Cristina Kirchner elogió a Horacio Rodríguez Larreta por su recuerdo del golpe

·4  min de lectura
La vicepresidenta Cristina Kirchner durante el acto en Las Flores
La vicepresidenta Cristina Kirchner durante el acto en Las Flores

La vicepresidenta Cristina Kirchner elogió hoy en Twitter la postura del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, sobre el golpe militar del 24 de marzo de 1976, del que ayer se cumplieron 45 años.

“Mas allá de las públicas diferencias políticas y económicas que tenemos, resulta reconfortante que uno de los dos principales dirigentes de la oposición comparta sensibilidades, vivencias y mirada similares sobre la tragedia de la dictadura cívico militar”, escribió la vicepresidenta.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Dentro del mensaje de la vicepresidenta, además del elogio al mandatario porteño, deslizó una crítica al expresidente, Mauricio Macri, que ayer no hizo ningún tipo de mención pública por la fecha que se recordaba en el país.

El relato de Rodríguez Larreta que sorprendió incluso a Cristina

Ayer, en el marco de los 45 años del último golpe militar, el jefe de gobierno porteño, difundió un video en el que relató un aspecto poco conocido de su historia familiar: recordó que su padre fue secuestrado y liberado diez días después durante la última dictadura.

“Fue una experiencia que me marcó. Me hizo entender más lo que fueron esos años durísimos para la Argentina”, afirma el alcalde porteño en un mensaje grabado, que recopila imágenes de su padre, Horacio Rodríguez Larreta, el politólogo y consultor económico que militó en el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID).

En una serie de tuits Rodríguez Larreta recordó a las “víctimas de la última dictadura en nuestro país”. “Es una fecha para el ejercicio de la memoria colectiva, una memoria indispensable para construir nuestro presente y futuro como Nación”, aseguró.

Y remarcó: “El 24 de marzo empezamos a vivir el capítulo más doloroso de nuestra historia, en el que la violación a los derechos humanos fue una constante de un gobierno de facto responsable de crímenes de lesa humanidad y terrorismo de Estado”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Larreta acompañó sus mensajes con un video en el que recuerda que su padre, que murió en abril de 2004, fue secuestrado por los militares. “En mi casa había mucha política. Mi viejo era dirigente del MID y era íntimo del cura (Carlos) Mugica también. Él casó a mi viejo y nos bautizó a nosotros”, repasa.

Luego, cuenta detalles de la noche en que secuestraron a su padre. “Fue cuando yo tenía doce años. Vivíamos con mi viejo y con mis hermanos nos turnábamos para dormir con él. Y una noche que me tocaba dormir con él, la chica que trabajaba en mi casa toca la puerta: ‘señor, lo buscan abajo’”, relata Rodríguez Larreta.

Y continúa: “Papá se levantó para ver quién era y no volvió. Después nos enteramos que bajó a abrir, lo agarraron y se lo llevaron en el simbólico Falcon verde. Desapareció y no tuvimos más noticias”.

A partir de ese momento, Rodríguez Larreta atravesó varios días de angustia e incertidumbre por la desaparición de su padre. “Me acuerdo que al día siguiente vino un montón de gente a casa y sentía que nos daban el pésame. Sentí que perdí a mi papá en esa situación. Uno a esa edad capta. Ya se hablaba de gente desaparecida y se empezaba a escuchar”, apunta.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En ese momento, recuerda el referente de Pro, su padre era presidente de Racing Club. “A la semana o a los diez días, jugaban Racing y River o un partido muy visible. Fue noticia que el presidente de Racing no fuera a la cancha. Entonces (el tema) se hizo público”, dice.

Rodríguez Larreta asegura que su padre suponía que el hecho de que trascendiera públicamente su desaparición, a raíz de su ausencia en el estadio de Racing, le “salvó la vida”. “Se cree que estuvo en el llamado ‘Pozo de Banfield’, uno de los centros de detención. Es una vivencia que me dejó muy marcado”, señala.