Cruzan acusaciones de violencia por la manifestación a favor de Cristina Fernández

·2  min de lectura

Buenos Aires, 29 ago (EFE).- El oficialismo y la oposición en Argentina cruzaron fuertes acusaciones de generar violencia este lunes por las manifestaciones frente a la casa de la vicepresidenta, Cristina Fernández, tras el pedido de condena de un fiscal en una causa de corrupción, y donde se produjeron disturbios con la Policía.

El ministro de Seguridad de la ciudad de Buenos Aires, que es gobernada por la oposición al Gobierno nacional, Marcelo D’Alessandro, dijo este lunes en declaraciones radiales que no le “va a temblar el pulso para usar la fuerza pública cuando tenga que hacerlo para recuperar la paz social”.

Ante la pregunta de si la vicepresidenta, Cristina Fernández, estaba buscando un muerto, D´Alessandro contestó en radio Mitre que “todo ese sector está generando un escenario de violencia para que pase cualquier cosa, incluso hechos de sangre".

Uno de los referentes de La Cámpora, movimiento afín a la vicepresidenta, Andrés Larroque, respondió que se trata de “una irresponsabilidad absoluta” el planteamiento del funcionario capitalino porque consideró que son ellos los que están “provocando y buscan un escenario de violencia”, tras identificarlo con la oligarquía argentina.

“Llega un momento en que la democracia no les sirve más y buscan un escenario de violencia”, afirmó Larroque a radio El Destape, respecto de la coalición Juntos por el Cambio.

Funcionarios del Gobierno nacional, que lideran los peronistas Alberto Fernández y Cristina Fernández, se reunieron el sábado con funcionarios del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, cuyo alcalde, Horacio Rodríguez Larreta, pertenece a la principal coalición opositora, Juntos por el Cambio, al igual que el expresidente Mauricio Macri (2015-2019), para tratar de acordar los términos de la manifestación.

Pero las tensiones el domingo último frente a la casa de la vicepresidenta -que incluyeron la difusión de un video que muestra forcejeos de la Policía con el hijo de la vicepresidenta, Máximo Kirchner- reflotaron las advertencias.

Las movilizaciones en favor de Cristina Fernández comenzaron el lunes pasado, cuando un fiscal federal solicitó para la vicepresidenta una condena a 12 años de prisión y la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos por presuntos delitos de corrupción.

Desde ese mismo día, un grupo de militantes políticos, sociales y estudiantiles afines a la exmandataria mantiene una vigilia en torno a su vivienda, en el barrio capitalino de Recoleta, con el objetivo de expresar su apoyo y evitar congregaciones de sus detractores en el lugar.

D´Alessandro se quejó que "no se puede dirimir la cuestión judicial de una persona, en este caso la vicepresidente, en la calle".

Larroque dijo que se mantendrá la vigilia de los militantes frente al departamento de la vicepresidenta, Cristina Fernández: “Esta va para largo”, tuiteó y dijo a radio El Destape que el domicilio de la exmandataria se convirtió en “un santuario”.

(c) Agencia EFE