Cuál es la startup europea más exitosa desde Spotify

·4  min de lectura
El rumano Daniel Dines fundó UiPath en 2005 y la relanzó en 2012 como firma vendedora de automatización de procesos robóticos
Getty Images

La pandemia terminará por desvanecerse pero sus efectos perdurarán. Dado que los trabajadores estaban confinados en sus hogares, muchos de los procesos de los que en un tiempo si hubiesen encargado en la oficina tuvieron que ser automatizados. Esto ha dado impulso a lo que se conoce como “automatización de procesos robóticos” (APR), una etiqueta tautológica para software que hace precisamente esto. Habiendo probado el APR, los ejecutivos quieren más. Esto ayuda a explicar cómo fue que UiPath, una oscura firma de software rumana logró el 20 de abril reunir US$1300 millones en un lanzamiento inicial de acciones en la bolsa de Nueva York. Esto valuó a la empresa en alrededor de US$30.000 millones, superando lo que obtuvo Spotify, el servicio de streaming de música sueco, cuando se estrenó en la bolsa en 2018.

Toda la tecnología informática corporativa tiene que ver con la automatización. Pero a menudo los distintos sistemas de una compañía no dialogan entre sí. La información de facturas o de software que no tenga una función de exportación tiene que ser copiada a mano. Avances en la inteligencia artificial, específicamente en algoritmos de visión informática que pueden escanear documentos y obtener datos de pantallas de computadora, han permitido a UiPath y sus competidores, como Automation Anywhere y Blue Prism, eliminar esa tarea tediosa.

Daniel Ek, uno de los dueños de Spotify quiere comprar el Arsenal de Inglaterra

Definido de modo estrecho el mercado de APR es pequeño, con ventas de no más de US$3000 millones el año pasado, estima Saikat Ray de Gartner, una firma de estudios de mercado. Por lo que UiPath y sus rivales han construido “plataformas de automatización” que incluyen programas para identificar tareas y otros para realizarlas.

Al automatizar cada vez más procesos tales herramientas crean su propia demanda. Con esta visión más amplia, a la que a veces se denomina “hiperautomatización”, la APR podría generar US$30.000 millones al año en los próximos tres a cinco años, dice Ray. La consultora Bain calcula que la cifra podría alcanzar los US$65.000 millones.

Se defina el mercado de manera amplia o estrecha, se estima que UiPath tiene casi un tercio. Al igual que Daniel Ek de Spotify, Daniel Dines, que fundó UiPath en 2005 y la relanzó en 2012 como firma vendedora de APR, sabía que para tener éxito tenía que pensar más allá de su pequeño mercado local e incluso de Europa. Antes de la pandemia UiPath invirtió fuertemente en distribución global. El Covid-19 llegó en el momento justo. Los ingresos aumentaron a casi el doble a US$600 millones, lo que acercó a la firma a la rentabilidad.

No le será fácil mantener el liderazgo. Los gigantes de la IT corporativa, incluyendo Microsoft (donde Dines hizo sus primeras armas) y SAP, están involucrándose en la automatización de procesos. Tienen relaciones profundas con muchas firmas, pueden ofrecer paquetes de software empresario y vender herramientas de APR barato o directamente regalarlas. UiPath no tiene protección contra esta ofensiva, dice Zane Chrane de Bernstein, un broker. El salto del 20% del valor de sus acciones en el lanzamiento simplemente la puso al nivel de la valuación en una ronda privada de fondos de febrero, lo que resulta modesto de acuerdo a los estándares recientes de lanzamientos iniciales de acciones de empresas tecnológicas. Aún así Chrane cree que el mercado es lo suficientemente grande como para albergar a muchos vendedores. Muchos clientes pueden preferir los productos especializados de UiPath antes que APR incluida en un paquete que no sea de tecnología de punta.

La firma rumana ya ha tenido éxito en un aspecto: ofrece otra prueba de que Silicon Valley está perdiendo su monopolio de startups brillantes, dice Rich Wong de Accel, una firma de capital de riesgo (y que es miembro del directorio de UiPath). Además de impulsar a las compañías a abrazar la automatización, el Covid-19 llevó a los capitalistas de riesgo a abrazar las reuniones de propuestas a través de Zoom, e ideas inteligentes más allá de las variaciones que contienen sus automóviles Tesla. Hace una década tres cuartos de los acuerdos de inversión de riesgo iniciales medidos por su valor se daban en Estados Unidos. El año pasado se dio la misma participación pero fuera de EE.UU.