Cuál pasaría a ser el precio del dólar si la Argentina decide abandonar el peso

Desde que economistas de la derecha liberal comenzaron a levantar las banderas de la dolarización mucho se ha debatido sobre cuátl debería ser el tipo de cambio al cual el gobierno tendría que retirar los pesos y entregar billetes verdes. Desde la principal fuerza política de oposición los economistas ya han hecho un pronunciamiento contrario a la propuesta mientras que el libertario Javier Milei se mantiene en su posición inalterada.

Ivan Carrino, el director de la consultora que  lleva su nombre, plantea que la operación se podría llevar a cabo al valor de $546 por dólar. Para ello hace un planteo amplio sobre la cantidad de activos con los cuales podría contar el Banco Central para que el canje se pueda hacer al valor de mercado aproximado que muestra el dólar actualmente. En la vereda opuesta, Hernán Letcher, del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) sostiene que el valor resultante sería de $2.430.

Para Carrino, el tipo de cambio de dolarización está muy lejos de los $3.000 que postuló el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodriguez Larreta. Parte de una posición similar a la de Milei. El aspirante a la presidencia de Avanza Libertad sostiene que aunque muy degradados los activos del BCRA tienen un valor, entre ellos menciona a las Letras Intransferibles. ¿Qué son? Para graficarlo de manera muy sencilla, es como un vale de caja que dejó Cristina Fernández de Kirchner en su recordada pelea con el ex presidente del BCRA, Martín Redrado.

La entonces presidenta sacó reservas internacionales y contra ello entregó las letras con promesa de devolución a los 10 años. En 2022 esos títulos vencieron y el gobierno los reemplazó con otras letras. Nada puede asegurar entonces que en caso de una dolarización el gobierno de turno tenga la voluntad de cancelar una deuda intraestado, por lo menos en la Argentina.

Milei sostiene que si se reemplazan esas letras por bonos globales de legislación de Estados Unidos, esta tendría un valor del 25% que es el mismo que tienen los papeles argentinos en los mercados. Se trata de valores de un estado en default que seguramente subirán al doble con un nuevo gobierno y una nueva negociación con acreedores privados.

¿Por qué no un dólar a $546?

Según señala Carrino en su informe, el Banco Central tiene una deuda (entre base monetaria y leliqs y pases) de $18 billones. Por el lado de las reservas tendría u$s35.000 millones, que es el dato que publica oficialmente la autoridad monetaria. El economista señala que a eso hay que restarle el dinero de los ahorristas en dólares en los bancos (alrededor de u$s11.000 millones) y otras deudas en dólares del BCRA, entre las que destaca el Swap con el Banco Popular de China (alrededor de u$s22.000 millones en total).

Si eso fuera así habríaa que rescatar $18 billones con una cantidad de reservas paupérrima de menos de u$s2.000 millones. El resultado final, entonces, es ese tipo de cambio de $13.000 por dólar. Pero señala que el Banco Central, además de las reservas de libre disponibilidad, también cuenta en su activo con otros instrumentos que perfectamente pueden tener un valor de mercado en dólares, entre ellos adelantos transitorios del Gobierno Nacional, títulos públicos bajo ley extranjera y títulos públicos bajo ley argentina.

Dolarización: Algunos creen que se puede hacer a valores casi de mercado y otros ven arriba de los $2.500
Dolarización: Algunos creen que se puede hacer a valores casi de mercado y otros ven arriba de los $2.500

Dolarización: algunos economistas creen que se puede hacer a valores casi de mercado y otros ven arriba de los $2.500

"Si dividimos a estos activos en pesos por el tipo de cambio libre (y a los activos en dólares los dejamos como están), llegamos a que el valor sumado de todos estos títulos a valor nominal es de u$s110.000 millones aproximadamente", dice Carrino. Pero señala que de venderse en el mercado no se obtendría el valor nominal de estos bonos.

