Cristina Kirchner, la dueña del VAR

·11  min de lectura
Cristina Kirchner en el acto llevado a cabo en la localidad de Garin
FDT

Ocurrió a mitad de la semana. Algunos dicen que hubo una cena el martes. Otros, que el miércoles fue el día clave. “A mí me dijo que se iban a encontrar en Olivos ayer”, abona la mitología un funcionario. El diálogo entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner terminó de sellar un acuerdo después de varias semanas de operaciones cruzadas y extrema tensión interna. El Presidente resistió una embestida frontal para cambiar a su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y se quedó con el nombre de Victoria Tolosa Paz a la cabeza de la lista bonaerense. Sin embargo, hasta el viernes, nadie se atrevía a anunciarlo oficialmente, a la espera de la certificación de la vicepoderosa. “Nadie quiso decir nada, ni Alberto, hasta que Cristina no diera una señal clara de que no habría sorpresas ”, ilustró un funcionario kirchnerista. Ella es la dueña del VAR, la que valida las jugadas o las rectifica, la que obliga a esperar antes de festejar, la que marca los tiempos y dictamina. Ejerce un liderazgo con la prepotencia de los votos y por eso sus fallos no se discuten.

Máximo Kirchner y Sergio Massa fueron los promotores principales de la operación “Cafiero conducción”. Las motivaciones eran varias, pero esencialmente establecer una cabecera de playa en el gabinete para una reformulación profunda. Cristina dejó hacer, convencida de que la segunda mitad del mandato de Fernández debe tener otra impronta. El Presidente, hastiado de las presiones mandó a un emisario a instalar el nombre de Tolosa Paz como su candidata indeclinable y se aferró a ella como una demostración de autoridad. Se expuso como nunca antes para poder sostener una narrativa protagónica. Al final de cuentas, como dice un ministro, “es la primera elección de Alberto, porque la de 2019 fue de Cristina”. La vicepresidenta le concedió el éxito simbólico, que al mismo tiempo puede ser un ancla si el resultado no es bueno. Ella se encargó de verificar la pureza de los candidatos que irán al Congreso. Uno buscó refrescar su liderazgo desgastado; la otra, aumentar su poder fáctico. Un valor intangible contra otro práctico.

Alberto Fernández junto a Cecilia Nicolini
Alberto Fernández junto a Cecilia Nicolini


Alberto Fernández junto a Cecilia Nicolini

Alberto y Cristina pactaron sin sangre, pero después de días de mucha tensión. La crítica de Máximo al DNU de las vacunas generó un cimbronazo subterráneo notable. Cuando Alberto le dijo en Tucumán que antes de doblegarse ante los laboratorios se iba a la casa, le estaba mandando una señal artera a Cristina. Tiempo atrás, en una de las discusiones más duras que tuvieron en Olivos él la había desafiado con una frase filosa: “¿Vos qué buscás, querés que me vaya?”. Ella le respondió con un calificativo que parecía reservado solo a Oscar Parrilli. Paradojas de la historia: en 2008 había sido Fernández quien, según él mismo suele relatar, evitó que Cristina pegará el portazo tras la resolución 125.

Pero la radiografía del cierre de listas dejó otras marcas. En la ciudad el nombre que Alberto impulsaba era el de Cecilia Nicolini (algunos argumentan que la difusión de su carta a Rusia fue una vendetta interna para obturar esa movida; para otros, fue un pase de factura de la industria). Fernández quería, como en la provincia, que una mujer encabezara. El kirchnerismo impuso a Leandro Santoro, quien tiene un vínculo amigable con el Presidente pero que en realidad representa a La Cámpora. También en el interior el Presidente cedió para evitar colisiones. El caso más resonante es el de Santa Fe. Omar Perotti le había pedido hace más de un mes en Olivos evitar la candidatura de Agustín Rossi, pero Fernández lo mandó a hablar con Cristina. Algo similar ocurrió en Chubut, donde su asesor Julián Leunda buscaba enfrentar a la lista del gobernador Mariano Arcioni. También le sugirió conversar con Cristina, un prólogo de la derrota. Al final el kirchnerismo impuso a Carlos Linares, quien cuenta con un articulador de lujo: Cristóbal López. El empresario trabajó como un operador territorial, con llamados a intendentes y legisladores locales. En La Pampa, donde el camporista Luciano Di Nápoli gobierna la capital, el kirchnerismo fue decisivo. En otras provincias, los gobernadores resolvieron por las suyas sin casi levantar el teléfono.

La batalla territorial

En la provincia de Buenos Aires hubo una dinámica múltiple. El mensaje hacia adentro fue: donde hay un intendente propio, es el que decide; donde no lo hay, se puede habilitar internas. Pero no todo fue tan orgánico. Juanchi Zabaleta, cansado de las presiones, decidió postularse como concejal en Hurlingham para enfrentar a La Cámpora. “ La unidad no es amontonamiento. Quiero dar el debate ”, se plantó.

