Critican cancelación del EuroPride en Belgrado

·2  min de lectura
SERBIA LGBTQ (AP)
SERBIA LGBTQ (AP)

Partidos de oposición en Serbia y grupos internacionales denunciaron el domingo la decisión del presidente populista Aleksandar Vucic de cancelar el evento europeo LGBTQ EuroPride del próximo mes, citando amenazas de extremistas de derecha.

La mayoría de los grupos dijeron que ignorarían la prohibición anunciada el sábado por Vucic y seguirían adelante con los eventos programados del 12 al 18 de septiembre en la capital, Belgrado.

Vucic dijo que una crisis política con Kosovo —que declaró su independencia de Serbia en 2008— y los problemas económicos que enfrenta el país en medio de la guerra de Rusia en Ucrania fueron algunas de las razones por las que las autoridades de la nación balcánica no podían realizar el EuroPride.

La oficina de la ONU en Serbia dijo que estaba preocupada por la prohibición anunciada y señaló que ponía en peligro “el derecho a la libertad de reunión garantizado por la Constitución serbia”.

Hace tres años, la Asociación de Organizadores del Orgullo Europeo eligió Belgrado como sede del evento anual, con la esperanza de que representara un gran avance para un país eslavo que es tradicionalmente conservador y está bajo una fuerte influencia de la Iglesia Ortodoxa.

Serbia desea formar parte de la Unión Europea, pero tiene una fuerte influencia rusa. El país votó a favor de las resoluciones de la ONU que condenan la invasión rusa a Ucrania, pero se negó a sumarse a las sanciones occidentales contra Moscú.

El partido de oposición Foro Cívico Democrático acusó al presidente serbio de “jugar al dictador” al imitar al presidente ruso Vladimir Putin e intentar prohibir el evento.

Vucic anunció el sábado la decisión de cancelar la celebración del EuroPride durante una conferencia de prensa en la que también propuso extender el mandato de la primera ministra de Serbia, Ana Brnabic, quien es lesbiana.

Activistas acusan a Brnabic de no hacer nada por la comunidad LGBTQ en Serbia durante sus dos primeros mandatos en el gobierno. Ella apoyó a Vucic en la cancelación del evento EuroPride.

En una protesta convocada antes de la cancelación, un grupo religioso ultraderechista marchó el domingo por la capital serbia “para salvar a la nación”. Estaban encabezados por la rama serbia de los Lobos Nocturnos, una banda de motociclistas rusos considerada afín al presidente ruso Vladimir Putin.