"Si todos estos títulos cotizaran al 30% de su valor nominal en lugar de obtenerse u$s110.000 millones, se obtendrían solamente u$s33.000 millones. Si a este monto le sumamos las reservas netas, llegamos a un monto aproximado de u$s34.500 millones", sostiene el analista. El profesional concluye que "si a la suma de Base Monetaria, Pases y Leliq de $18 billones, la dividimos por los u$s34.500 millones que constituyen el activo del Banco Central, llegamos a un tipo de cambio de dolarización de $546 por cada dólar.

La crítica de la dolarización

Hernán Letcher, del CEPA, critica precisamente la idea de que los activos del Banco Central tienen valor. En principio afirma que si la idea es cerrar el Banco Central como plantea Milei, el valor de los activos del BCRA que no cotizan en los mercados (las Letras Intransferibles) sería cero, porque se liquidan. Las letras, señala, tienen un valor de u$s61.707 millones de valor nominal y vencen entre 2024 y 2032.

"Está claro que el Tesoro no tiene ese dinero, con lo cual para cancelarlas necesitaría de una ley del Congreso -si es con quita-, o bien tener  acceso por esa cifra a los mercados voluntarios de crédito en moneda extranjera lo que no se visualiza como factible en el corto plazo, y para cual también necesitaría autorización del Congreso", señala Letcher

El director del CEPA considera entonces que "suponiendo que el BCRA pretenda vender al sector privado todos los títulos con cotización que tiene y exista demanda del sector privado para comprarlos, por los bonos en moneda extranjera obtendría alrededor de u$s3.500 millones a los precios actuales de esos bonos y por los bonos en moneda local alrededor de USD 2.000 millones".

Así, concluye que "con estas estimaciones, se podrían sumar reservas netas por unos u$s5.500 millones". "En este escenario, el tipo de cambio por convertir solamente la base monetaria sería de alrededor de $705. Incluyendo, además de la base monetaria, las LELIQ, NOTALIQ y los pases pasivos, el tipo de cambio de conversión sería de alrededor de $ 2.430", dice. Letcher destaca como hecho fundamental para que se pueda producir un canje de deuda del estilo que pretenden los economistas dolarizadores de que haya una demanda en los mercados. Hoy esto parece estar lejos si se toma en cuenta que el riesgo país argentino es de 2.500 puntos, y que mucho de ello se debe más que nada a la mala reputación de ser un mal deudor.

Javier Milei y varios economistas de la derecha liberal insisten con la dolarización
Javier Milei y varios economistas de la derecha liberal insisten con la dolarización

Javier Milei y varios economistas de la derecha liberal insisten con la dolarización

Una economía al ritmo del dólar: mirada del mercado

Martín de Luca de la consultora LCG, considera que "desde una mirada de economista" se puede concluir que las letras intransferibles, que son "papelitos" que le ha ido dejando el kirchnerismo al BCRA para llevarse las reservas, "tienen algún precio", pero desde el punto de vista del mercado es probable que tengan "baja demanda".

"Es irrisorio plantear un endeudamiento cuando los bonos están a valor de default", explicó a Iprofesional. Haciéndose eco de un informe reciente de la UBA sobre el tema, señala que si bien el valor de mercado de la deuda Argentina está al 20%, si hubiera una nueva emisión para canjear las letras intransferibles el valor bajaría al 15%, porque habría más liquidez en el mercado.

Por ello, considera que "es difícil de antemano saber a qué tipo cambio se dolarizaría". El analista plantea que hoy  los bonos tienen mínima demanda porque se usan para hacer operaciones de dólar MEP o Contado con Liquidación (CCL)  "No es claro si habría demanda si le ofrecieran al mercado un bono que no sirva para eso", explicó. No obstante, el economista señaló que si se dolariza y se anula la inflación eso puede generar una expectativa positiva en la economía y por ese lado una mayor demanda de deuda argentina.

Por su lado, Gabriel Caamaño, de Consultora Ledesma, señaló que  las letras del Banco Central "son intransferibles, lo cual ya implica un castigo por liquidez, pagan bajó interés, y en la práctica el capital y los intereses se vienen pagando con nuevas letras intransferibles a excepción en diciembre 2015 que se pagó la 2016 y la 2019 con bonos, ergo, tendrían un valor bajo",