Critican acusaciones contra detractor de Bolsonaro en Brasil

DÉBORA ÁLVARES
·2  min de lectura

BRASILIA (AP) — La policía estatal de Río de Janeiro acusó de corrupción de menores a un influencer brasileño, lo que ha causado preocupación de que el detractor del presidente Jair Bolsonaro sea el blanco de una represalia por motivos políticos.

La policía acusó el 5 de noviembre a Felipe Neto de “compartir material inapropiado para niños y adolescentes en su canal de YouTube” sin establecer clasificaciones de edad respecto al contenido y lenguaje, luego de una solicitud del Ministerio de Justicia de Bolsonaro, según un comunicado de la policía de Río de Janeiro emitido la noche del viernes.

Neto, considerado por la revista TIME como una de las 100 personas más influyentes del mundo, tuiteó que la acusación responde a una campaña de desprestigio por parte de partidarios de Bolsonaro.

“Un detective decidió iniciar un proceso contra mí sin investigar nada”, tuiteó Neto. “Confiamos en el sistema judicial. Esto era algo que esperábamos y estamos 100% tranquilos”.

Bolsonaro, el único otro brasileño elegido por la revista TIME en septiembre entre las personas influyentes para la lista de este año, compartió la noticia del caso de Neto en su cuenta de Twitter el sábado por la mañana.

Neto, de 32 años, es un franco crítico de Bolsonaro y se hizo particularmente famoso por un video de seis minutos que hizo en julio para el diario The New York Times. En ese video, acusó de Bolsonaro de tomarse la pandemia a la ligera por alegar que medicamentos contra la malaria son una cura para el coronavirus.

Neto tiene 40 millones de seguidores en YouTube y 12,5 millones en Twitter.

No hay clasificaciones por edad para contenido publicado en las redes sociales y un intento en 2018 del gobierno anterior, de imponer al internet las mismas clasificaciones vigentes para radio y cine fracasó, explicó Ricardo Barretto, un abogado especialista en temas constitucionales de Brasil.

Castigar a la gente por los contenidos que difunde en las redes sociales “es algo típico de los regímenes autoritarios”, dijo Barreto, profesor en dos universidades de Brasilia, en entrevista telefónica. “En este caso, me parece que se trata de un posible ataque contra el derecho constitucional y el derecho humano a la libre expresión con una acusación que, hasta ahora, no ha resultado en nada concreto”.

La fiscalía ahora deberá decidir si presenta cargos o no. El Ministerio de Justicia de Brasil se negó a ofrecer comentarios.