Cristina Fernández de Kirchner: las fallas en el operativo de seguridad durante el atentado contra la vicepresidenta de Argentina

·7  min de lectura
argentina
El momento en que el arma apunta a la vicepresidenta.

La imagen de la vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, con un arma apuntándole a centímetros de su rostro ha dado la vuelta al mundo y sigue generando escalofríos incluso entre quienes no saben nada sobre este país sudamericano o su carismática exmandataria.

"Cristina permanece con vida porque, por alguna razón, el arma que contaba con cinco balas no se disparó pese a haber sido gatillada", contó el propio presidente Alberto Fernández durante una cadena nacional que realizó sobre la medianoche para informar sobre el atentado y declarar feriado nacional al próximo día.

Pero lo que se preguntan muchos de quienes han visto las dramáticas grabaciones del ataque frustrado es: ¿cómo es posible que un agresor haya podido acercarse tanto a una vicepresidenta?

Y ¿por qué la custodia de la dos veces exmandataria no pudo prevenir el ataque?

Para entender lo primero, hay que situarse en el lugar de los hechos y entender el contexto en el que se dio este inesperado atentado, que ha generado el repudio de gran parte de la sociedad y clase dirigente argentina.

Todo sucedió cerca de las 21 horas de Buenos Aires, cuando Cristina Kirchner, quien como vicepresidente tiene la función de presidir el Senado, regresaba a su hogar tras concluir su jornada en el Congreso.

Como se puede ver en las imágenes, la vicepresidenta fue recibida por un gran número de simpatizantes, que la vitorearon cuando salió de su auto y le pidieron fotos y autógrafos.

¿Por qué había decenas de personas esperando a la exmandataria? Para mostrarle su apoyo en medio de un juicio que enfrenta por corrupción.

Las por momentos multitudinarias manifestaciones frente al departamento de Kirchner comenzaron el pasado lunes 22 de agosto, cuando un fiscal federal pidió 12 años de prisión e inhabilitación para ocupar cargos públicos de por vida para la vicepresidenta, acusándola de defraudar al Estado por cerca de US$1.000 millones durante sus dos presidencias (2007-2015).

cristina
Los seguidores de Cristina Kirchner se vienen juntando afuera de su residencia en Recoleta hace unas dos semanas, en señal de apoyo.

Desde ese momento, la residencia en el coqueto barrio de Recoleta -uno de los más caros y exclusivos de Buenos Aires, y también uno de los más antikirchneristas- se convirtió en un sitio de peregrinación para los seguidores de Kirchner.

Las manifestaciones se tornaban particularmente masivas por las noches, cuando muchos acudían a saludar a la exmandataria a su regreso a casa.

Fue en este contexto que Fernando Sabag Montiel, el sospecho del ataque, de 35 años y nacionalidad brasileña, quien vive hace casi tres décadas en Buenos Aires, se mezcló entre los simpatizantes de la vicepresidenta y trató de atentar contra su vida, cuando la funcionaria se disponía a saludar y firmar copias de su autobiografía.

¿Quién cuida de la vicepresidenta?

Aunque las muestras de apoyo frente al hogar de Cristina Kirchner eran por lo general pacíficas, su gran tamaño estaba generando muchos inconvenientes en el tranquilo barrio residencial de Recoleta.

Para evitar estos problemas, el alcalde de Buenos Aires y líder opositor Horacio Rodríguez Larreta, un probable candidato presidencial en las elecciones del año próximo, había ordenado a la policía de la ciudad que pusiera vallas en las inmediaciones de la residencia en la madrugada del sábado y ampliara su presencia en el lugar.

Pero la medida fue considerada una provocación por el kirchnerismo, e incluso la propia vicepresidenta denunció a través de sus redes sociales que se buscaba "sitiar a la vicepresidenta".

Tras graves enfrentamientos entre centenares de manifestantes y la policía porteña, que dejaron a 14 uniformados heridos y llevaron al arresto de tres dirigentes kirchneristas, Larreta acordó con el gobierno nacional dar marcha atrás con el operativo policial.

El martes, el ministro de Seguridad nacional, Aníbal Fernández, ordenó "ampliar la custodia de la vicepresidenta", formada por unos cien efectivos que trabajan en tres turnos, para custodiar también su casa con "fuerzas federales".

