Cristina Kirchner criticó a Clarín y compartió un artículo sobre “la renta inesperada”

·7  min de lectura
La vicepresidenta Cristina Kirchner
Fabián Marelli

“Quiero compartir este video que vi hoy en redes”. Así comenzó la vicepresidenta Cristina Kirchner una publicación en Twitter. El compilado que difundió se extiende durante 35 segundos y acumula las tapas del diario Clarín de la última semana. Allí se señalan cada mención a su persona. “La verdad que esta semana Héctor [Magnetto] no estuvo muy creativo en Clarín”, apuntó la ex primera mandataria.

“Aclaro que fue [Héctor] Magnetto el que nos contó en Olivos que lo único que ‘miraba’ antes de que se imprima el diario, era la tapa. ¿Pasarán el videito por TN?”, siguió Cristina Kirchner. La vicepresidenta también recomendó, en un segundo tuit, un artículo del sitio El Cohete a la luna, que dirige Horacio Verbitsky, titulado “La desigualdad”, en el que el autor de la nota plantea una defensa del impuesto “a la renta inesperada”, que promueve el oficialismo; y critica que ese impuesto no alcance a más empresas. Además, afirma que la inflación y la pobreza no se resolverán anteponiendo “más crecimiento” a la “distribución”.

También cuestiona por inacción al gobierno de Alberto Fernández y sostiene que el contrato electoral del Frente de Todos prometió combatir “la injusticia social” y eso, de acuerdo al autor, no se está cumpliendo. “Entonces, no son políticas adecuadas ni la prudencia en la recomposición salarial ni el empeño por la moderación en el crecimiento del gasto público”, escribe Guillermo Wierzba en el artículo. La prudencia es lo que el kirchnerismo suele cuestionar al presidente Fernández.

La nota que compartió Cristina Kirchner sostiene además que es urgente abordar “el desacople” de los precios internacionales sobre los “precios locales” en los alimentos y afirma que la política económica que exige el acuerdo con el FMI lleva a más “desigualdad”. “En este marco analítico la política de austeridad que impone el FMI apunta a moderar (veladamente reducir en términos relativos) el gasto público y contener los salarios para impulsar una política export led (crecimiento impulsado por las exportaciones), para lo que el estímulo de la ganancia – la lógica profit led— es el estímulo indicado. El camino de estructurar la economía desde el impulso exportador, basado en lógicas de competitividad espuria como el tipo de cambio alto, la disminución de la presión tributaria o el permiso para la apropiación privada de abultadas rentas diferenciales sin capturarlas con los derechos de exportación (retenciones), conduce a la profundización de la desigualdad y un diseño estructural de mediano plazo a medida para ese proyecto político”, precisa el texto.

Además defiende la intervención del Estado y plantea que es necesario recuperar la conducción de la economía: “La conducción de la economía debe ser recuperada para el Estado y eso requiere desbaratar el papel de los formadores de precios. En la vida económica de la Argentina actual estos son la mano visible que construye y controla los movimientos del mercado. Así es la inflación de hoy. Viene por el lado de la oferta”.

También se refiere a la idea que sugieren algunos sectores del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio de un potencial “pacto de la Moncloa” y lo cuestiona: “No es la hora de consensualismos ni de pactos de la Moncloa porque no hay disposición democrática del poder concentrado, y resulta muy diferente ser una formación política que actúa en democracia respecto a ser una formación política democrática. El contubernio entre Juntos por el Cambio y la maniobra de la Corte Suprema exhiben esa diferencia que califica a la alianza política que expresa mayoritariamente a la derecha argentina, sin autonomía relativa alguna con las expresiones de la plutocracia empresarial. Son tiempos de dar todas las peleas que sean necesarias”.

La crítica a Clarín

Las tapas de diario que se ven en el video que difundió Cristina Kirchner aluden a su rol en el nuevo capítulo de su enfrentamiento con la Corte Suprema de Justicia por el Consejo de la Magistratura.

