Tras los cruces, el Gobierno le hace un guiño a la oposición y le propone una comisión por el Covid

Maia Jastreblansky
·4  min de lectura
El ministro Eduardo "Wado" de Pedro, al salir de la Casa Rosada
Hernán Zenteno

En un momento de hiper confrontación política a través de los medios y las redes sociales, con intercambio de insultos y agravios entre el oficialismo -con Alberto Fernández a la cabeza- y la oposición, el Gobierno le hizo un ademán a Juntos por el Cambio para enfrentar la segunda ola de Covid, que aparenta más virulenta que el año pasado.

El Presidente le encargó al ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, que explore con los líderes parlamentarios opositores la posibilidad de crear una comisión de seguimiento de la pandemia, un viejo reclamo de Juntos por el Cambio que llega a un año del primer caso y de cara al que podría ser el peor capítulo de los contagios.

Zannini será querellante en la causa por la deuda con el FMI

“Alberto le dijo a Wado que un momento así lo demanda. Que es necesario volver a priorizar la pandemia y que la salud trascienda la coyuntura política”, dijo a LA NACION un colaborador de la Casa Rosada al tanto de la gestión.

De Pedro sondeó ayer esta posibilidad con los jefes de bloque de Juntos por el Cambio, Mario Negri (UCR), Cristian Ritondo (Pro) y Juan Manuel López (CC) en la reunión agendada para tratar el posible aplazamiento de los comicios de medio término. El ministro del Interior fue a acercar posiciones por la cuestión electoral, pero desarrolló con especial interés la propuesta de crear la comisión de seguimiento. “Quería conseguir algo superador a lo de las PASO”, aseguraron cerca del funcionario.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El tema, de todos modos, saltó enseguida cuando De Pedro llegó al Congreso. Antes de sentarse a hablar, Negri le endilgó al ministro que la oposición no fue convocada en toda la pandemia. “Imaginate que clima de diálogo no hay, venimos a los tirones”, le dijo el jefe del interbloque de Juntos por el Cambio.

Más temprano, Fernández había cruzado a dirigentes opositores que lo habían cuestionado. “¿Alguien piensa que el que gobierna un país gana haciendo política con la cantidad de contagiados? Hay que ser un imbécil profundo para decir esas cosas o una muy mala persona”, dijo, sin dar nombres propios.

El propio Negri, antes de la reunión en el Congreso, le había respondido públicamente al Presidente. “No podemos tener un Presidente que se enoje y se convierta en barrabrava”, replicó el referente de la UCR a través de las redes sociales. Cuando el diputado radical se vio con De Pedro, le transmitió: “El único que no tiene derecho a putear es el Presidente”.

Aún con esa aspereza en el ambiente, el ministro del Interior y los referentes parlamentarios acercaron posiciones. Nadie le puso el sello a ningún acuerdo -ni por las PASO, ni por la comisión de seguimiento de la pandemia- pero hubo un primer acercamiento. “Cuando no hablan por los medios y hablan entre ellos funcionan mejor”, comentó hoy un portavoz en Casa Rosada.

Según fuentes oficiales, la idea de la comisión parlamentaria de seguimiento de la pandemia apunta a “abrir los datos epidemiológicos, de contratos y todo lo necesario para que la oposición participe de la evaluación sanitaria”. “La comisión conjunta sería un ámbito para dar seguimiento a la situación sanitaria para tomar decisiones”, señaló ayer el Gobierno en un comunicado oficial.

Uno de los participantes de la reunión en el Congreso exageró: “Wado dijo que el Gobierno les daba las contraseñas de todo para ver todo”. A la salida de la reunión, De Pedro manifestó: “La gente necesita que todos actuemos con responsabilidad para afrontar el desafío que todavía tenemos por delante: la pandemia no pasó”.

Para que la iniciativa llegue a buen puerto aún falta un recorrido. En Juntos por el Cambio quieren recibir todas las propuestas por vías formales, para luego elevarlas a la mesa nacional del partido. Además, resta que el Gobierno converse de la iniciativa con los bloques minoritarios.

El Gobierno hace gestos de acercamiento y de confrontación todo el tiempo. Así como ayer se convocó a un acuerdo por la pandemia y por las PASO, hoy, vía decreto, Fernández instruyó al Procurador del Tesoro, Carlos Zannini, para que se constituya como querellante contra Mauricio Macri por la deuda por 50.000 millones de dólares con el FMI.