Cristina Kirchner calificó la causa del memorándum como “un disparate” y dijo que fue una presión de los fondos buitres

·8  min de lectura
Cristina Kirchner declara en la causa por el pacto con Irán
Cristina Kirchner declara en la causa por el pacto con Irán

En un discurso político en que el que defendió sus gobiernos, Cristina Kirchner, con la voz quebrada por la indignación, reclamó que se anule la causa del pacto con Irán y dijo que estuvo armada por el gobierno de Mauricio Macri, con el auxilio de jueces allegados, para presionarla de modo de que les pagara a los fondos buitres la deuda externa que le reclamaban.

“Me quisieron doblar la mano para que pagara cualquier cosa y me negué. Lo del memorándum no es solo para perseguir a los opositores, tenía que ver con pagarle a los buitres para que venga la bonanza, nos decían y ellos [el gobierno de Macri] pagaron y lograron sacar el candado que habíamos puesto para que no se pagara”, dijo Cristina Kirchner desde su despacho del Senado, mientras agitaba los brazos indignada.

Récord de público, una filtración e intrusos demoraron el inicio de la audiencia de Cristina Kirchner

La exposición de la vicepresidenta, vía Zoom, sobrepasó bastante los 45 minutos que había establecido el tribunal . Durante su intervención, Cristina Kirchner mostró un afiche que reproduce una solicitada con su foto junto con la del expresidente de Irán Mahmud Ahmadineyad y dijo que esto era parte de la campaña de los fondos buitres para presionarla.

“No vinieron fondos para invertir en producción, en generar trabajo, vinieron a la timba financiera, entonces este memorándum, lo de Vialidad, lo de dólar futuro. Todo está armado para denostarnos a nosotros y que el pueblo argentino pueda entregarse débilmente a lo que siempre hicieron desde afuera, dominarnos a través de la deuda. Esto pasa con el memorándum de Irán, no hay otra cosa”, dijo, indignada.

Y agregó: “Me duele tanto porque tengo 68 años, fui dos veces presidenta y no quiero más que dejarles a mis hijos y nietos un país mucho mejor que el recibieron cuando su abuelo fue presidente”.

Procesada por encubrimiento, dijo: “Esta acusación en un disparate judicial, institucional y político”.

La audiencia oral y pública es clave por la posibilidad de que se determine el fin de la causa del memorándum. En este expediente, la vicepresidenta está acusada de encubrir a los sospechosos del ataque a la AMIA.

Son once partes en el juicio por lo que esta audiencia continuará luego de las vacaciones de invierno, el 4 de agosto, decidió el tribunal integrado por los jueces María Gabriela López Iñiguez, Daniel Obligado y José Michilini.

La nulidad de la causa del memorándum con Irán es un planteo que hicieron los acusados luego de que el kirchnerismo denunció que dos de los jueces de la Cámara de Casación que intervinieron en el caso, Mariano Borinsky y Gustavo Hornos, visitaron a Mauricio Macri en la quinta de OIivos y en la Casa Rosada cuando era presidente.

La vicepresidenta se convirtió su declaración en un discurso de campaña en el que defendió su gestión en el Gobierno, con gráficos que exhibió, en los que mencionó que en su gobierno se redujo la deuda externa hasta llegar al 37,4 % del PBI y se incrementó en el de Macri hasta llegar al 72,6 % del PBI.

“No puedo creer que discutamos el montaje de una mentira para ganar elecciones, parece ser que solo siguen lo que dicen los diarios, no tienen pensamiento propio, solo creen lo que sale en los diarios”, señaló.

Cristina Kirchner es la primera de los 11 acusados en esta causa por la firma del pacto con Irán en argumentar por la nulidad del caso. Le siguió la defensa de Andrés Larroque a cargo de Lucila Larrandart y Graciana Peñafort. Peñafort se quebró y lloro al recordar a quien era su defendido, Héctor Timerman, el ex canciller que estaba acusado y murió cuando tramitaba este expediente. Finalnente argumentó otro de los acusados, el viceministro de Justicia Martín Mena.

Estaban conectados al Zoom junto con la vicepresdienta y sus abogados, Larroque, el viceministro de Justicia Juan Martín Mena, el procurador del Tesoro Carlos Zannini, el senador Oscar Parrilli y Angelina Abbona, entre otros acusados.

.

Cristina Kirchner, antes de declarar en la audiencia por el pacto con Irán
Cristina Kirchner, antes de declarar en la audiencia por el pacto con Irán


Cristina Kirchner, antes de declarar en la audiencia por el pacto con Irán

Dijo la vicepresidenta que “esta acusación [de encubrimiento del atentado] en un disparate judicial, institucional y político”.

Cristina Kirchner rechazó las acusaciones de encubrimiento narrando dónde estaba cada acusado al momento del atentado para señalar que era imposible que estuvieran de modo alguno ligados a ese hecho. Así por ejemplo dijo ella era legisladora provincial, que Mena tenía 15 años y estaba en el Colegio, Larroque estaba terminando el Nacional Buenos Aires, Parrilli estaba en su estudio jurídico y Zannini era ministro de Néstor Kirchner en Santa Cruz.

