Crucero con 700 pasajeros se desvió a Bahamas para evitar orden de arresto de EE.UU.

·4  min de lectura

Un músico a bordo de un crucero de lujo que se desvió a las Bahamas para evitar una orden de arresto de Estados Unidos por el incumplimiento de pago de unas cuentas de combustible dice que sus 700 tripulantes y pasajeros se sorprendieron al saber que la embarcación huía “como un barco pirata”.

El Crystal Symphony debía atracar en Florida el sábado después de un crucero de dos semanas por el Caribe, pero cambió de rumbo luego de que un juez estadounidense concedió una orden de arresto contra el barco por una cuenta de combustible de US$1,2 millones.

Los 300 pasajeros que iban a bordo del Crystal Symphony se vieron obligados a cambiar sus planes de viaje para después del desembarco, mientras que los 400 tripulantes del barco se enfrentan a un futuro incierto luego de que la empresa que es dueña del barco, Crystal Cruises, empezara su proceso de liquidación.

El músico Elio Pace, quien abordó el barco el martes en Dominica, le dijo a The Independent que acababa de terminar un ensayo el viernes cuando le informaron que se había emitido una orden de arresto contra el barco conforme a la ley de almirantazgo.

“Hubo literalmente ocho segundos de silencio, nadie podía decir nada. Fue casi de risa... Literalmente solo dijimos ‘¿es una broma?'”.

“Nadie podía creer que este barco tuviera que desviarse de las aguas estadounidenses como un barco pirata para que no lo arrestaran”.

Desde a bordo del crucero el domingo por la mañana, Pace declaró que los pasajeros desembarcarían en las Bahamas alrededor de las 11 am, hora del este, y que tomarían un ferry de cortesía a Fort Lauderdale.

Dijo que los pasajeros mantuvieron la calma durante la terrible experiencia, pero que tuvieron que cambiar sus reservaciones de vuelos, alojamiento y alquiler de automóviles.

“Los pasajeros que vienen aquí saben lo que hacen, no hay pánico, no hay rabietas, simplemente sobrellevan la situación”.

Los miembros de la tripulación que proceden de todo el mundo, algunos de los cuales han trabajado para Crystal durante 25 años, estaban devastados ante la perspectiva de perder sus trabajos, agregó.

“Todas estas personas hermosas y brillantes están realmente deprimidas y muy abatidas, y muy inseguras sobre lo que sigue o incluso si se les pagará. Es un poco brutal”.

“Se les puede perdonar por no pagarme. Lo siento por quienes acaban de perder sus trabajos justo cuando pensábamos que la pandemia había terminado, es tan impactante”.

La empresa matriz de Crystal Cruises, Genting Hong Kong, dijo esta semana que había “agotado todos los esfuerzos razonables” para pagar las cuentas de combustible pendientes que ascienden a varios millones de dólares, y que dejaría de operar.

Por su parte, el proveedor de combustible Peninsula Far East presentó una demanda en un tribunal de Florida alegando que la compañía le debía US$ 4,6 millones, incluidos los US$1,2 millones del Crystal Symphony.

Un juez emitió la orden de arresto el jueves y el barco cambió de rumbo hacia las Bahamas al día siguiente.

Al anunciar la decisión de cesar las operaciones, el presidente de Crystal Cruise, Jack Anderson, comentó en un comunicado: “Esta fue una decisión extremadamente difícil pero prudente dado el entorno comercial actual y los acontecimientos recientes con nuestra empresa matriz, Genting Hong Kong”.

Pace, un músico galardonado, dijo que la mayoría de los pasajeros culpaban a la empresa matriz de Crystal, Genting Hong Kong, por su situación.

“Todo el mundo en este barco está absolutamente disgustado por la falta de humanidad que Genting ha demostrado al tratar este barco, a los pasajeros, a la tripulación”.

“A nivel humano, todo lo que necesitaban era encontrar US$3,5 millones. ¿Por qué no pagar la cuenta? Tienen el dinero para hacerlo”.

Dijo que todos los pasajeros usaban cubrebocas y practicaban el distanciamiento social para reducir el riesgo de un brote de covid-19, lo que los obligaría a ponerse en cuarentena.

Genting Hong Kong está controlada por el magnate malasio Lim Kok Thay, cuyo Grupo Genting se describe como “una de las multinacionales líderes y mejor administradas de Asia” con inversiones en la industria del ocio y la hospitalidad, en plantaciones, en propiedades y en biotecnología.

La pandemia de covid-19 ha sido especialmente dura para la industria de los cruceros, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades advirtieron el mes pasado a las personas que eviten todos los viajes en barco.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.