Por encima de este armado, funcionó “la mesa del poroteo”, otro aporte a la mueblería política. Ahí gobernaron Máximo Kirchner, Sergio Massa y Wado de Pedro. “Ahí no estuvo Axel”, subrayó un guía turístico del peronismo bonaerense. Y este es el dato más llamativo: Kicillof, como Alberto, tampoco estuvo cómodo con la danza de nombres. Solo había reclamado tener un representante propio que pudiera defender lo que para él es el activo principal de su gobierno: la gestión de la pandemia. Había pensado en Nicolás Kreplak, pero en el medio del movimiento le cambiaron los papeles y apareció Daniel Gollán. El camporismo fue decisivo en ese trueque, que le permitirá posicionar al viceministro al frente del Ministerio de Salud. Traducido: Máximo influyó en el equipo bonaerense. Antes ya había ordenado a su tropa no abandonar ninguno de los puestos nacionales con manejo de cajas (lo que frenó el desembarco de Fernanda Raverta y Luana Volnovich), y había sugerido forzar la candidatura de Carlos Bianco, el funcionario con el que más tensionan porque alambra la gobernación para Kicillof. La lógica máxima es: “¿Querés lugares? Poné tus mejores hombres”. Territorios por paz, el principio detrás de la lenta conquista del poder real.

Axel Kicillof  y Carlos Bianco
Télam Agencia de noticias


Axel Kicillof y Carlos Bianco (Télam Agencia de noticias/)

Y este es el dato más relevante de la tortuosa confección de las listas: como nunca antes se produjo una tensión anticipatoria por el 2023, con Máximo y Sergio Massa de un lado (más Wado de Pedro), y Kicillof por el otro. Kirchner hijo ha asumido en reserva que no se ve en condiciones de ser presidente, al menos por ahora. Un dirigente que lo conoce bien asegura que “ni su madre lo apoya en su proyecto”. Esta sinfonía de lamentos es un gospel que alimenta el espíritu de Massa, aunque los más suspicaces sugieren atender los gestos sutiles de Máximo para instalar a Wado como la alternativa moderada de La Cámpora. Tanto Massa como Wado son instrumentales para que Máximo no le libere el camino a Kicillof, a quien reconoce como “el preferido” de la dueña del VAR. Como dice un agudo encuestador, “Máximo la quiere jubilar a Cristina, y Axel la quiere heredar”. Por eso hay una delgada línea entre madre e hijo. Ella es fulminante en su accionar y más ideológica (aunque eso no la priva por ejemplo de haberse reunido hace unos días con Claudio Belocopitt para tranquilizarlo sobre su proyecto de reforma de la salud). Él, más pragmático y rosquero, un Salieri de Néstor.

Un funcionario que estuvo muy cerca de los movimientos identificó en el oficialismo dos niveles de operación: “Por un lado están los funcionarios, los que se encargan de la gestión, Alberto y Axel. Ellos pusieron a los dos primeros candidatos como expresión de que lo que está en juego es el balance de sus gestiones. Por el otro lado, está la política, que representan Máximo y Sergio. Ellos se encargan de las listas”. El retrato corporiza la distribución de poder en la coalición gobernante. Los administradores, sin estructura propia pero con mejor imagen pública, encabezan los poderes ejecutivos. Los líderes políticos con sustento de votos leales, resuelven la construcción de base y manejan los poderes legislativos. Los primeros sin los segundos no podrían gobernar. Los segundos sin los primeros no podrían triunfar en las elecciones.

La politóloga María Matilde Ollier plantea que “ el Frente de Todos es más un partido fragmentado que una coalición de gobierno , donde solamente el liderazgo y los votos de Cristina los mantiene unidos”. Su colega Mario Riorda transita un razonamiento similar cuando dice que en la Argentina hay una suerte de c oaliciones por agregación, “donde los espacios más que unir, agregan . Y eso implica que se acumulen partes sin tener necesariamente una cohesión identitaria”. El único valor compartido es la unidad para poder ganar. La foto de ayer en Escobar es una lección del pasado.

Juntos en el barro

Así como en el oficialismo el cierre de listas fue una actualización de 2019, en Juntos por el Cambio se produjo un evidente relevo en el liderazgo. Tras el corrimiento de Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta asumió por primera vez en la historia de la fuerza la responsabilidad central del armado en la provincia y la ciudad. Es el actor político de todo el sistema que más arriesga en esta elección. Otra paradoja: era el único que hasta hace unos meses decía que este año no era tan gravitante para el mapa político. En las últimas semanas se transformó en un operador político full time y demostró cómo entiende el liderazgo.