Sostuvo que ella misma integró una comisión bicameral de control de la investigación y que declaró dos veces como testigo en expedientes judiciales por el atentado, por lo que dijo que “esto habla del disparate que es todo esto”.

Kirchner enumeró lo que a su juicio fueron todas las acciones realizadas desde que asumió Macri para controlar el Poder Judicial y realizar una “persecución” al kirchnerismo. Mencionó el intento de nombrar por decreto a dos jueces de la Corte, las presiones para que renunciara Alejandra Gils Carbó como Procuradora, las designaciones en la Oficina Anticorrupción y la Unidad de Información Financiera, que fueron querellantes en los casos contra el kirchnerismo, el espionaje de la AFI, entre otras acciones.

Sostuvo que desde ese momento se abrieron los casos de dólar futuro, la causa de Vialidad, la causa de la ruta del dinero K, y la causa de los cuadernos de la corrupción.

Mencionó Cristina Kirchner que tiene “jueces de atracción” e identificó a Claudio Bonadio, Julián Ercolini, y los camaristas de Casación Gustavo Hornos y Mariano Borinsky. Yo tengo jueces de atracción, los únicos que me tocaban eran Erolini y Bonadio, podía sortearse lo que se sorteara pero eran siempre ellos, salvo si la causa iba a Casación, donde intervenían Hornos y Borinsky, para darme mi merecido .el que creen ellos- como en todas la causas donde estoy acusada”

.

El presidente de la AMIA dijo que son “los poderes del Estado y no las víctimas” los culpables de la impunidad

La vicepresidenta se adentró así el caso del Memorandum con Irán. Dijo que tras la denuncia del fiscal Alberto Nisman que la acusó de firmar ese acuerdo para hacer caer los pedidos de captura contra los iraníes acusados de ser los autores ideológicos del ataque a la AMIA.

Kirchner recordó que tras el cierre de este expediente, se generó una “causa melliza” que permitió que los jueces Borinsky y Hornos, reabrieran el caso, en un fallo en el que también firmó la jueza Ana María Figueroa. “En un un fallo escandaloso resucitan, porque es bíblico, resucitaron la causa que estaba fenecida, acabada”, dijo Cristina Kirchner. Y mencionó que al día siguiente fueron felicitados por el presidente Mauricio Macri. Tras ese fallo Bonadio “empieza la caceria” y pidió su desafuero para detenerla.

A partir de allí recordó que los jueces Borinsky y Hornos visitaron a Macri en la Quinta de olivos y en la Casa Rosada. Hornos lo hizo seis veces, dijo, y Borinsky 15 veces. Cristina Kirchner dijo que se intentó ocultar estas visitas y mencionó que el entonces secretario de Macri, Darío Nieto, “adulteró los informes” y allí no se mencionaba en un primer momento las visitas de los jueces. Dijo que “si fueron charlas que nada tenían que ver” con esta causa “no se entiende porque fueron suprimidas expresamente de la lista de visitantes a quienes eran los jueces”.

Luego dijo que cuando su abogado Alberto Beraldi recusó a Hornos en otra causa, y pidió concoer si visitaba a Macri, dijo que el propio juez rechazó realizar esa prueba. “un escándalo monumental nunca visto”, dijo agitando los brazos, desde su despacho.

Con respecto a Borinsky dijo que visitaba a Macri en la quinta de Olivos para jugar al tenis y que “no podía ser un juez imparcial contra Cristina Kirchner”.

Dijo que estas acciones no eran solo del gobierno de Cambiemos sino que obedecían a un plan de los fondos buitres que buscaban atacarla. “En aquellos años nos habían declarado la guerra los buitres. El discurso era que si pagábamos iba a venir bonanza, lo del memorándum y Nisman era para ganar una elección en el 14 o 15”, mencionó y dijo que los “buitres hacían campaña en todo el planeta” cuando firmamos el pacto y exhibió una solicitada ampliada pagada por esos fondos donde dijo que su gobierno “hacía un pacto con el diablo”.

La denuncia de encubrimiento en esta causa la presentó el fiscal Alberto Nisman cuatro días antes de aparecer muerto en su departamento de Puerto Madero, el 18 de enero de 2015. Según sostuvo, la firma del pacto con Irán iba a hacer caer los pedidos de captura internacional contra los iraníes sospechosos.

La audiencia en la que Cristina Kirchner alega se realiza por Zoom
La audiencia en la que Cristina Kirchner alega se realiza por Zoom


La audiencia en la que Cristina Kirchner alega se realiza por Zoom

El juez Daniel Rafecas desestimó la denuncia por inexistencia de delito, pero dos años después la causa fue reabierta por la Cámara de Casación con la firma de los jueces Gustavo Hornos y Mariano Borinsky. Tras ese fallo, fueron procesados y tienen procesamientos firmes Cristina Kirchner y otros diez imputados, entre los que se cuentan Carlos Zannini, Andrés Larroque y Luis D’Elía.

El caso fue elevado a juicio, pero antes de que comience Cristina Kirchner pidió ser sobreseída, que se anule toda la causa y que el juicio nunca se haga.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.