EL UNIVERSAL).- En nuestro país hay grandes lácteos que debes conocer y por ello, en "Menú" de EL UNIVERSAL compartimos una lista de los quesos artesanales mexicanos que están en boca de todos.

Queso Padua - Del Rebaño

Los quesos Del Rebaño los descubrí en el 2018, cuando conocí a su maestra quesera en un curso de quesería en el norte del país. Ella es una maestra quesera joven que fue entrenada en Estados Unidos. Decidió regresar a su terruño y experimentar en la quesería. Gabriela hace quesos de corteza enmohecida o como en inglés se dice bloomy rind, están elaborados de leche de oveja y son quesos suaves madurados. El Padua es un queso cuadrado de textura blanca sedosa que por dentro tiene una pasta suave y cremosa, sus distintas maduraciones van aportando perfiles de textura y sabor. Cuando está muy maduro puede abrirse de la parte superior de su corteza y cucharearse por completo sobre un pan, pasta, frutas.

Viña Milagro - Rancho San José María

Es un queso que elabora la quesería más premiada en los World Cheese Awards de América Latina, es un queso que sólo está disponible de abril a noviembre y se elabora en Querétaro. Este queso fue de mis primeros acercamientos a la quesería mexicana. La probé cuando comencé mi viaje con Lactography. Catalina es una excelente quesera y ha logrado dominar a los quesos curados de leche de oveja, el Viña Milagro recuerda a los quesos ubriacos que se producen e Italia, pero, con sabores más sutiles y delicados. Es un queso que en su corteza tiene un color morado profundo y que por dentro tiene una pasta agradable, con notas a nuez, dulce de leche, mantequilla dulce. Es excelente como aperitivo y postre también.

Quesillo Ahumado - Tabasco

Tengo un idilio con esta tierra del sur y sus quesos. Llegué por primera vez en el 2016 al Festival del Queso de Tabasco, aunque ya conocía la cartera que manejábamos en Lactography. Me senté como jueza del concurso por primera vez en el 2017 y pude apreciar toda la variedad posible de un mismo queso. A diferencia del queso provolone, el quesillo ahumado se funde a menor temperatura preservando la frescura de la leche, con una corteza color caoba y notas a humo y ligeramente picantes. Este queso se ahuma con hojas del árbol de la pimienta gorda. Por dentro es fresco, con notas a yogurt, crema ácida, cítrico y herbal. Por fuera es robusto, con notas a jamón y un picante muy sutil en el retrogusto.

*Jéssica Fernández es Cheesemonger y parte del equipo de Lactography