Forzó la instalación de sus dos figuras principales, María Eugenia Vidal y Diego Santilli, y después negoció todo. Generó un enorme ruido interno que intentó aplacar con lugares en las listas, pero en realidad solo superará los temblores de la doble mudanza si tiene un buen resultado electoral. “El primer test de Horacio como referente del espacio fue demasiado turbulento. Quizás no había otra forma porque él debía demostrar que asumía un nuevo rol. Pero deberá trabajar mucho para componer”, reconoce alguien que estuvo cerca de las definiciones en Uspallata. Por momentos el nombre “Juntos” sonó a eufemismo.

“Pasito a pasito”. La perlita de Elisa Carrió, en el lanzamiento de la candidatura de Diego Santilli
“Pasito a pasito”. La perlita de Elisa Carrió, en el lanzamiento de la candidatura de Diego Santilli


“Pasito a pasito”. La perlita de Elisa Carrió, en el lanzamiento de la candidatura de Diego Santilli

En la ciudad el riesgo es de menor intensidad, aunque la oficialización sobre el filo de la lista radical de Adolfo Rubinstein fue considerada un traspié evitable, porque esperan de este sector un discurso más confrontativo que el de Ricardo López Murphy. Solo hay dudas ahí sobre la contundencia del triunfo de Vidal, ahora forzada a refrescar su mensaje ante un electorado que puede recibirla con escepticismo.

Pero el dilema mayor para Larreta se llama Facundo Manes. “ No lo vio venir, pensó todas las jugadas mirando a Macri y a Patricia Bullrich, y cuando se dio vuelta le había crecido un cactus en el jardín ”. La metáfora vegetal que aporta un asesor en realidad se tradujo en un gran nerviosismo interno y muchas dudas. Larreta mandó a medir varias veces las chances de Santilli y el potencial de Manes, y hasta hace 15 días no tenía totalmente resuelto plantar bandera. Manes es un emergente de sus decisiones. El neurólogo admite en la intimidad que se decidió a lanzarse cuando Vidal confirmó que ahora se sentía orgullosamente porteña.

Santilli se tomó muy en serio la campaña, con el apoyo de todo el aparato de la ciudad. Camina fuerte el conurbano y su equipo ya decidió focalizar en 45 municipios que visitará hasta las elecciones. Pero el desafío de Manes es atípico. Un médico que en campaña habla de “curar una sociedad enferma por la pandemia” y que su principal encanto es mostrarse como un “no político”. En su estrategia pesan dos convicciones centrales: que la gente no querrá votar por quienes fueron las caras visibles del dolor que provocó el Covid, y que los efectos de la peste se extenderán por una década. No impulsa una candidatura, sino una misión sanadora. Una encuestadora importante que acerca números a Uspallata plantea de arranque una diferencia de unos 4 puntos para Santilli, especialmente por la gran diferencia que le saca en el conurbano, donde Manes está muy mal en la tercera sección y apenas mejor en la primera. Pero el radical lo supera ampliamente en el interior de la provincia. Pasarán a ser clave, entonces, las ciudades como Mar del Plata, La Plata y Bahía Blanca, cuyos intendentes estuvieron presentes en el lanzamiento de Santilli el jueves.

La interna Santilli-Manes se transformó en realidad en la nueva disputa de poder en JxC, con la mira en 2023. Es una puja entre el nuevo líder de Pro y una UCR que busca reinventarse. Entraña la posibilidad de un replanteo de la distribución de roles internos, por primera vez desde que Macri ganó las PASO de 2015. “Si Horacio gana, se queda con el liderazgo de todo el espacio. Si pierde la interna en la provincia, su proyecto quedará severamente dañado”, reconocen en la Ciudad.

Hay una sola coincidencia entre lo que observan oficialistas y opositores: la mayoría de la sociedad mira con apatía todos estos realineamientos. No hay expectativas de una mejora en la situación a partir de las elecciones, un desánimo que se ha arraigado peligrosamente. Y las dos coaliciones principales son interpeladas en forma directa. Una encuestadora privada, la única que hizo un relevamiento presencial en villas del conurbano, detectó que la imagen negativa de Macri es 13 puntos más alta que la de Cristina. Allí el expresidente sigue siendo el responsable principal de la debacle económica. JxC todavía no ha logrado articular un mensaje que explique cuál es su mirada de la economía que reemplaza la del gobierno anterior. Al mismo tiempo, el peronismo se encuentra ante la incómoda situación de tener que ponerle la cara a una inflación desmarcada, una recesión eterna y una caída sin fin del consumo. Todas las banderas históricas del movimiento pisoteadas por la pandemia y la imposibilidad de estructurar un plan reactivador de salida.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.