Cristina Kirchner volvió a pedir que se televise en vivo su indagatoria

Candela Ini

Una hora antes del comienzo del juicio, al abogado de Cristina Kirchner, Carlos Beraldi, se presentó en el Tribunal Oral Federal N° 2 y pidió, una vez más, que se transmita por televisión la declaración indagatoria de su defendida.

Este pedido ya había sido rechazado la semana pasada por dos de los tres jueces que integran el TOF 2, con el argumento de que antes de que comenzara el juicio ya habían fijado qué partes del proceso serían televisadas y cuáles no. "Desde la perspectiva de esta defensa los argumentos expuestos por el Tribunal merecen ser reconsiderados", indicó Beraldi en el recurso presentado ante el TOF, y dijo que, de ser necesario, podría acudir a la Cámara de Casación para que esta decisión sea revisada.

"Dadas las garantías constitucionales vulneradas (vgr., derecho de defensa en juicio) y la gravedad institucional del caso, hago expresa reserva de acudir, de ser necesario, ante la Cámara Federal de Casación Penal y la Corte Suprema de Justicia de la Nación, por las vías procesales pertinentes", dijo el abogado.

Según Beraldi, "no se advierte ni se ha justificado por qué razón la autorización requerida por mi parte implicaría un trato indebido o inequitativo para los restantes acusados".

"Una consideración semejante sólo podría efectuarse si alguna de las partes interesadas hubiese realizado una petición similar y la misma ya hubiese sido denegada, extremo que por cierto no ha acontecido", señaló.

"Por otro lado, ni el Tribunal requirió ni ninguna defensa manifestó una opinión adversa a que se transmitiera en vivo la declaración de Cristina Fernández de Kirchner. Por ende, insinuar que alguna de ellas podría oponerse a mi solicitud es una mera suposición que no tiene correlato alguno con las constancias de la causa", agregó.

Críticas de Cristina Kirchner

Ayer, Cristina Kirchner criticó en duros términos al Tribunal Oral Federal N° 2 (TOF 2) por haber negado la transmisión televisiva en vivo de su defensa y volvió a definirse como una víctima de una conspiración judicial, política y mediática.

"En la Argentina, como en el resto de América Latina, la articulación de los medios de comunicación hegemónicos y el aparato judicial, con el objetivo de demonizar y destruir a los líderes de los gobiernos populares y democráticos, se ha transformado en un plan sistemático", denunció Cristina Kichner en un mensaje que reprodujo en las redes sociales.

En lo que pareció un anticipo de la defensa que presentará hoy, la vicepresidenta electa insistió en calificar la causa de la obra pública como "un caso paradigmático de lawfare [guerra judicial] en la Argentina, en donde las mentiras, difamaciones y descalificaciones sobre mi persona fueron planificadamente publicadas y televisadas en vivo y en directo".