Esta semana, en una jugada destinada a nombrar un representante más en el organismo y quitárselo a Juntos por el Cambio, que lo reclama para Pro, Cristina Kirchner ordenó partir en dos el bloque del Frente de Todos en el Senado. De esta manera, la vicepresidenta quiere amortiguar el impacto del fallo de la Corte Suprema de Justicia y evitar las denuncias judiciales con las que amenazó la oposición si no se ponía a derecho. La Corte ordenó aprobar una nueva composición y poner en marcha la vieja ley hasta tanto se sancione la nueva.

La jugada mereció el rechazo de la oposición. “Vergonzosa e impostada división del bloque del Frente de Todos para intentar robarse un lugar en el Consejo de la Magistratura”, denunció Alfredo Cornejo, jefe del interbloque de Juntos por el Cambio.

Diferenciación de Massa

En un gesto de diferenciación con Cristina Kirchner, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, accedió a la propuesta de Juntos por el Cambio y designó a la diputada de la UCR Roxana Reyes para integrar el Consejo de la Magistratura ampliado el último jueves.

Se trató de una decisión salomónica que el presidente de la Cámara baja adoptó tras conversarlo ese día con el presidente Alberto Fernández. Posteriormente, en una resolución conjunta, Massa y la vicepresidenta oficializaron las designaciones del senador kirchnerista Martín Doñate y de la radical Reyes como representantes parlamentarios de las segundas minorías ante el Consejo de la Magistratura.

Instantes después, el presidente del bloque de Diputados del Frente de Todos (FdT), Germán Martínez, anunció que presentaría un amparo para pedir la nulidad de la designación de la diputada Reyes en la Magistratura.

“Es ilógico”, opinó Martínez, desde su cuenta de Twitter. “Lo anticipé ayer. Como Presidente de Bloque del FdT, presenté un amparo pidiendo la nulidad de la designación de la diputada Reyes en el Consejo de la Magistratura. La solicitud recayó en el Juzgado Contencioso Administrativo Nro. 11 a cargo del Dr. Martín Cormick”, continuó.

El Consejo de la Magistratura, ahora

Con las designaciones del camporista Doñate y la radical Reyes, el Consejo de la Magistratura tiene ya la composición de 20 miembros necesaria para volver a la integración que ordenó la Corte Suprema en su fallo de diciembre pasado.

Juntos por el Cambio anunció que objetará en la Justicia el nombramiento de Doñate como representante de la “segunda minoría” del Senado. Sostiene que se trató de una maniobra ilegal de Cristina Kirchner.

Con la conformación actual, ni la oposición ni el oficialismo tienen por sí solos los votos necesarios para elegir ni para suspender jueces. Serán necesario acuerdos (o consejeros que cambien sus actuales alineamientos) para que esas decisiones, las más importantes que toma el Consejo, se destraben.

En principio, Juntos por el Cambio tampoco tendría los dos tercios si Doñate fuera reemplazado por Luis Juez (Pro), si bien la oposición seguiría creciendo en poder.

Para el quorum, son necesarios 12 votos de los 20. El kirchnerismo, si no pierde a nadie en sus filas, sumando a la abogada María Fernanda Vázquez y posiblemente a la académica Pamela Tolosa -en la oposición la contaban como cercana al oficialismo-, además de Doñate, estaría en condiciones de bloquear el funcionamiento del Consejo. Habiendo accedido a enviar a los representantes del Congreso, es posible que decida, no obstante, aportar los votos necesarios para que el Consejo sesione.

De todos modos, el oficialismo conservaría su poder de bloqueo. Ninguna terna podría ser aprobada ni ningún juez sometido a juicio político sin el voto de alguno de los kirchneristas o sus aliados. Esas decisiones requieren dos tercios de los miembros presentes en el plenario.

Es decir que el oficialismo podría bloquear con sus consejeros las decisiones más importantes del Consejo. Cuenta como votos propios al representante del Poder Ejecutivo, Gerónimo Ustarroz; los legisladores Vanesa Siley, Mariano Recalde, María Inés Pilatti de Vergara y Doñate; el académico Diego Molea, el juez Alberto Lugones y la abogada Vázquez.

Con Tolosa sumarían nueve voluntades. Y es una incógnita cómo se posicionará Graciela Camaño en este nuevo escenario.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.