"¿Cuál es tu mayor fortaleza?": Cómo responder esta pregunta clave de toda entrevista

A los jefes de contratación y a los profesionales de recursos humanos les encanta hacer las preguntas básicas y estándar de las entrevistas. En lugar de idear preguntas interesantes que inviten a la reflexión, recurren a preguntas prosaicas, como "¿Cuáles son tus mayores puntos fuertes y débiles?". La buena noticia para los que buscan trabajo es que estas preguntas son relativamente fáciles.

Estrategias para responder

La pregunta de la entrevista "¿Cuál es tu mayor punto fuerte?" es un cliché a estas alturas. A pesar de que se utiliza demasiado, tenés que entrar en el juego. Considerala como una forma de venderte ofreciendo ejemplos de cómo triunfaste en la adversidad y lograste una gran victoria, como conseguir un cliente importante.

Aunque parezca fácil, podés tropezar en la respuesta. Sé directo y sincero. No quieras mentir, porque se volverá en tu contra más adelante, cuando ya estés trabajando en la empresa. Centrate en compartir los puntos fuertes que estén específicamente relacionados con el puesto que solicitás. No interpretes la pregunta fuera del ámbito del proceso de contratación y saques a relucir atributos personales no relacionados.

Explica cómo aprovechaste tus puntos fuertes para añadir valor a la empresa, superar las expectativas y tener un impacto significativo.

Alinea tus respuestas con las habilidades y la experiencia a las que se hace referencia en la descripción del puesto. Podés compartir tus cualidades y experiencias únicas que te diferencian de los demás candidatos. Cuando cuentes tu historia, hacelo con convicción y entusiasmo.

Qué decir

Podés destacar tus grandes dotes sociales y de comunicación, tu capacidad para hacer que tus compañeros de trabajo se impliquen en un proyecto, y tu inclinación por asumir tareas difíciles, superar las expectativas y mantener la calma bajo presión. Si sos del tipo creativo, podés mostrar tu portafolio. Un vendedor puede presumir educadamente de superar constantemente su cuota y recibir elogios y recompensas.

Reclutamiento, entrevista laboral, CV (Pixabay)

Un abogado interno puede hablar de cómo ahorró millones a la empresa evitando costosos litigios. Un profesional de recursos humanos puede compartir el gran ahorro que ha supuesto para la empresa la contratación de los mejores candidatos y la reducción de los costos de contratar a terceros. Un contador puede presumir sutilmente de cómo descubrieron formas de ahorrar dinero y reducir costos sin tener que despedir a trabajadores.

Podés añadir una respuesta más generalizada escudriñando la descripción del puesto o mirando en LinkedIn para ver qué hay escrito en los perfiles de las personas de la empresa que ocupan puestos iguales o similares al que solicitas. Comprobá qué puntos en común existen en las aptitudes.

Si observás que tanto los perfiles de LinkedIn como la descripción del puesto exigen una gran capacidad de redacción, atención al detalle, capacidad para trabajar con plazos ajustados, excelentes dotes de comunicación y capacidad para dirigir personal, podés hablar de estas aptitudes. Haciendo referencia a lo que pide el empleador, podés citar respuestas específicas y adaptadas sobre tus puntos fuertes que encajen con los requisitos del puesto.

 

*Con información de Forbes US.