Crisis social: dura advertencia de la Iglesia por los altos índices de inflación y el crecimiento de la inseguridad

·3  min de lectura
El impacto de la pobreza y la inseguridad urbana inquietan a la Iglesia
Fabián Marelli

La profundización de la crisis social inquieta a la Iglesia. El arzobispo de Rosario, monseñor Eduardo Martín, alertó sobre los altos niveles de inflación, que impactan sobre la pobreza, y la creciente inseguridad que golpea a los ciudadanos, al reclamar a la dirigencia política nacional que actúe con responsabilidad para encontrar soluciones a “problemas estructurales de la Argentina”

“Uno mira con preocupación la inflación que carcome los salarios que hace que la gente no pueda llegar a fin de mes y hace más tensa la situación social, la pobreza y la falta de alimentos que hoy se empieza a vislumbrar en algunos sectores”, dijo el arzobispo, en declaraciones al portal rosarino CLG Noticias Analizó con crudeza la situación del país, junto con el vicario general de la arquidiócesis, el padre Emilio Cardarelil.

Sergio Massa se diferenció de Cristina Kirchner y designó a una opositora para el Consejo de la Magistratura

“Estamos viviendo un contexto preocupante en nuestro país donde los Índices de inflación son altísimos: 6,7% en marzo, récord en 20 años, y un 55,1% de inflación interanual, lo cual es augurio de una mayor pobreza e indigencia”, pronosticó con preocupación el sacerdote Cardarelli, al describir un cuadro social alarmante.

El diagnóstico sobre la situación social no es aislado en la Iglesia y se suma a la reciente descripción del obispo de Lomas de Zamora y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, Jorge Lugones, quien hace dos semanas advirtió que “los argentinos no pueden ser objeto de políticas de ajuste”, al criticar con dureza el acuerdo del gobierno de Alberto Fernández con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

A lo largo de 2021, Cáritas Argentina ofreció ayudas en alimentos y en programas de promoción humana a 688.000 personas, un universo que se quintuplicó respecto del año anterior, a raíz de la profundización de la crisis.

Al transmitir la preocupación compartida porque la dirigencia política “no encuentra el camino” para afrontar problemas estructurales como la pobreza y la violencia urbana, el arzobispo Martín y el sacerdote Cardarelli pidieron “seriedad, humildad y responsabilidad” para superar la situación.

Nacido en Venado Tuerto, en diciembre de 1953, Martín fue designado obispo de Río Cuarto en 2006, por Benedicto XVI, y el papa Francisco lo promovió en 2014 como arzobispo de Rosario. En el Episcopado integró la Comisión de Pastoral Social y estuvo al frente de la Comisión de Educación Católica, dos áreas consideradas claves por la Iglesia.

El arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, transmitió su preocupación por la pobreza y la inseguridad
El arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, transmitió su preocupación por la pobreza y la inseguridad


El arzobispo de Rosario, Eduardo Martín, transmitió su preocupación por la pobreza y la inseguridad

Violencia urbana

En lo que va del año, en Rosario se cometieron 83 homicidios, en un clima de violencia, emparentada con el narcotráfico, que se extiende en la zona desde hace una década. Hace dos días, por ejemplo, se cometieron seis crímenes y cinco de ellos presentaron el sello de la mafia.

Monseñor Martín advirtió que “la violencia y la inseguridad, desgraciadamente, también forman parte de este panorama y las autoridades no encuentran el modo de poder acotar estos flagelos”. Dijo, al respecto, que diariamente se observa una situación de mucha crispación y enfrentamiento entre las personas al transitar la calle.

“Urge encarar estos temas con responsabilidad y seriedad. La dirigencia debe adquirir una gran dosis de humildad; lo decíamos años anteriores, nuestra historia reciente nos dice que ninguna fuerza política por sí sola puede resolver los grandes problemas de la Argentina, como la pobreza estructural”, sostuvo el padre Cardarelli.

“Es necesario buscar acuerdos que trasciendan a los gobiernos para poder salir de una buena vez de una situación que nos agobia. Para esto se requiere humildad, el camino que nos señala el hijo de Dios para alcanzar una vida plena; vamos a acceder a una vida mejor y más digna en la medida en que todos, especialmente la dirigencia, seamos capaces de esta humildad que nos lleve a poder reunirnos, encontrarnos y buscar políticas de Estado”, precisó el padre Cardarelli.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.