¿Cuál es la composición política del Tribunal Supremo y cómo se seleccionan los jueces?

·5  min de lectura

La noticia de que el juez del Tribunal Supremo Stephen Breyer planea anunciar su retiro provocó una conmoción en Washington y puso fin a las esperanzas del Partido Republicano de que la próxima vacante del tribunal se produjera mientras los republicanos controlaran el Senado.

El tribunal sufrió cambios significativos bajo la administración de Trump, cuando en el transcurso de cuatro años, el presidente Donald Trump supervisó la confirmación de tres nuevos jueces para el estrado, un tercio del total del magistrado, lo que cambió la composición del tribunal firmemente hacia la derecha.

El retiro de Breyer durante el reinado de un presidente demócrata significa que la composición general del tribunal no cambiará, por ahora. Gracias a las reglas del Senado, Biden podrá confirmar a su sustituto en los próximos meses, en caso de que consiga unificar la bancada demócrata del Senado.

¿Cómo funcionan los nombramientos del Tribunal Supremo?

Los nombramientos judiciales para el Tribunal Supremo son presentados al Senado por la Casa Blanca, donde comienzan su andadura ante el Comité Judicial del Senado. Los nominados suelen reunirse con la mayoría de los senadores del panel, si no con todos, en privado antes de que comiencen las audiencias, momento en el que se hacen públicas las conversaciones sobre su historial, competencia, idoneidad y compromiso con sus valores.

La Constitución de EE.UU. no especifica los requisitos que deben cumplir los jueces, pero los candidatos suelen tener experiencia en los tribunales federales, ya sea como jueces, abogados o ambos, en el caso de algunos como la reciente incorporación de Neil Gorsuch.

Las audiencias tienen lugar en el Comité Judicial, que vota si se envía la nominación al pleno del Senado. Hasta 2017, se necesitaban 60 votos para que una nominación siguiera adelante en el Senado, pero esa norma fue eliminada en 2017 por el entonces líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, que la cambió por un umbral de mayoría simple de 51 votos.

Stephen Breyer (AP)
Stephen Breyer (AP)

De manera crucial, el líder de la mayoría del Senado es el que decide si un nominado recibirá el voto del pleno del Senado. Los republicanos utilizaron esa norma para negar el voto a Merrick Garland, actual fiscal general de EE.UU., en 2020, cuando la muerte del juez Antonin Scalia dejó una vacante que debía cubrirse durante el último año de mandato del presidente Barack Obama.

Los demócratas cuentan actualmente con una mayoría exacta de 51 votos en el Senado, con el voto de desempate de la vicepresidenta Kamala Harris, lo que significa que el candidato de Biden será confirmado si el partido está unificado en su apoyo a su elección.

¿Qué aspecto tiene actualmente el Tribunal Supremo?

Los observadores de los tribunales conservadores estaban encantados con la presidencia de Trump, que vio los nombramientos en el Tribunal Supremo y la judicatura federal a un ritmo asombroso. Para poner las cifras en contexto, Trump supervisó con éxito la confirmación de tres jueces del Tribunal Supremo y 54 nombramientos para los tribunales federales de todo el país, en comparación con los dos jueces del Tribunal Supremo y los 55 jueces federales confirmados para el banquillo por el ex presidente Obama durante ocho años.

Como resultado, tanto el Tribunal Supremo como la judicatura federal se han desplazado significativamente hacia la derecha durante el mandato de Trump. Seis jueces conforman lo que comúnmente se considera la mayoría conservadora: los jueces Samuel Alito, Clarence Thomas, Amy Coney Barrett, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh, así como el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts. Tres de ellos, Barrett, Gorsuch y Kavanaugh, fueron confirmados bajo la presidencia de Trump.

El Tribunal Supremo (Dana Verkouteren)
El Tribunal Supremo (Dana Verkouteren)

En el lado liberal del tribunal están Breyer mismo y las juezas Elena Kagan y Sonia Sotomayor. Estas dos últimas fueron confirmadas bajo la administración de Obama, mientras que Breyer, de 83 años, fue nominado por Bill Clinton.

El presidente del Tribunal Supremo, Roberts, merece una mención especial debido a su papel como voto decisivo en algunos casos clave; el ejemplo más notable fue en 2012, cuando se puso del lado del ala liberal en una decisión de 5-4 para mantener una disposición central de la Ley de Asistencia Asequible de Obama, más conocida como Obamacare, y salvar así la ley de su más serio desafío legal.

El papel de Roberts ha disminuido en cierta medida con el nuevo giro a la derecha del tribunal. Sin embargo, el modelo de “izquierda vs. derecha” no es una guía segura para entender a ninguno de los jueces del tribunal, y las mayorías políticas del tribunal no garantizan que todos los casos se inclinen a favor de la facción dominante.

¿Qué le espera al Tribunal Supremo?

Dos de los jueces del tribunal -ambos conservadores, Scalia y Thomas- tienen más de 70 años. Esto podría significar otra vacante durante el primer mandato de Biden, lo que podría ser mucho más importante que el retiro de Breyer, ya que le daría a Biden la oportunidad de revertir el giro hacia la derecha del tribunal.

El edificio del Tribunal Supremo (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)
El edificio del Tribunal Supremo (Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved)

Cualquier otra confirmación en el Tribunal por parte de Biden dependerá probablemente de que los demócratas conserven el control del Senado en noviembre, lo que ya se considera una batalla difícil para el partido dado el número de senadores demócratas que defienden sus escaños este año. El líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, ha indicado que prohibiría cualquier nominación que se produzca “en medio” de una elección presidencial para el tribunal en caso de que los republicanos tomen el control de la cámara alta.

No está claro si eso significa que los republicanos bloquearían cualquier nominación de Biden o solo las que se presenten en 2024. Pero la minoría republicana también ha prometido tomar represalias por el esfuerzo, ahora fallido, de los demócratas para reformar el filibusterismo y hacer más difícil que el partido minoritario bloquee la legislación.

“Si mi colega intenta romper el Senado para silenciar a esos millones de estadounidenses, haremos que sus voces se escuchen en esta cámara de forma más inconveniente para la mayoría y esta Casa Blanca que lo que nadie ha visto en la memoria”, advirtió McConnell a principios de enero.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.