El objetivo, dijo, era "evitar hechos como los que ocurrieron durante el pasado sábado".

"Diseñamos un operativo policial, fui a la Casa Rosada, lo hablé con el presidente (Alberto Fernández), lo consensuó con la Vicepresidenta y luego yo se lo instruí al jefe de Policía (Federal)", informó el ministro.

Fernández explicó que la expresidenta "tiene una custodia personal", formada por unos cien efectivos, pero no tenía una custodia sobre su casa".

"Con las cosas que han pasado, no podemos dejar todo librado al azar y resolvimos ampliar esa custodia que tenía hasta ese momento", remarcó.

Fernández afirmó que no haría falta volver a vallar la zona, como hizo la policía de la ciudad. "No es necesario porque allí estarán nuestras fuerzas", dijo.

Qué falló

A pesar de este refuerzo policial, los expertos en seguridad resaltan que la custodia de la vicepresidenta cometió varias fallas graves.

cristina
Los seguidores de Cristina Kirchner se vienen juntando afuera de su residencia en Recoleta hace unas dos semanas, en señal de apoyo.

La primera fue no haber anticipado el hecho, tomando medidas preventivas como apostar efectivos de civil entre la muchedumbre, para controlar lo que hacían.

En vez de eso, como se puede ver en las imágenes tomadas por los celulares de los presentes, la policía formó una especie de pasillo humano por donde transitó la vicepresidenta.

Una vez cometido el fallido ataque, quedó claro que la custodia tampoco tenía preparado un plan de acción en caso de una eventualidad como esa.

Tras disparar el gatillo, Sabag Montiel fue inicialmente retenido por manifestantes, y no uniformados, y la custodia no hizo nada para llevar a la vicepresidenta a un lugar seguro.

sspechoso
sspechoso

Por el contrario, Kirchner siguió saludando y acercándose al público por seis minutos más -sin señales aparentes de que se hubiera dado cuenta de lo que ocurrió- hasta que finalmente ingresó a su hogar, desplegando, en todo momento, una gran sonrisa.

Testigos que presenciaron los hechos afirmaron a los medios locales que, tras ser detenido por un grupo de militantes que sí habían registrado la presencia del arma, Sabag Montiel la descartó tirándola al piso y esta fue pisada.

El presunto homicida fue detenido en un patrullero durante unas tres horas -no se sabe si esposado- y recién entonces fue llevado a la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal Argentina (PFA) para ser interrogado.

En tanto, los peritos de la policía retiraron el arma, aunque no se sabe si los pisotones pudieron haber causado algún daño o borrar alguna evidencia, otro detalle por el que se criticó a la custodia.

Las cámaras

Mientras la Justicia investiga el fallido magnicidio, otro detalle más podría complicar ese proceso: la falta de cámaras de seguridad en la zona donde vive la vicepresidenta.

¿Por qué no hay cámaras allí, como en tantas otras calles de la ciudad? Porque en 2018 Kirchner denunció que las habían puesto en la esquina de su residencia para "espiarla", por lo que el gobierno de la ciudad las retiró.

cristina
No está claro si la vicepresidenta supo que fue víctima de un ataque, pero su custodia no la retiró del lugar de inmediato.

Los expertos dicen que sin esas imágenes será muy difícil investigar otro factor clave: si Sabag Montiel actuó con premeditación, si hizo inteligencia en la zona antes de anoche y si estaba solo o acompañando al momento del ataque.

Por ello, lo consideran una más de las fallas de seguridad que permitieron que casi ocurriera esta tragedia.

Aunque Cristina Kirchner no hizo declaraciones tras el atentado, quién sí habló fue uno de sus socios políticos más cercanos, el senado Oscar Parrilli, quien exigió cambios en los procesos de seguridad.

"Tiene que haber un replanteo de toda la manera en la que ella se contactaba con la gente", señaló en declaraciones a radio Nacional Rock.

"Tiene que haber cambios, desde ya va a tener que traer consecuencias para el futuro y un cambio en muchas de las conductas y maneras en las cuales ella se movía", planteó.

Por su parte, la presidenta de las Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, también cercana a Kirchner, pidió por redes sociales la renuncia del ministro de Seguridad, Aníbal Fernández.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.