Crisis en Venezuela: el chavismo detuvo a un alcalde opositor elegido el domingo

·3  min de lectura
Omar Fernández, el alcalde electo del municipio Arzobispo Chacón en Canagua
Twitter

CIUDAD DE PANAMÁ.- El disfraz de las “mejores elecciones y más democráticas del mundo” sólo ha durado unos días. Agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) han detenido a Omar Fernández, elegido el domingo último para asumir como alcalde del municipio Arzobispo Chacón en Canagua (Mérida). La policía política también se ha llevado a varios miembros de su equipo, que pretendían adelantar la transición con los dirigentes municipales chavistas.

El alcalde electo trató de impedir que revolucionarios saquearan la alcaldía y se llevaran un cargamento de medicinas, algo que está sucediendo en otros puntos del país. Fernández es el dirigente de la Mesa de la Unidad Democrática que salió victorioso el domingo pasado por 600 votos pese a la falta de condiciones democráticas constatada por la Misión Electoral de la Unión Europea (UE). “Denunciamos detención arbitraria por parte del Sebin de Omar Fernández, alcalde electo. ¡Exigimos su libertad y respeto a la voluntad de los merideños que lo eligieron con su voto el 21-N”, comunicó Unidad Venezuela.

La detención de Fernández se une a las protestas que hoy continúan en Barinas, donde opositores exigen que sea declarado gobernador Freddy Superlano, dirigente de Voluntad Popular (VP) que se habría impuesto, según las actas, a Argenis Chávez, hermano del “comandante supremo”. La familia Chávez ha gobernado Barinas, cuna de la revolución, durante dos décadas.

La oposición ha pedido a la Misión de la UE que no se vaya de Barinas hasta que se haga la proclamación oficial. Rocío San Miguel, presidente de la ONG Control Ciudadano, ha denunciado que las tres actas que faltan por contabilizar están retenidas por el comandante de la zona militar de esa parte del país.

Incidentes parecidos a los de Canagua se repiten en otras alcaldías, como en San Juan de los Morros, cuando la toma de posesión de la alcaldesa opositora, Sulme Ávila, fue interrumpida por agentes enmascarados de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

La arremetida revolucionaria sucede cuando Nicolás Maduro ha viajado a Cuba por sorpresa para participar en los homenajes a Fidel Castro, transcurridos cinco años de su muerte. Mientras, en Venezuela, su número dos, Diosdado Cabello, ha amenazado con detener a los alcaldes: “El alcalde va preso, no tienen que allanarle inmunidad de ningún tipo. Va preso y va preso por destrozar bienes del Estado, por atacar la propiedad privada. No estoy amenazando a nadie, pero aquí para que haya paz tiene que haber justicia”.

El chavismo ha aprovechado unos supuestos ataques a emisoras comunitarias para embestir contra los nuevos alcaldes, que intentan defender las dependencias municipales del habitual saqueo que precede a su entrega a la nueva administración.

“Se trata de terrorismo de Estado contra la voluntad popular de los habitantes de nuestros pueblos del sur”, certificó Héctor Azuaje, coordinador de VP en Mérida.

“Lo que sucede en Barinas es escandaloso, sus habitantes merecen más respeto por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE). Si la junta regional no es capaz de informarles a los ciudadanos de ese estado y al país, deberían hacerlo los rectores nacionales. El régimen no puede burlarse de la nación”, criticó el politólogo Trino Márquez.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.