El golpe militar deja a Birmania desprotegida ante la nueva ola de covid

·3  min de lectura

Bangkok, 29 may (EFE).- El golpe militar y las protestas en los últimos meses han dejado a Birmania (Myanmar), que cuenta con un sistema sanitario precario, aún más desprotegida ante la tercera ola de la covid-19 que está recorriendo el continente.

Fuentes de la Cruz Roja indicaron a Efe que existe el peligro de que la tercera ola de la pandemia que está afectando a muchos países en Asia, principalmente por la llamada variante india del coronavirus, llegue a Birmania sin ser detectada.

Los trabajadores sanitarios fueron los primeros en sumarse al movimiento de desobediencia civil contra el golpe del pasado 1 de febrero y muchos de ellos están siendo detenidos y acusados por la junta militar, lo que ha disminuido la capacidad del débil sistema sanitario.

La Cruz Roja precisó que, además, el país carece en este momento de un sistema de pruebas de la covid-19 sistemático, las vacunaciones se han ralentizado significativamente y la capacidad de vigilancia y rastreo de contagios está mermada.

"Hay un riesgo significativo de una futura ola de casos, que podría llegar sin detectarse inicialmente dada la probabilidad de que gran parte de los contagiados no tengan síntomas o estos sean leves", precisó el organismo humanitario.

Según datos del Ministerio de Sanidad birmano, los casos acumulados desde el inicio de la pandemia ascienden a más de 144.000, incluidos 3.216 muertes, lo que no supone un gran volumen entre una población de 54 millones de personas.

Sin embargo, el número de test diarios ha bajado desde unos 15.000 hasta enero de este año a unos 1.500 o 2.000 en la actualidad, lo que hace sospechar que no se están detectando muchos contagios, según la Cruz Roja.

ESCASEZ DE VACUNAS

El anterior Gobierno de la líder depuesta Aung San Suu Kyi recibió 1,5 millones de dosis de vacunas contra la covid-19 de India y tenía planes de pedir otros 30 millones, pero desde entonces el país solo ha recibido unas 500.000 vacunas de China.

Hasta el momento, solo han sido inoculados 1,77 millones de birmanos, algo más del 3 % de la población total, tras el inicio de la campaña de vacunación en enero.

La Cruz Roja precisó que a la lentitud del proceso contribuyen la precariedad del sistema y la falta de personal en parte debido al movimiento de desobediencia civil, a lo que hay que sumar la reticencia de la población a vacunarse bajo la junta militar.

"No tengo ningún deseo de vacunarme si ellos (los militares) son los que me la van a poner. No me fío nada de ellos", dijo al portal Myanmar Now el birmano U Maung, al expresar su rechazo a ser inoculado bajo la junta militar.

Entretanto, algunas minorías étnicas, que controlan sus propios territorios en las zonas fronterizas, están tomando medidas para frenar la pandemia, a pesar de las dificultades por un conflicto armado que se remonta a décadas atrás, mucho antes del reciente golpe.

Así, el Ejército para la Independencia Kachin indicó a Al Jazeera que está realizando test y ha recibido unas 15.000 vacunas de la farmacéutica china Sinovac donadas por la Cruz Roja de China.

En Birmania, la Cruz Roja cuenta con unos 6.000 voluntarios que continúan asistiendo a las comunidades para combatir la pandemia a través de campañas de vacunación, controles para medir la temperatura y ayuda para aislar casos, entre otras iniciativas.

Los voluntarios, con ayuda de 143 ambulancias, prestan atención médica a los heridos en las protestas, en las que los trabajadores sanitarios también han sido víctimas de ataques de las fuerzas de seguridad, con unos 11 muertos y 51 heridos entre ellos.

Sin embargo, los manifestantes han sido los más afectados por la violencia de los soldados y la policía, que han matado a más de 830 personas desde el golpe, según datos de la Asociación de Asistencia a los Prisioneros Políticos, una ONG de activistas prodemocráticos.

Gaspar Ruiz-Canela

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.